Conecte con nosotros

Salud

Dietas: cómo influyen las emociones sobre la saciedad y el hambre

Estudios recientes revelan el impacto directo de un grupo de neuronas y explican por qué se vuelve a recuperar peso.

Publicado

el

Si se profundizan las investigaciones alrededor del impacto de un grupo de neuronas como intermediarias de la saciedad y el hambre, podríamos decir que la obesidad podrá tratarse de manera complementaria no sólo en el consultorio de un especialista en nutrición, sino también en el de un neurólogo.

El experto en genética molecular Jeffrey Friedman en una entrevista que brindó al diario El País actualizó de alguna manera el debate sobre la obesidad y las formas de hacer dieta hoy. A la pregunta de por qué una persona come demasiado, Friedman contestó con su más reciente descubrimiento: la hormona leptina y su papel en la regulación del peso.

La leptina es considerada por este investigador de la Universidad Rockefeller de Nueva York y el Instituto Médico Howard Hughes y el mundo científico como la hormona de la saciedad.

Y también fue la punta de lanza de un concepto que llegó para quedarse entre los especialistas que estudian e investigan la obesidad: concentrarse en la salud integral del individuo y no en el peso.

Las investigaciones de Friedman y otros pusieron sobre la mesa la idea más trascendente y que augura un cambio de paradigma en el estudio de la obesidad: que el peso es un rasgo regulado por los genes, de un modo similar a la estatura; y que pensar en manipularlo de una manera significativa a partir de dietas puede ser algo más complicado que una mera cuestión de buena voluntad y hábitos alimenticios.

Nuevas investigaciones

Esta semana, a las investigaciones de Friedman se suman otras dos que publicó el diario El País, y que dan cuenta de trabajos científicos en instancia experimental en animales y que tratan de desentrañar las redes de neuronas que gestionan la información y los impulsos relacionados con el alimento.

Uno de los grupos, liderado por Bradford Lowell, investigador de la Escuela de Medicina de Harvard es uno de los descubridores de las neuronas AgRP, unas células nerviosas que detectan la falta de calorías y desencadenan una serie de señales que nos hacen necesitar comida. Esas moléculas tienen niveles más elevados entre las personas obesas y más bajos entre las delgadas.

La otra investigación publicada en la revista Nature Neuroscience, explica el descubrimiento de un circuito que inhibe y controla las ganas de comer. Este mecanismo, regulado por una proteína bautizada como MC4R, podría convertirse en un disparador para crear un fármaco que ayude a controlar el apetito y la obesidad, al reducir el sufrimiento del hambre asociado a la dieta.

En este contexto, la doctora Mónica Katz, especialista en Nutrición (MN 60164) afirma contundente a Infobae: “A pesar de estas recientes investigaciones estimulantes y alentadoras sobre el estudio de obesidad, aún estamos en una etapa prehistórica. Al nivel de los diuréticos en la hipertensión arterial. Y lo peor es que continuamos mirando solo una parte, la ingesta”.

En diálogo con Infobae, el médico neurólogo Roberto Rey (MN 65.626), director del Instituto Argentino de Investigación Neurológica (IADIN) puntualiza: Avanzan los estudios científicos que comprueban las diferentes formas en las que el cerebro controla el apetito. Todos nosotros contamos con este grupo de neurotransmisores como la oxitocina y la leptina, entre otros, que se ocupan con su devenir y movimiento de intermediar con un mecanismo dual sobre la saciedad”.

Agrega Rey: “Lo que se demostró en animales en referencia a los estudio que fueron publicados en Nature Neuroscience y la Escuela de Medicina de Harvard , es que este grupo de neuronas impactan sobre el nervio vago, ubicado en el hipotálamo. Allí dónde justamente este grupo de neuronas sensibles se aloja. Estos neurotransmisores pueden ser estimulados por el hambre, por la capacidad de distensión del estómago y así operan -positiva y negativamente- sobre la saciedad”.

cerebro dieta

Hormonas y apetito

Para Mónica Katz, la regulación de lo que comemos se acerca a la precisión de un reloj. “Cada vez que se ingierenalimentos; a medida que los absorbemos van liberando hormonas -CCK en el duodeno, GLT1 en el colon, por ejemplo – como respuesta a lo que hemos comido. Y todas van al hipotálamo, específicamente a un núcleo especial que se llama arcuato, que le dice al cerebro que ya se comió suficiente”.

Agrega Katz: “Ya dentro del núcleo arcuato, interactúan con otros dos tipos de neuronas que expresan hormonas que quitan el apetito que son la POMC y neuronas AgRP. Si la que “gana” es el receptor de la POMC no comés, pero si la que gana es la AgRP, mala suerte, ¡a comer!”.

Para Katz,la profundización de estas investigaciones en definitiva vna a arrojar la obtención de fármacos, que modulen estas dos vías, la que incrementa y modula el hambre para frenar así la obesidad. Porque lo que hay que entender es que interviene el estado emocional: “frente a la obesidad, el verdadero avance científico es modular no solamente el metabolismo, el hambre y la saciedad, sino la respuesta emocional”.

