Conecte con nosotros

Actualidad

De Formosa a la Capital: la historia de Estefania Palomar, la delantera de Boca que a los 16 años cumple su sueño

Publicado

el

El despertador ya sonó y el colegio espera. Estefi se cambia, se pone el guardapolvos, agarra la mochila y, antes de salir de casa, se lleva la pelota porque si se la olvida en el recreo no tendrá con qué jugar. Pero ese día sus compañeros le darán otra muestra de que el fútbol todavía no es un deporte de nenas: Estefi volverá a casa con la pelota pinchada.

Pasaron nueve años de aquel día. Es 7 de enero de 2019 en Formosa. Estefanía Palomar se levanta sabiendo que su cumpleaños número 16 marcará el final de su estadía en la casa familiar. Así lo había decidido y también lo habían aceptado papá Juan Ángel y mamá Natalia, cuando los sentó a la mesa de la cocina para contarles su deseo de mudarse a Buenos Aires para jugar al fútbol.

“Hubo reunión familiar. Nos sentamos y les dije ‘cumplo 16 años y me voy, estoy en la edad de explotar futbolísticamente’. Pasaron las Fiestas, pasó mi cumpleaños y me vine. Me tiré de cabeza a la primera propuesta, que fue de Argentinos Juniors para jugar al futsal”, cuenta la delantera que desde agosto cambió la cancha de parquet por la de 11 y es futbolista profesional en Boca.

Aquella propuesta de La Paternal había llegado en 2018 después del Sudamericano de futsal sub-17 que disputó con Argentina en San Juan. Lucho González, un jugador de futsal surgido en Argentinos y con paso por Boca y la Selección, le ofreció ir a Argentinos para pelear el ascenso. “En Formosa prácticamente había logrado todo. Ya no tenía más objetivos ahí”, recuerda que pensó.

Al volver a Formosa, Estefi se lo contó a su papá, su gran compinche en su pasión por el fútbol, el maestro que le enseñó desde cabecear hasta patear, el que debería tener los derechos de formación si algún día alguien los reclamase. El diálogo se dio en la misma plaza del barrio donde peloteó toda su infancia. “Nos sentamos en un banco y me dijo ‘che, ya está, llegaste a tu techo, ¿no?’. Él también lo veía. Nos habíamos preparado para esto. Por eso, me dio una palmadita en la espalda y me dijo ‘subite al colectivo y andá’. A mi mamá sí que le costó…”, evoca.

Casi me vuelvo. No tenía dónde vivir. Cambié dos veces de casa -relata con crudeza-. Me acuerdo de que mi hermano (Lucas, de 24 años) me llamaba y me decía ‘mamá no comió, lloró todo el día, está re angustiada’. Y eso, más que mi situación, era lo que peor me ponía. Yo me angustiaba porque ellos se angustiaban. Pero para mí era un fracaso volver atrás. Lo hablé con mi papá y le dije ‘no voy a volver, sacátelo de la cabeza, si querés vení vos acá conmigo'”.

Ni papá viajó, ni mamá protestó. Esperaron con paciencia el guiño del destino, que puso en el camino de la delantera la casa de Estela y el Chino, la pareja de sexagenarios uruguayos con los que vive en La Paternal desde hace nueve meses y que la adoptaron como a una hija en un nido vacío. “Tienen hijos grandes y se re encariñaron conmigo y yo con ellos”, explica Estefi. Antes, apenas llegó a la gran capital, dormía en un sillón en la casa de la madre de González, quien fue su nexo para llegar a Boca por su amistad con Christian Meloni, el DT xeneize.

La aparición de Boca en septiembre no cambió su hogar: eligió quedarse en esa casa de La Paternal, donde aporta algo de dinero aunque no se lo pidan. “Siento que me adoptaron, ellos no me piden nada pero yo les doy como un viático aunque en la casa casi no estoy”, remarca. Es que además de futbolista profesional, la Torre -como la apodan a esta formoseña de 1,74 metros- es estudiante de cuarto año en el Liceo 12 de Caballito.

