Conecte con nosotros

Musica para Correr

¿Cuál es la mejor música para salir a correr?

Para todos los gustos.

Publicado

el

Para motivarte, para relajarte o para concentrarte. Acá te recomendamos algunos discos que van a sacar lo mejor de vos cuando salgas a hacer deporte. ¿Cuáles son tus favoritos?

Cuando corremos ocurre todo esto de la combustión mecánica donde generamos anhídrido carbónico y necesitamos introducir oxígeno a través de la respiración donde la sangre y el oxígeno son el combustible que nos permite mantenernos en marcha y la sangre se oxida y en los pulmones se re oxigena, explicó Alejandro Zarate en Conexión Brando.

Sin intención de ser tan técnico, lo que digo es que estamos sometidos a un stress mecánico, es decir físico, y enchufados, corriendo; y, a su vez, estamos enchufados con los auriculares, la música es un estímulo que de manera consciente empleamos como recurso para mantenernos activos; un combustible más, así como el oxígeno mismo, analizó Zarate.

Creo que ésta es la importancia de tener música mientras corremos. Por otra parte está aquel que no hace uso de este recurso, pero he escuchado que una vez que prueban correr con música no vuelven a correr sin este estímulo natural, añadió.

Del mismo modo, recomendó varios artistas y discos para entrenar.

Home – Simply Red: Este disco tiene grandes momentos, como el tema You Make Me Feel Brand New del grupo The Stylistics o el primer simple que fue Sunrise.  La nueva edición contiene remezclas de Fake, Sunrise, Home entre otros.

HomePlanet Paprika – Shantel: Temas como Usti, Usti Baba, Eyes of Mine, Wandering Stars, están entre los mejores del álbum; una mezcla perfecta de música de Balcanes, electrónica y mucho pop.

Clandestino – Manu Chao: En Clandestino conviven canciones en francés, español, portugués, inglés; el fútbol, el sonido de la calle, la radio, música de las entrañas de las culturas mexicanas, venezolanas, cubanas; y conviven un sinfín de grandes frases que hacen un increíble mapa sonoro.

A State of Trance At Ushuaria – Armin Van Buuren: Seguramente este disco sonará durante todo el verano. Nada mejor que salir con los auriculares a correr y disfrutar de cada uno de los temas de State of Trance At Ushuaria.

 

Actualidad

Cómo la música puede aumentar nuestros entrenamientos

Hacer música – y no sólo escucharla – durante el ejercicio hace que el ejercicio más fácil, un nuevo y extraordinario experimento

Publicado

el

entrenar-con-musica

Hacer música – y no sólo escucharla – durante el ejercicio hace que el ejercicio más fácil, un nuevo y extraordinario experimento se encuentra, lo que sugiere que el amor humano de la música puede haber evolucionado, en parte, para aliviar el esfuerzo físico.

Investigadores y deportistas han sabido por mucho tiempo, por supuesto, que la escucha de música altera la experiencia del ejercicio. Estudios anteriores han demostrado , por ejemplo, que la música rápidamente establecido el paso tiende a inspirar igualmente enérgicamente ritmo entrenamientos, y que la música también puede distraer y calmar competidores nerviosos antes de una carrera o de otra situación de alta presión, la mejora de su rendimiento posterior. Pero hasta la fecha, nadie había pensado en investigar si la creación – y no sólo la audiencia – la música puede tener un efecto en los entrenamientos, y mucho menos si el impacto sería cualitativamente diferente que cuando hacen ejercicio escuchan pasivamente la música bombeada a través de los altavoces de gimnasia o sus brotes del oído .

Por lo tanto, para el nuevo estudio, que fue publicado en línea la semana pasada en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias, los investigadores del Instituto Max Planck para la Cognición Humana y Ciencias del Cerebro en Leipzig, Alemania, y otras instituciones comenzaron con la invención de un kit de electrónica que podría integrarse en el funcionamiento interno de las máquinas de entrenamiento con pesas, transformándolos en equipos de música de gran tamaño.