El neurólogo Rey coincide con la visión de Katz: “Lo que estos estudios dejan entrever es que en un futuro no muy lejano existan fármacos que tengan acción y regulación sobre estos neuroreceptores. Serían los dos polos de una misma cadena neuronal con la cual hay neuronas que intermedian como desinhibidoras de la saciedad, como ocurre por ejemplo con las anfetaminas. Inhiben el deseo de alimentarse, provocan la inhibición completa de las neuronas de la saciedad que a su vez provocan la sensación de voracidad”.

Refuerza Katz: “Hablar sólo de hambre-saciedad no alcanza. Cuando pensamos en emociones, se activan áreas de recompensa y placer, o de desagrado o rechazo. Hay que saber que estamos diseñados para que las señales de supervivencia sean displancenteras”.

En simultáneo, el hambre también dispara señales de recompensa. Te dicen que se viene algo bueno -la dopamina-. Lo que están viendo los científicos es lo que siempre fue: debemos acoplar al estudio de la obesidad un sistema emocional.

comer mujer

Fuente: Infobae

Salud

Bailar es fundamental para combatir el estrés por el coronavirus

El baile se ha convertido en una herramienta para combatir la ansiedad, depresión y demás problemas de salud mental

Publicado

el

En el contexto de la pandemia por el Covid-19,  el baile se ha convertido en una herramienta para combatir la pandemia, por lo menos a la ansiedad, depresión y demás problemas de salud mental con los que ha venido acompañada. Por otro lado, también es beneficioso para hacer mella al sedentarismo que la virtualidad ha exacerbado.

Pero, más allá de los beneficios para el cuerpo, bailar da felicidad, así lo demostró un reciente estudio conducido por la Universidad de Hertfordshire en Inglaterra y dirigido por el l psicólogo de danza Dr. Peter Lovatt. El especialista encontró evidencia de que al bailar se libera una mayor cantidad de endorfinas que al hacer cualquier otro tipo de ejercicio, y gracias a esto, conectamos mejor con los centros emocionales del cerebro.

“Para muchas personas, bailar provoca una liberación emocional; a menudo es una felicidad sin complicaciones, mientras que para algunas puede hacerlas llorar. Es catártico, dejar ir las emociones reprimidas”, dijo para un artículo publicado en The Telegraph. El baile también mejora la conciencia espacial, ayuda a aumentar la frecuencia cardíaca y provoca una liberación de endorfinas que hacen que se sienta bien en el torrente sanguíneo. Además, disminuye los niveles de cortisol en el cuerpo, una hormona que produce estrés.

Los estudios indican que al bailar se estimulan las zonas cerebrales relacionadas con la proipiocepción, que son las encargadas de reconocer las nociones del propio cuerpo; las zonas corticales, relacionadas con la planificación y ejecución de los movimientos. El sistema límbico, que coordina las respuestas emocionales, y la ya mencionada producción de endorfinas.

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

“Todo esto favorece la conciencia corporal, la creatividad, la memoria, además los sentidos sensoriales se activan para recibir toda la información que viene del medio e integrarlas con nuestras respuestas musculares para realizar los movimientos”, dijo Eva María Méndez, máster en psicología clínica.

Para la doctora Méndez, que también es artista y ha estudiado ballet, terapia del arte y acrobacia aérea, en medio de esta pandemia bailar puede ser “una herramienta muy útil y al alcance de cualquier persona” para combatir la ansiedad, el miedo y la incertidumbre, los cuales destaca como principales motivos de consulta entre sus pacientes durante el pasado año, en su mayoría adolescentes y adultos jóvenes.

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

La doctora concluyó que los beneficios del baile también pueden depender de la edad de quien lo practique. En los niños, por ejemplo, la danza no solo mejora la condición física, sino la coordinación, elasticidad, fuerza y el sentido musical. En los adolescentes y adultos jóvenes, permite conectar con uno mismo y mejorar el control emocional, canalizando las emociones como la ira, rabia o angustia, con un lenguaje diferente al verbal. Y en los adultos mayores, bailar termina siendo uno de los remedios más poderosos contra el envejecimiento físico y mental.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

Es una hierba que en la antigüedad era muy popular tanto por sus virtudes gastronómicas como curativas

Publicado

el

Originaria de la región mediterránea, el orégano es una hierba aromática que en la antigüedad era muy popular tanto por sus virtudes gastronómicas como curativas. Porque, así como hoy es casi imposible imaginar una pizza sin la mozzarella salpicada de orégano seco, hubo un tiempo donde sus hojas frescas eran frecuentes en el botiquín médico.

Esto se debe a la gran cantidad de propiedad que tienen. Entro otros elementos, el orégano contiene fibra, hierro, magnesio, folato, calcio, zinc, potasio y ácidos grasos omega, además de vitaminas A, C, E, B6 y K.

