Conecte con nosotros

Actualidad

El dilema de ser madre o triunfar en el ring

Publicado

el

Su forma de ver la vida poco tiene que ver con lo que fue. Las cosas simples ya no son tan simples. Los hechos que hasta ayer eran primordiales e impostergables hoy no lo son. El boxeo, el anhelo de pelear en Las Vegas… Todo es poca cosa comparado con el nuevo sueño. El ring ya no es su hábitat. Los golpes sordos de las sesiones de entrenamientos están suspendidos. Esas manos que para impulsar su destino se movían brutales y frenéticas como armas debajo de los guantes hoy están desnudas para acariciar con suavidad su vientre. Allí crece Ariagna Morena, la niña que nacerá dentro de tres meses y a quien su madre, Yésica Yolanda Bopp, ya imagina. Quiere verla y abrazarla. Cambiarla, educarla, acompañar su crecimiento…

Es una chica de barrio, boxeadora y campeona del mundo, que a los 30 años dejó de lado su ascendente carrera. Dice que está frente al mejor título que puede obtener una mujer. “La ansiedad que tengo por que nazca la beba supera ampliamente la que tuve los días previos a pelear por el título mundial. Nunca imaginé que estar embarazada me haría más feliz que boxear”, admite Bopp, mientras se le dibuja una enorme sonrisa.

Sanguínea en el ring, amable y pícara en la vida, es una de las 23 campeonas mundiales que dio el boxeo nacional. Ningún otro país suma tantas mujeres ganadoras de cinturones mundiales. No está nada mal si se tiene en cuenta que esta disciplina, que se reglamentó en los Estados Unidos a comienzos de los 90, sólo dejó de estar prohibida en nuestro país para las damas en 2002. Hubo que superar muchas barreras. Culturales, principalmente. Los cuestionamientos fueron amplios. Se señaló que era una aberración desde lo estético. Se sugirió que era una peligrosa rareza desde el punto de vista médico.

Superados los impedimentos legales, el boxeo femenino se asume ahora como algo más normal. Las convenciones sociales y las tipificaciones, sin embargo, pueden permanecer latentes por mucho tiempo. ¿Es posible hacer convivir femineidad con una actividad tan agresiva? Nelly Giscafré, la psicóloga que trabaja en el Centro de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard), lo explica: “En una boxeadora pesa mucho la decisión de ser madre. Por lo general, cargan con el estigma de ser machonas y poco femeninas. Una boxeadora es una mujer a la que le gusta el boxeo. Y no por eso va a dejar de ser femenina y muy buena madre. Hay detractores que las estigmatizan inútilmente sin reparar en que son mujeres que sienten como cualquier mujer normal. Nada tiene que ver la pasión por un deporte con la elección de ser madre”.

Para Yésica Bopp boxeadora, también existe “la Tuti” mujer, sexy, capaz de derribar prejuicios. No pierde su sensualidad. Y no tiene que ver con la fiereza que puede adquirir cuando pisa el ring. “El hecho de ser boxeadora no quiere decir que pierda rasgos o costumbres femeninas, al contrario? Hagamos lo que hagamos, si somos femeninas no vamos a perder este atributo. Una boxeadora y una chica de oficina pueden vestirse igual de elegantes. Tengo claro el prejuicio que existe y por eso siempre me ocupo mucho de la estética”, comenta.

Pero además está la decisión de ser mamá. Un boxeador, cualquiera más allá del género, sabe que eligió una actividad que expone permanentemente su salud. Las mujeres tienen la carga extra de saber que en ocasiones pueden necesitar cuidar a dos personas. “Hacer deportes de alto rendimiento muchas veces las lleva a pagar un alto precio -analiza Giscafré-. Todo depende de la pasión y las diferentes motivaciones que tengan por ese deporte. Esa pasión o enamoramiento las lleva a destruir sus cuerpos en pos del éxito, no reparan en las consecuencias futuras? Es una gran mentira decir que el alto rendimiento está ligado a la salud. Y las boxeadoras son conscientes de los riesgos que corren al practicar un deporte con violencia física. Pero prefieren abstraerse y vivir el momento, alimentado por el deseo de ganar? hasta que se encuentran con situaciones límite como un embarazo.”

