Qué zapatillas elegir a la hora de ir a comprar

El mercado ofrece innumerables posibilidades y modelos; pero lo que siempre tenés que tener en claro es para qué las vas a usar.

Compartir!
Facebook Twitter Google LinkedIn WhatsApp Email

(CABA) Comprar una zapatilla no es sólo ir a la tienda y escoger la que más nos guste. No es lo mismo usar unas zapatillas para correr que unas para completar un look canchero. Tampoco es lo mismo correr en la calle, que hacerlo en la arena o un terreno blando. La finalidad del calzado es lo que va a determinar, casi en su totalidad, la elección que vamos a tomar. Acá algunas recomendaciones para elegir el más adecuado de acuerdo a las necesidades.

Si buscás unas zapatillas para correr

Para hacer runningm, una de las cosas más importantes que debés saber son tus características físicas. Dependiendo del peso, podrás requerir zapatillas que sean más estables o con amortiguación más blanda. Tu historial de lesiones también es significativo. “Eligiendo un calzado más liviano no vamos a correr más rápido, este es un mito qué debemos romper”, enfatiza Coco Suárez Head Coach NRC. Asimismo, para cada lesión hay unas características concretas que ciertos modelos poseen y que, aunque no solucionen el problema en su totalidad, sí contribuirán a paliarlo en mayor o menor medida.

Zapatillas-running

También debés conocer cómo es el arco de tu pie: las personas con arco grande no deben usar zapatillas con arco bajo, y viceversa. El tipo de pisada también determina el éxito de la elección. “Es clave realizar una prueba de la pisada para así elegir el mejor calzado. Igualmente hay que tener en cuenta el ajuste de la capellada, la tecnología de la entresuela, y si cuenta con algún elemento de soporte al pie para mayor estabilidad”, aclara Cecilia Branchesi, de Adidas Running.

2463382w640

¿Pero cómo sabés cuál es tu tipo de pisada?

Se clasifican en tres: pronadora, neutra o supinadora. La primera tiene que ver con el mecanismo natural del pie para amortiguar e impulsar pero sin que provoque molestias, un 60% de las personas pertenecen a este grupo. La segunda, es cuando el giro del pie se sitúa dentro de unos parámetros normales que, a priori, no presentan riesgos para ligamentos y músculos puesto que no les sobrecarga de trabajo y representan el 35%. Las últimas, son los más improbables (4,5%) y poseen un arco alto y muy rígido.

Es igualmente importante conocer que hay algunas diferencias entre un calzado de training y uno de running. En los primeros, se busca amortiguación y en los últimos estabilidad. “El calzado recomendando para deportes de alta intensidad, es un calzado liviano qué absorba los impactos. En líneas generales el equipamiento nos permite optimizar nuestro rendimiento y alcanzar una mejor performance”, señala Lu López Master Trainer NTC.

También existen otras características físicas que pueden tenerse en cuenta: la anchura del pie, por ejemplo. Algunas marcas de zapatos venden horma de ancho ya sea por exceso de anchura del pie o por todo lo contrario.

Además, no debemos olvidar que siempre hay que dejar el espacio de un dedo de la mano entre el dedo más largo del pie y la puntera de la zapatilla. Porque el pie se hincha al correr hasta un 7% y, si los dedos rozan en la puntera, la aparición de ampollas y uñas negras es solo cuestión de tiempo.

“Si vas a hacer running en la ciudad, hay que usar calzado de calle. Para crossfit u otros entrenamientos indoor, no hay que usar zapatillas running sino calzados especialmente pensados para cada actividad”, concluye Carolina Goodacre, de Reebok.

Si buscás unas zapatillas para todos los días

2463384w640

Si necesitás un calzado para usar a diario, lo mejor es elegir las zapatillas que más cómodas que te queden. Gabriela Castillo, de The North Face Argentina cuenta un dato muy valioso: “Las zapatillas tienen que sentirse cómodas desde el principio. No se ablandan con el uso como se piensa muchas veces”.

Actualmente las zapatillas son las protagonistas de los outfits y un básico en cualquier placard. A través de ellos expresamos todo aquello que sentimos y somos. Ya no son calzados exclusivos para el gimnasio y combinarlas con un look casual ya no es algo alocado o considerado fuera de lo común. Vicky Saguier – SOCO Brand Manager NSW nos da un consejo de oro: “Se usan con vestidos, polleras y jeans permitiendo intercalar estilos. Elegí modelos versátiles que te permitan jugar con una multiplicidad de outfits y que den la libertad adaptarte a distintos momentos del día”.

MG

FUENTE: LA NACIÓN