Una vez instalado, el kit podría producir una variedad de música de propulsión, de estilo electrónico con una variedad de niveles de sonido y ritmos, dependiendo de cómo se manipularon barra de peso de la máquina u otros mecanismos durante los entrenamientos. Los investigadores instalaron los equipos en tres máquinas de ejercicios diferentes, una por una escalera, paso a paso, las otras dos máquinas de pesas con barras que pueden ser elevadas o bajadas de estimular varios músculos. Luego contrató a un grupo de 63 hombres y mujeres sanos y los dividieron en grupos, cada uno de los cuales fue asignado el uso de una de las máquinas equipadas musicalmente durante una sesión de ejercicio de seis minutos de duración breve, aunque intenso. A medida que los voluntarios tensas, sus máquinas y hacer ping cantaban con un golpeteo 130 latidos por minuto, el nivel de sonido ascendente o descendente con el esfuerzo de cada individuo y de hermanamiento con los ritmos creados por los otros dos ejercicios. “Los participantes podían expresarse en las máquinas, por ejemplo, los ritmos de modulación y la creación de melodías”, dijo Thomas Hans Fritz, un investigador en el Instituto Max Planck, quien dirigió el estudio.

Los grupos fueron, en efecto, pinchar sus entrenamientos, la creación de sonidos que resonaban sus esfuerzos físicos. Durante una sesión de ejercicio separado, cada grupo utiliza las mismas máquinas, pero menos los complementos musicales, mientras que en el gimnasio en otros lugares, otros voluntarios sudaba en las máquinas equipadas musicalmente, lo que significa que un grupo estaba escuchando pasivamente a los sonidos creados por otros.

A lo largo de cada sesión de entrenamiento, los investigadores monitorearon la fuerza de sus voluntarios generado durante el uso de las máquinas, así como si los movimientos de los levantadores de peso ‘tendían a tartamudeo o el flujo y la cantidad de oxígeno consumido los voluntarios, una medida fiable del esfuerzo físico. Después, los científicos pidieron a los voluntarios que calificaran la tolerabilidad o desagrado de la sesión, en una escala del 1 al 20. Tabulated después, los resultados mostraron que la mayoría de los voluntarios había generado mucho mayor fuerza muscular, mientras trabajaba en las máquinas equipadas musicalmente que los no modificados. También habían utilizado menos oxígeno para generar esa fuerza e informó que sus esfuerzos habían sentido menos agotador.

Sus movimientos eran también más suave en general, lo que resulta en un flujo más estable de la música. Crear sus propios ritmos y melodías había bajado el coste fisiológico de ejercicio y aumentado considerablemente su atractivo subjetiva en comparación con cuando los deportistas escuchaban pasivamente a prácticamente la misma música, dijo el doctor Fritz. Una dinámica similar puede haber motivado a los primeros seres humanos a silbar o tararear mientras cazaban o cultivadas y posteriormente a alzar la voz en el canto durante la edificación de graneros y otros intenso trabajo físico, dijo. Pero, ¿por orquestar su propia banda de sonido debe tener un beneficio más físico que simplemente escuchar música similar en el fondo no es del todo clara. “Creemos que los efectos observados son muy probablemente debido a un mayor grado de control del motor emocional”, cuando participe activamente en la creación de música, dijo el doctor Fritz. Control motor emocional, en comparación con el tipo más cotidiano “deliberada” que normalmente dirige nuestros movimientos musculares, dijo, opera casi debajo de la conciencia.

Su cuerpo responde a ella con poca voluntad y te mueves, dijo, con menor esfuerzo y mayor alegría. Se trata de “éxtasis musical,” dijo el Dr. Fritz, y parece haber penetrado, en cierto grado, el gimnasio donde los deportistas componen la música mientras que la sudoración. Por desgracia, los kits musicales que el Dr. Fritz y sus colegas han desarrollados no están disponibles comercialmente, aunque pueden ser en el futuro. Por ahora, dijo, puede que tenga que contentarse con el propósito ignorando la banda sonora suministrada en su gimnasio local y en lugar de cantar para ti. Tal armonización, por desafinando, con un compañero de entrenamiento. Detractores desdén y amantes de la música. Usted estará en el fraseo feliz del doctor Fritz, “jymming; eso es como atascos, pero con una ‘y’ desde ‘gym'”.

