Conecte con nosotros

Salud

¿Evitar las calorías o”comer intuitivamente”?

¿Es necesario leer las etiquetas para bajar de peso? ¿O basta con ser consciente de qué se come? El debate entre los especialistas.

Publicado

el

En un momento donde surgen informaciones encontradas sobre qué se debe comer y qué no a la hora de cuidar la alimentación, resulta incómodo, además, ponerse a contar calorías antes de cada comida. Por esta razón, se está gestando un movimiento nutricional que intenta fomentar la intuición, es decir, un enfoque que le resta importancia a las dietas y está a favor de asistir a las señales corporales, como la sensación de hambre y sobre todo la de saciedad y plenitud.

¿Sirve contar calorías?

A pesar de los libros y seminarios relacionados a esta nueva corriente, que además cuenta con el sustento de varios expertos en obesidad, el comer intuitivamente o “conscientemente” no ha sido objeto de mucha investigación científica. Por eso un estudio piloto de la Universidad del Sur de Texas en Houston, Estados Unidos, ofreció las primeras comparaciones directas de la eficacia de la restricción de calorías vs. comer siguiendo el instinto.

El estudio, publicado en la revista nutricional online Nutrition and Health fue dirigido por Judith C. Anglin, profesora asociada de nutrición y directora del programa de dietética en la Universidad del Sur de Texas, quien confesó estar asombrada por el número de amigos y clientes que se inscribían en programas de alimentación intuitiva.

Para la investigación, Anglin y su equipo reclutaron a 16 hombres y mujeres con sobrepeso de una comunidad universitaria (la poca cantidad se debió a que es un estudio piloto para poder realizar uno mayor a largo plazo) y midieron su peso, índice de masa corporal, estado de salud en general y niveles metabólicos.

Ocho voluntarios fueron asignados a reducir el consumo de calorías diarias entre 1200 y 1800 calorías, dependiendo de las tasas metabólicas individuales, para poder reducir las cantidades energéticas a alrededor de 500 calorías al día. También recibieron instrucciones y orientación sobre cómo comer saludablemente dentro de esos límites calóricos.

Por su parte, los otros ocho voluntarios practicaron la ingesta intuitiva de alimentos, con una planificación basada en intuitiveeating.org, un programa guiado por principios como “rechazar la mentalidad de la dieta”, “honrar tu hambre” o “hacer la paz con los alimentos”. A estos sujetos no se les dio ningún objetivo calórico. Por último, para asegurarse de que las diferencias en la actividad física no influyeran en la pérdida de peso, todos los participantes debieron abstenerse de cualquier entrenamiento y realizar ejercicios ligeros en el laboratorio tres veces a la semana.

Después de tres semanas, se pesó a los participantes a quienes además se les brindó asesoramiento y estímulo adicional para seguir con el programa. En estos chequeos se descubrió que los voluntarios del grupo de restricción de calorías habían perdido un promedio de 2,5 kilos cada uno. Según Anglin, en este caso la reducción fue más rápida en las primeras semanas del programa y luego se estancó, pero la consejería de seguimiento pareció revitalizar la determinación y los ocho sujetos perdieron 1,5 kilo adicional en las siguientes semanas.

El otro grupo, los comedores intuitivos, comenzaron bien, según la directora del estudio, perdiendo, en promedio, un poco más de peso durante las primeras tres semanas que los reductores de calorías. Pero luego la disciplina y la autoconciencia corporal disminuyó y comenzaron a recuperar peso hacia las últimas semanas, e incluso a aumentar.

Finalmente, los autores concluyeron que es importante contar las calorías y que los mensajes corporales sobre el hambre y la saciedad pueden ser útiles, pero deben ser complementados con un poco de conocimiento sobre la ingesta calórica, porque la ingesta intuitiva y los pedidos y antojos del cuerpo no siempre son beneficiosos para la salud, dependiendo de las costumbres de los individuos.

Qué significa comer intuitivamente

Aunque los nutricionistas más tradicionales dan gran relevancia a las dietas que controlan las calorías (y tienen sustento para hacerlo), este movimiento de alimentación intuitiva nace en forma de protesta con el formato que establecen históricamente las dietas y que no necesariamente trae resultado a todos sus usuarios.

Esta estructura establece que dos alimentos con el mismo contenido calórico producen el mismo efecto en el cuerpo, independientemente del peso o la grasa corporal. Ese dogma, por lo tanto, está planteado en términos cuantitativos, no cualitativos. Un comentario en la revista Public Health Nutrition titulado “Cómo el pensamiento centrado en las calorías acerca de la obesidad y enfermedades relacionadas puede desorientar y dañar nuestra salud” expone una crítica ante esa forma de pensar. Los autores explicaron que diferentes alimentos tienen efectos diferentes en el cuerpo, el mantenimiento de peso y la composición corporal.

De hecho, sugieren que mientras algunas calorías suprimen el apetito y aumentan el gasto de energía, otras estimulan el hambre y la acumulación de energía. Es decir que aun controlando la ingesta total de calorías y el gasto energético de la actividad física, las diferencias cualitativas entre las distintas calorías tienen implicaciones en la obesidad y otras enfermedades relacionadas. Una caloría de un alimento no es igual a una caloría de otro.