Su rutina es intensa. Se levanta a las 6.30, desayuna y a las 7 se toma el colectivo hacia Caballito. Durante cinco horas deja la pelota de lado, aunque no siempre. “El otro día estábamos hablando de Freud en Psicología y la profesora me preguntó ‘¿Cuándo juegan? Decime que vivo cerca’. Y al Superclásico fueron todas mis compañeras”, cuenta y se le dibuja una sonrisa.

Cuando salgo me tomo el 53 hasta La Boca. Es un paseo en el campo ese viaje. A veces les pido a las chicas que me guarden comida del comedor, porque un minuto que espero el colectivo y no viene es no llegar al almuerzo”, dice entre risas. “Pero -sigue- me gusta ir al colegio porque me hace sentir como una persona más”.

Ya se acostumbró a que Buenos Aires no sea como Formosa, donde “llegás a cualquier lado en 10 minutos”. El viaje de vuelta desde La Boca a La Paternal después de entrenarse, por ejemplo, puede durar dos horas, que las usa para estudiar. Las aplicaciones en el celular y el contacto por Whatsapp constante con su papá la ayudan a llegar a cualquier lado, como a la redacción de Clarín.

Además de las dos horas de entrenamiento diarias, una nutricionista monitorea la alimentación de las jugadoras de Boca: “Te controla todo el tiempo. Le tenés que pasar fotos de la porción que te hacés en el comedor y te da la vianda para la cena”. El fin de semana, siempre que la programación de la AFA así lo designe, llega el momento más esperado de la semana: ponerse la camiseta 17 y jugar. Su primer partido fue contra El Porvenir, el 29 de septiembre. Y ya convirtió: el 6 de octubre contra Rosario Central.

Me han dicho machona, varón sin pilín, adelfio, tenía nombre hasta de hombre, imaginate. En el colegio era llevar la pelota o no jugaba. Yo igual era bastante brava y si me decían algo contestaba… Pero este es un momento de mucho empoderamiento, la mujer está ganando su espacio en el fútbol y en la sociedad en general. Y si bien esta es una semi profesionalización, porque no todas tienen contrato, estoy segura de que con la lucha de todas vamos a lograrlo. No nos tenemos que conformar”, resume. Con 16 años, sabe que su carrera recién comienza y que ninguna pelota pinchada impedirá que cumpla sus sueños. NR

Fuente consultada: Clarín

Actualidad

Sorpresa: Paula Pareto fue una de las elegidas para llevar la bandera olímpica

La judoca de 35 años se despedirá de la actividad deportiva para dedicarle mayor tiempo de su vida a la medicina

Publicado

el

Sobre la parte final de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio se dio a conocer una gran sorpresa: Paula Pareto fue una de las elegidas para llevar la bandera olímpica en un reconocimiento que marca su importancia dentro del deporte a nivel mundial.

La judoca de 35 años se despedirá de la actividad deportiva de élite en esta cita olímpica para dedicarle mayor tiempo de su vida a la otra pasión, la medicina. La Peque, ganadora de la medalla dorada en la categoría hasta 48 kilos de judo durante Río de Janeiro 2016, debió alternar su vida como médica y el entrenamiento para los Juegos Olímpicos durante todo el año pasado en el que la pandemia golpeó de lleno al planeta.

El hecho de ser elegida para portar la bandera olímpica en esta ceremonia de apertura es uno de los reconocimientos más importantes que puede recibir una atleta olímpica junto con el encendido del pebetero. Además, Paula se desempeñó como médica durante la pandemia en el Hospital San Isidro de Argentina y al mismo tiempo buscó la manera de entrenarse en su casa para llegar de modo competitivo a este evento.

Tokio 2020: Abigail Magistrati, de 17 años, se convierte en la deportista argentina más joven en competir

Junto a ella caminaron Kento Momota (Asia – Japón – bádminton), Mehdi Essadiq (África – Marruecos – triatlón), Elena Galiabovitch (Oceanía – Australia- tiro), Cyrille Fagat Tchatchet II (Refugiados – halterofilia) y Paola Ogechi Egonu (Europa – Italia – vóley). Al igual que Pareto, todos estos deportistas trabajaron en centros médicos, ayudaron en hospitales o en sitios de testeos de COVID-19 durante la pandemia y por eso tuvieron el reconocimiento.