Sigue Leyendo

Musica para Correr

La Deportista Música

La Deportista Música te recomienda estos videos para que escuches cuando corres

Publicado

el

la-deportista-musica

 

La Deportista Música te recomienda estos videos para que escuches cuando corres.
O los veas antes de salir a correr. Son de gran motivación…Podés escribirnos a info@ladeportista.com.ar y enviarnos material para publicarlo en nuestro sitio.

 

 

Sigue Leyendo

Musica para Correr

Música para correr: ¿sirve o no para motivar a los deportistas?

Publicado

el

El psicólogo del deporte de la Universidad de Brunel, Costas Karageorghis, elaboró un ranking de los temas más motivadores

joven-y-bella-mujer-corriendo-en-el-parque-con-reproductor-de-musica_ladeportista.com.ar

Al escucharla es difícil no pensar en gente corriendo en cámara lenta con mirada beata en su rostro, a lo largo de una playa barrida por el viento y en anticuados shorts.

Se trata del efecto de la partitura original compuesta en 1981 por el tecladista griego Evangelos Odysseas Papathanassiou, conocido como Vangelis, para la película Carrozas de fuego

Es la misma melodía que durante la inauguración de Londres 2012 acompañó la parodia del filme del comediante Mr. Bean.

Pero ¿es realmente ese el tipo de música que ayuda a legiones de corredores aficionados a encarar el pavimento, el parque y la ruta de cada fin de semana?

El psicólogo del deporte de la Universidad de Brunel, Costas Karageorghis, cree que se trata de una canción poderosa para los corredores. Pero sobre todo para poner a la gente en el estado de ánimo correcto para correr.

Karageorghis es autor del libro Dentro de la Psicología del Deporte y ha realizado una serie de estudios que sugieren un vínculo entre la música y el éxito del desempeño deportivo.

“Para el corredor medio, hace que la experiencia sea más placentera. Cuando se usa con prudencia, la música puede elevar los niveles de rendimiento y mejorar el estado de ánimo”, dice, comparando el efecto al de “una droga suave”, que también ayuda a distraer a un corredor y disimular su sensación de fatiga.

Karageorghis ha compilado una lista de “las 20 mejores canciones motivacionales de todos los tiempos”, basada en su investigación.

1. Eye Of The Tiger – Survivor

2. Don’t Stop Me Now – Queen

3. Beat It – Michael Jackson

4. I Like To Move It – Reel 2 Real ft The Mad Stuntman

5. Push It – Salt-N-Pepa

6. Pump It – Black Eyed Peas

7. Born To Run – Bruce Springsteen

8. The Power – Snap

9. The Best – Tina Turner

10. Physical – Olivia Newton-John

11. I’m Sexy And I Know It – LMFAO

12. I Like The Way – BodyRockers

13. Moves Like Jagger – Maroon 5 ft Christina Aguilera

14. I Got You (I Feel Good) – James Brown

15. Lose Yourself – Eminem

16. Jump – Van Halen

17. Single Ladies – Beyonce

18. Run To You – Bryan Adams

19. Don’t Stop The Music – Rihanna

20. Blame It On The Boogie – The Jackson 5

 

LA MÚSICA FUNCIONA MEJOR EN DEPORTISTAS AFICIONADOS

La música es más eficaz cuando se utiliza de forma sincrónica -es decir, cuando las zancadas coinciden con los componentes rítmicos de la música- explica Karageorghis.

Pero también se puede utilizar de forma asincrónica, mientras se corre, pero sin coordinar los movimientos con ella. “El mejor ritmo para este caso es de entre 125 a 140 compases (beats) por minuto”, dice.

La mala noticia para los deportistas olímpicos es que estos resultados se aplican sólo a los aficionados. Los atletas de élite no parecen obtener los mismos beneficios.