El problema que ni los más informados individuos pueden ser capaces de estimar su ingesta calórica o su gasto energético de manera precisa (ni siquiera las dudosas etiquetas nutricionales pueden determinar las calorías ingeridas o absorbidas), entonces es difícil argumentar perfectamente su rol en la obesidad, por ejemplo. Por eso los autores apuntan contra los carbohidratos de rápida absorción y la insulina: las abruptas subidas de niveles de insulina causadas por estos alimentos causan bajas en los niveles de azúcar igual de abruptas produciendo ansiedad por comer para poder reponer la energía y, en general, es ansiedad de dulce.

En resumen, esta corriente busca desmitificar y destruir la mala fama que le han hecho a las calorías y apuntar contra las verdaderas calorías “vacías” que en realidad no están vacías y pueden ser muy contraproducentes para la salud. Por eso recomiendan evitar los alimentos altamente procesados y no prestar tanta atención a las etiquetas nutricionales ya que la cantidad de calorías detalladas puede generar que los consumidores eviten alimentos saludables por ser ricos en grasa y prefiera por ejemplo un paquete de snacks que declaran ser “bajos en grasa”.

Actualidad

Las mujeres más influyentes de la historia del deporte argentino

Ellas han llevado los colores a lo más alto de la elite mundial y dejaron sus apellidos grabados para siempre.

Publicado

el

En La Deportista destacamos a las deportistas argentinas que hicieron historia, marcaron un antes y un después, y fueron influyentes para que otras generaciones de mujeres se sumen al deporte.

Luciana Aymar: magia en el hockey

Es considerada la mejor jugadora de la historia del hockey y ha cambiado el paradigma del juego a nivel mundial. Fue elegida ocho veces como la mejor del mundo y ganó dos mundiales, cuatro medallas olímpicas y seis Champions Trophy. Sin dudas, una de las mujeres más destacadas e influyentes del deporte argentino.

Gabriela Sabatini: un ícono del tenis

Gabi es un ícono del tenis y del deporte argentino. La mejor tenista del país de todos los tiempos, aunque Mary Terán de Weiss haya sido, entre los años 40 y 50, la primera estrella del tenis nacional. Sabatini fue número 3 del mundo en el circuito WTA y ganó el US Open en 1990. También fue medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1988.

Paula Pareto: la pequeña gigante

La judoca es una verdadera fenómena en el deporte femenino. Actualmente es campeona del mundo y medalla de Oro en los Juegos Olímpicos 2016 en su categoría (hasta 48 kilos). Además, ya había ganado medalla de Plata en Pekin 2008. Además, se recibió de médica y está haciendo la residencia en traumatología. Una genia.

Nora Vega: multicampeona en patín

La marplatense es la mejor patinadora de la historia argentina y llevó la antorcha olímpica en los Juegos de Atlanta 1996 y Pegín 2008. Logró cinco títulos mundiales entre 1979 y 1994, seis títulos panamericanos y diez títulos sudamericanos.

Jeanette Campbell: una pionera de elite

Fue una nadadora francesa nacionalizada argentina campeona y plusmarquista argentina y sudamericana y ganadora de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Berlin 1936, donde igualó el récord olímpico. Fue una promotora del deporte femenino y fue la primera atleta mujer en obtener una medalla y en participar de un juego olímpico.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
ENTRENA EN PARQUE CHACABUCO CON LA DEPORTISTA RUNNING TEAM

Marcela Acuña: número 1 del boxeo

La Tigresa Acuña fue una pionera en el boxeo femenino argentino y se convirtió en una figura emblemática al ganar cuatro títulos mundiales en peso pluma (WIBA) y peso supergallo (WIBA / CMB). Abrió las puertas para que otras mujeres se destaquen en el boxeo.

Noemí Simonetto: primera atleta de plata

La atleta argentina fue la primera sudamericana en ganar una medalla olímpica al lograr la de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. En 1945 se ubicó primera en el ránking mundial de 80 metros con vallas y de salto en largo. Ganó 17 medallas (11 de oro) en los campeonatos sudamericanos entre 1941 y 1947.

Cecilia Carranza: regatista de oro

La regatista se consagró campeona olímpica junto con Santiago Lange en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Fue subcampeona mundial en 2014, campeona panamericana en 2011 y varias veces campeona sudamericana y argentina.

Sigue Leyendo

Actualidad

Investigación científica asegura que caminar todas las semanas aumenta la expectativa de vida

El ejercicio y la salud están estrechamente relacionados. En un mundo con grandes problemas de sedentarismo, sobrepeso y obesidad (sumado las enfermedades que se producen a raíz de estas) la actividad física es una parte fundamental del cuidado de la salud.

Publicado

el

El ejercicio y la salud están estrechamente relacionados. En un mundo con grandes problemas de sedentarismo, sobrepeso y obesidad (sumado las enfermedades que se producen a raíz de estas) la actividad física es una parte fundamental del cuidado de la salud. En general se recomienda un mínimo de dos horas y media de ejercicio moderado cada semana para una salud y una longevidad óptima. Cuando se trata de caminar, un ritmo moderado implica andar a aproximadamente 4 kilómetros por hora.