Paula cerrará su carrera deportiva este viernes con el combate que tendrá ante la sudafricana Geronay Whitebooi en su divisional de judo. Si logra avanzar durante la madrugada del sábado, podrá acceder a los combates por medalla que se realizarán entre las 5 y las 7 de la mañana de Argentina. Fue medalla de bronce en los Juegos de Beijing 2008 y logró la presea principal en Río 2016.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Tokio 2020: prohíben que una nadadora viaje con su bebé en período de lactancia

La española Ona Carbonell cargó contra la organización de los Juegos Olímpicos

Publicado

el

La nadadora española Ona Carbonell cargó contra la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio por la negativa de viajar a la capital japonesa junto a su hijo Kai, ya que se encuentra en período de lactancia.

”Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo”, declaró mediante su cuenta de Twitter. Además, la capitana de la selección de nado sincronizado compartió en Instagram una reflexión más profunda sobre el tema, acompañada de un vídeo en el que amamanta a su hijo Kai, que tendrá que quedarse en España.

”Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí. Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él. Nuestra única posibilidad es esperar al fin de esta pandemia para que vuelva la normalidad, y con ella las medidas necesarias para que la conciliación familiar y deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo”, expresó la deportista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ona Carbonell (@ona_carbonell)

Carbonell etiquetó en su descargo a seis cuentas oficiales de Instagram relacionadas con los Juegos Olímpicos: Comité Olímpico Español, Federación Internacional de Natación, Ministerio de Deporte, Real Federación Española de Natación, Selección Española de Natación Sincronizada y Comité Olímpico Internacional. Desde a organización le habían propuesto un plan que consistía en que ella viaje junto a su bebé y a su pareja, pero que ellos se hospeden en otro hotel, fuera de la Villa Olímpica imposibilitados de abandonar la habitación. Es decir que ella rompería la burbuja olímpica cada vez que quisiera amamantar a su hijo, mientras que su novio estaría confinado dentro de cuatro paredes durante poco menos de un mes.

Tokio 2020: Abigail Magistrati, de 17 años, se convierte en la deportista argentina más joven en competir

Finalmente, la dos veces medallista olímpica y 23 veces campeona del mundo en nado sincronizado, decidió viajar con el resto de la delegación a Tokio para ir en búsqueda de la medalla, aunque esto no significa que seguirá protestando por haber tenido que separarse de su bebé.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Tokio 2020: Abigail Magistrati, de 17 años, se convierte en la deportista argentina más joven en competir

Reemplazará a Martina Dominici, quien fue suspendida por la Federación Internacional de Gimnasia

Publicado

el

Con tan solo 17 años, Abigail Magistrati será la única representante argentina de la gimnasia artística en los Juegos Olímpicos de Tokio. Además, se convertirá en la deportista más joven de la delegación albiceleste que competirá desde el viernes 23 de julio en la capital japonesa.

La adolescente cuando se enteró que iría al país asiático solo unos días antes del inicio de la competencia. Su presencia se dará en reemplazo de Martina Dominici, quien fue la única representante local clasificada, pero no podrá integrar el plantel nacional debido a que fue suspendida por la Federación Internacional de Gimnasia tras dar positivo en un control antidoping en el Panamericano de Río de Janeiro 2021.

Magistrati, especialista en piso, salto y all around, cuanta con la experiencia de los Juegos Panamericanos de Lima, donde participó con apenas 15 años y se ubicó cuarta con el equipo femenino; cuarta en barras asimétricas y octava en piso. A dos años de aquellas presentaciones, cumplirá su sueño de competir en unos Juegos Olímpicos.

Esgrima: Belén Pérez Maurice irá a Tokio 2020

Además de ubicarse en el puesto 36° del all around con 52.032 en el Mundial, Magistrati se destacó en suelo, donde fue la número 42 con 12.766. En viga quedó 63 con 12.000 y en barras asimétricas fue 66 con 12.866. Durante aquella competición, el equipo argentino se ubicó 19° con 155.263.

NT

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.