La noticia fue sorpresiva para Bopp, pero le permitió replantearse muchas cosas. “Fue todo muy raro e imprevisto. Unos días antes de que me hiciera los estudios me habían cancelado una pelea en Las Vegas y, la verdad, estaba con pocas ganas de seguir boxeando. Si hubiese estado en otro momento me hubiese costado mucho más el embarazo. Pero por suerte llegó en un momento muy particular de mi carrera, en el que estaba un poco desmotivada por la falta de desafíos importantes.”

Las reglas son claras. Los controles deben ser regulares para todas las boxeadoras. “Para que puedan pelear es necesario que al fiscal de la pelea le presenten un test de embarazo negativo realizado 48 horas antes del combate. Sin ese requisito, no pelea nadie. Así lo estipula el artículo 30 de la parte IV (“Del boxeo aficionado femenino”) del Reglamento de Boxeo Argentino”, cuenta el doctor Hugo Rodríguez Papini, junto con su hijo Marcelo, encargado de los controles en la Federación Argentina de Box (FAB).

¿Los controles son efectivos? Como en todos los ámbitos hay quienes intentan burlarlos. Muchas veces las luchadoras y la gente que trabaja con ellas (entrenadores, preparadores físicos, managers…) presentan exámenes falsos o adulterados. Son muchos los promotores que organizan combates. Los organismos de control no tienen la estructura suficiente para llegar a todos lados. No falta el que prefiere mirar para el costado con tal de sostener el negocio.

Pero existen, pueden ser efectivos. Muchas veces llegan a tiempo. Salvan vidas y cambian vidas. Dos casos extremos lo demuestran. El primero es el de Claribel Cruz. Se cansó de ganar medallas como amateur. A los 21 años, unas semanas después de consagrarse campeona nacional, supo que estaba embarazada. “En el momento en que me enteré me puse llorar desconsolada. Lo primero que pensé fue qué sería de mi carrera como boxeadora. Con los logros que venía teniendo estaba muy entusiasmada y decidida. El boxeo era mi futuro. Algunos, en el momento de desesperación, trataron de convencerme para que abortara, pero no los escuché. Por suerte mi mamá me convenció de que podía ser madre y volver a boxear después de dar a luz”, comenta.

Cruz, nacida en La Matanza y madre de Bautista (hoy tiene seis meses), sueña con cosas grandes. Hace dos meses volvió a los entrenamientos con el firme objetivo de debutar como profesional y retomar su sueño deportivo. “A los cuatro meses de haber nacido Bauti arranqué con los entrenamientos. En mi hijo encontré una motivación para volver a entrenarme. Me encantaría que él me viera campeona del mundo”, dice orgullosa por el camino que eligió.

El segundo caso es el de una conocida boxeadora argentina, campeona mundial. Tuvo que cancelar una importante pelea porque transitaba un embarazo de cuatro semanas y le impidieron boxear. A diferencia de Bopp y de Cruz, su elección, semanas después, fue interrumpir el embarazo para no postergar su carrera.

boxeo femenino

Esta práctica es mucho más común de lo que puede suponerse. Los embarazos no deseados en el alto rendimiento son muchos. “Es algo habitual y la gran mayoría opta por abortar. Lo raro es que muchas recurren a mí después de que abortaron, ya que una decisión así suele dejar consecuencias emocionales devastadoras que repercuten directamente en el rendimiento deportivo. Otras suelen abandonar de manera temporaria la actividad”, explica Giscafré.