Ahora, por primera vez, los investigadores de la American Cancer Society (ACS) analizaron específicamente cómo caminar por encima y por debajo de este nivel mínimo afecta la salud, específicamente la salud de los estadounidenses mayores, y las noticias son buenas.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con el running team La Deportista

La actividad física, incluyendo solo salir a caminar, está asociada con un menor riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y, hasta cierto punto, cánceres de mama y colon. Caminar baja los marcadores de algunas de estas enfermedades, como la insulina, el colesterol y los niveles de presión arterial. El estudio de la ACS, publicado en la edición de octubre de la revista científica American Journal of Preventive Medicine, también encontró una fuerte asociación entre caminar y reducir el riesgo de muerte por enfermedad respiratoria.

En general, cuanto más se camina, menor es el riesgo. Pero estos investigadores también encontraron que caminar por debajo de la recomendación mínima como única forma de ejercicio puede extender el tiempo de vida en comparación con alguien que está inactivo. Por otra parte, no encontraron una diferencia significativa entre cumplir y exceder los niveles recomendados en aquellos para quienes caminar es su única actividad física.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con el running team La Deportista

Además de la prevención de enfermedades y la longevidad, caminar y otras actividades físicas también se asocian con una mejor salud mental y un mejor funcionamiento cognitivo. Los investigadores describen el caminar como el ejercicio perfecto para hombres y mujeres mayores.

Los expertos de Harvard Medical School señalan que caminar puede ser tan eficaz como los medicamentos para aliviar el estrés y evitar la depresión. Para mantener el hábito de caminar, los especialistas recomiendan atar las caminatas a otros eventos del día, como el desayuno o el almuerzo, para empezar a asociar mentalmente el hecho de caminar con estas actividades, y tener un recordatorio diario de que es hora de caminar.

También está recomendando escuchar audiolibros o música mientras se camina y pasear con un amigo o pareja. NR

ladepo
Fuente consultada: infobae

Sigue Leyendo

Actualidad

Los mejores ejercicios para ganarle la batalla a la “pancita” y marcar los abdominales

Lucir una zona abdominal tonificada es una tarea compleja de lograr pero no inalcanzable. Rutina exprés para trabajar el área íntegramente.

Publicado

el

El objetivo es el mismo: tonificar la zona del vientre, lograr transformar la adiposidad acumulada en músculos firmes y relucientes. Ganarle la batalla a la “pancita” es una de las metas más buscadas y a la vez más complejas de alcanzar. Pero no imposible.

En general, los instructores recomiendan una serie de pautas para ejercitar correctamente el abdomen, involucrando íntegramente las porciones musculares y evitando lesiones lumbares, cervicales y en la parte inguinal.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con el running team La Deportista

El primer paso es desarrollar la técnica de manera adecuada. Básicamente, se trata de localizar el movimiento y la fuerza en la zona que se está ejercitando para poder relajar el resto del cuerpo.

Luego, mantener la constancia del entrenamiento, que debe estar complementado con una dieta rica y saludable. No hay más misterios. Los consejos se enmarcan dentro de estas reglas. Lo que incidirá después es la variante con que se trabaje el área.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con el running team La Deportista

Existen diversos estilos para trabajar los abdominales. Pero no todos brindan los mismos resultados. El preparador físico Luciano Buzzetti compartió tres ejercicios de los más efectivos. Una rutina exprés y eficaz para empezar a llegar al popular six-pack de cara al verano.

1. Abdominales con elevación de una pierna
Consiste en acercar las piernas con el torso y volver a la posición inicial, con todo el cuerpo estirado. Con los brazos siempre extendidos, elevarlos al mismo tiempo que lo hace una de las piernas, que van intercalando en cada movimiento. “La ejecución debe ser despacio, sin apurarse. La fuerza la hace la panza, no el cuello”, apuntó el especialista . Hacer tres series de 20 repeticiones.

Abdominales con elevación de una pierna

2. Plancha sobre bosu
Una de las variantes más valoradas por los profesionales de la actividad física: los isométricos, en este caso empleando el bosu. Puntos claves de la posición: la espalda recta, los brazos extendidos y la panza contraída. Bien afirmado sobre la herramienta, a la vez que se desarrolla la musculatura, se trabaja también la estabilidad corporal.
Por lo exigente, la cantidad de series y repeticiones se determinará según cada individuo. Una planificación habitual comprende entre tres y cuatro vueltas, de 30 a 40 segundos cada una.

Plancha sobre bosu2

3. Cortos sobre bosu
El último ejercicio también se ejecuta con el bosu. En este caso, son los famosos “cortitos”. Buzzetti señaló que se debe subir y bajar estando “boca arriba, con los brazos abiertos (las manos detrás de las orejas), la vista al frente, mirando hacia el techo, y el lumbar (la espalda) debe quedar apoyado en la curvatura del bosu”. La secuencia será la misma que en el primer ejercicio. NR

Cortos sobre bosu2
Fuente consultada: infobae

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.