Así, algunos de los beneficios que tiene son:

+ Es recomendada su infusión para aliviar problemas estomacales o digestivos, debido a su contenido de timol, carvacrol y borneol. Se dice que también es bueno para combatir molestias musculares y dolores de cabeza.

+ Al tener flavonoides, taninos, ácidos fenólico, ácido rosmarínico y aceite esencial (carvacrol, timol, origaneno), también se le reconocen propiedades antioxidantes.

+ Además, se le atribuyen beneficios antiinflamatorios gracias a uno de sus ingredientes activos conocido como beta-cariofilina (E-BCP).

+ El orégano seco tiene efectos analgésicos y antisépticos, porque lo que es un buen aliado para aliviar resfriados, catarros o congestiones nasales.

+ Otro de sus beneficios es que combate la actividad microbiana.

El básquet femenino tiene un plan para encontrar futuras jugadoras

Por otro lado, el orégano tiene un alto valor nutricional:

Cada 100 gramos contiene:

  • Valor energético 335 kcal
  • Proteína 11 g
  • Grasa 10,3 g
  • Hidratos de carbono 49,5
  • Fibra 42.8 g
  • Calcio 1580 mg
  • Hierro 44 mg
  • Magnesio 270 mg
  • Zinc 4,4 mg
  • Sodio 15 mg
  • Potasio 1670 mg
  • Fósforo 200 mg
  • Vitamina A 690 µg (microgramo)
  • Vitamina E 18,9 mg
  • Vitamina B3 (niacina) 6,2 mg
  • Vitamina B6 1,04 mg
  • Vitamina B1 o tiamina 0,17 mg
  • Vitamina B2 (riboflavina) 0,52 mg

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Las mujeres más influyentes de la historia del deporte argentino

Ellas han llevado los colores a lo más alto de la elite mundial y dejaron sus apellidos grabados para siempre.

Publicado

el

En La Deportista destacamos a las deportistas argentinas que hicieron historia, marcaron un antes y un después, y fueron influyentes para que otras generaciones de mujeres se sumen al deporte.

Luciana Aymar: magia en el hockey

Es considerada la mejor jugadora de la historia del hockey y ha cambiado el paradigma del juego a nivel mundial. Fue elegida ocho veces como la mejor del mundo y ganó dos mundiales, cuatro medallas olímpicas y seis Champions Trophy. Sin dudas, una de las mujeres más destacadas e influyentes del deporte argentino.

Gabriela Sabatini: un ícono del tenis

Gabi es un ícono del tenis y del deporte argentino. La mejor tenista del país de todos los tiempos, aunque Mary Terán de Weiss haya sido, entre los años 40 y 50, la primera estrella del tenis nacional. Sabatini fue número 3 del mundo en el circuito WTA y ganó el US Open en 1990. También fue medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1988.

Paula Pareto: la pequeña gigante

La judoca es una verdadera fenómena en el deporte femenino. Actualmente es campeona del mundo y medalla de Oro en los Juegos Olímpicos 2016 en su categoría (hasta 48 kilos). Además, ya había ganado medalla de Plata en Pekin 2008. Además, se recibió de médica y está haciendo la residencia en traumatología. Una genia.

Nora Vega: multicampeona en patín

La marplatense es la mejor patinadora de la historia argentina y llevó la antorcha olímpica en los Juegos de Atlanta 1996 y Pegín 2008. Logró cinco títulos mundiales entre 1979 y 1994, seis títulos panamericanos y diez títulos sudamericanos.

Jeanette Campbell: una pionera de elite

Fue una nadadora francesa nacionalizada argentina campeona y plusmarquista argentina y sudamericana y ganadora de la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Berlin 1936, donde igualó el récord olímpico. Fue una promotora del deporte femenino y fue la primera atleta mujer en obtener una medalla y en participar de un juego olímpico.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
ENTRENA EN PARQUE CHACABUCO CON LA DEPORTISTA RUNNING TEAM

Marcela Acuña: número 1 del boxeo

La Tigresa Acuña fue una pionera en el boxeo femenino argentino y se convirtió en una figura emblemática al ganar cuatro títulos mundiales en peso pluma (WIBA) y peso supergallo (WIBA / CMB). Abrió las puertas para que otras mujeres se destaquen en el boxeo.

Noemí Simonetto: primera atleta de plata

La atleta argentina fue la primera sudamericana en ganar una medalla olímpica al lograr la de plata en los Juegos Olímpicos de Londres 1948. En 1945 se ubicó primera en el ránking mundial de 80 metros con vallas y de salto en largo. Ganó 17 medallas (11 de oro) en los campeonatos sudamericanos entre 1941 y 1947.

Cecilia Carranza: regatista de oro

La regatista se consagró campeona olímpica junto con Santiago Lange en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Fue subcampeona mundial en 2014, campeona panamericana en 2011 y varias veces campeona sudamericana y argentina.

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.