Sin embargo, según reporta The New York Times, el famoso corredor de fondo etíope Haile Gebrselassie pide que toquen la canción tecno Scatman (fusión entre scat y música dance) durante sus carreras de 10.000 metros.

El editor de la revista Runners World, Andy Dixon, está de acuerdo en que la música puede ser útil. Él la escucha sólo en sus carreras largas, a menudo de más de dos horas. “Las carreras se ponen muy monótonas y un poco aburridas. La música para mí realmente me impulsa después de una hora…. para sacudirme de una especie de estado de trance”, dice.

“SOPORÍFERA”

Entonces, ¿cómo entró la música de Carros de Fuego al panteón de los clásicos?

Hay corredores que evitan por completo la música o que prefieren entrenar y escuchar el canto de la fauna y flora.

“Es una pista de tempo lento. No es particularmente estimulante. Pero es muy eficaz para los participantes de ejercicios recreativos y deportistas de élite como un precursor para el entrenamiento y la competencia”, dice Karageorghis.

“Cuando escuchamos la música, evoca de inmediato imágenes heroicas -como una lucha olímpica por la gloria- que los retrata corriendo en una playa desierta en pantalones cortos blancos, esforzándose al máximo”, agrega.

Chris Harwood de la Universidad de Loughborough, profesor de psicología aplicada al deporte, está de acuerdo en que su atractivo se debe a las imágenes y al estado de ánimo que evoca.

“Se asocia la música con las imágenes de la película, que tienen que ver con pasar a través de la barrera del dolor y la superación de la adversidad”, asegura.

Dixon, sin embargo, dice la melodía es demasiado lenta para darle impulso: “Personalmente, no me dice nada. Es casi un sacrilegio decir eso, porque es una especie de canción emblemática en los maratones de las grandes ciudades. En cuanto a su ritmo, es hipnótica, casi hasta el punto de ser soporífera”.

LAS MEJORES MELODÍAS

La música que la gente escucha es tan variada y compleja como los diferentes tipos de corredores que existen.

Hay quienes evitan por completo la música. Otros que prefieren entrenar y escuchar el canto y susurro de la fauna y flora. O aquellos que necesitan escuchar el latido de su propio corazón y el ritmo de su aliento.

“Se asocia la música con las imágenes de la película, que tienen que ver con pasar a través de la barrera del dolor y la superación de la adversidad…”

Pero para aquellos que son “corredores musicales” siempre hay una canción favorita.

Según una encuesta global de Runners World de este año, el 55% de los encuestados escucha música mientras corre.

Pero ¿qué les da ese empuje extra, que hace la diferencia entre un terminar sin pena ni gloria o un sprint final triunfal? ¿Qué les acelera el corazón, les despierta el alma y les empuja las extremidades?

“No hay nada como escuchar la intro de Welcome to the Jungle (de Guns N ‘Roses) cuando se está luchando por poner un pie delante del otro”, dice Adam Phillips, quien corrió su primer maratón en 2010. “También la guitarra y la introducción de Hammond en Shock Of The Lightning (de Oasis) sólo me hace seguir adelante y empujando más fuerte”.

Dixon tiene una afición por Hit Me with Your Rhythm Stick de Ian Dury y los Blockheads.

“Tiene esa cualidad cinética real. Me pone una sonrisa en la cara. Además, creo que tiene un compás por minuto que coincide bastante bien con mi ritmo de carrera”.

Karageorghis dice que su canción favorita para correr tendría que ser Más Que Nada, de Sergio Mendes.

“Me hace sentir muy bien. Me da energía. Le pone un resorte a mi paso. Le da la vuelta o modula mi estado de ánimo. Cada vez que escucho esa canción, se me levanta el ánimo por completo”, opina.

El corredor de maratón Ian Bennett dice que la mejor pista para correr es Monaer de Underworld. “Parece que me da energía -y es tan frenética y loca que me permite ir más allá de cualquier otra cosa”.

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.