No existe, sin embargo, un caso más llamativo e insólito que el que ocurrió en Tucumán en 2005. “Una chica boxeó embarazada hasta poco tiempo antes de dar a luz. Se trata de Cecilia Mena. En aquel entonces se resguardó su nombre por ser menor de edad”, cuenta un importante dirigente del boxeo tucumano.

Cecilia fue mamá con 16 años y su hija, Carla Martina, que hoy tiene 9, no sufrió ninguna consecuencia y goza de muy buena salud. Consultada, Mena no quiso hablar sobre aquel momento. Su carrera continuó y hoy es una buena campeona nacional superpluma y titular latina CMB.

¿Cómo se llegó a una situación tan anómala? Según cuenta esta misma fuente que pidió reserva, “el padre de Cecilia, que a su vez es su entrenador, aseguró en su momento que la joven boxeadora no tenía síntomas, menstruaba como siempre y los Gravindex (test de embarazo por orina) reglamentarios para poder pelear le habían dado negativo”.

Carolina Duer encarna un ejemplo opuesto. Podría haber sido modelo o actriz, pero prefirió practicar boxeo. Hoy, con 36 años, “la Turcalleva una década como boxeadora profesional y cinco como campeona mundial supermosca OMB. Está feliz con la vida que eligió, y no se arrepiente de nada, pero reconoce que el afán por querer trascender en el boxeo la privó, hasta el momento, de consolidar una pareja estable y poder ser madre. “Como mujer, con todas las características de una fiel exponente de mi género, vivo pensando en la maternidad. Pero como soy muy metódica, y hago todo priorizando un orden, entendí que mi carrera por ahora es lo más importante. Ser madre lo quiero dejar para lo último, como la frutilla del postre, porque siento que es una tarea de la que debo ocuparme de manera exclusiva en mi vida. El día que sea madre sólo quiero ser eso”, revela.

Pese a haber construido la carrera que deseó a costa de extinguir los años más fértiles, Duer se enfrenta ahora a la incertidumbre de plantearse nuevas motivaciones en su vida. “Hace un tiempo se me despertó el deseo de ser madre y comencé a procesar la culminación de mi carrera. Para digerir los cambios sin alterar los tiempos, decidí congelar mis óvulos para poder realizar la fertilización en el momento en que esté ciento por ciento convencida. Creo que tener que renunciar a algo para ser madre es siempre negativo, por eso pretendo que en mi caso la renuncia sea natural. El hecho de que exista esta opción es un alivio”, concluye.

Como Carolina, son cada vez más las deportistas de alto rendimiento que, motivadas por las exigencias de las competencias, optan por capitalizar este avance de la ciencia. El costo de vitrificar en la Argentina oscila entre los 20.000 y 30.000 pesos, dependiendo de la clínica en que se realice y la cantidad de óvulos que deben congelarse en cada caso.

“Ellas son conscientes de que deben regular y adaptar el deseo de ser madres al calendario deportivo -profundiza Giscafré-. Es el principal problema. El reloj biológico transcurre en paralelo con la carrera deportiva. Por lo general la inquietud o el deseo de ser madre se agudiza cada vez más en las mujeres que superan los 35 años, porque comienzan a caer en la cuenta de los esfuerzos y las postergaciones que realizaron en pos del éxito deportivo.”

La imposibilidad de consolidar una pareja estable para luego proyectar una familia no es un problema de pocos. En las mujeres boxeadoras, para quienes se suma el condicionante de la rudeza del deporte, la problemática puede tomar una dimensión importante en la vida psíquica y afectiva. “Antes había que pensar inevitablemente en el lazo amoroso para ser madre, ahora eso no es condición. Si estás sola, podés adoptar, realizar una inseminación o congelar óvulos. Lo importante es que esa decisión se tome en un marco de libertades y no condicionada por otras cosas”, reflexiona Giscafré.

Las posibilidades son muchas, cada caso es distinto. Un punto que es central para todas es tratar de anticiparse para entender cómo puede afectar la decisión de ser madre la carrera de una deportista de alto rendimiento. Giscafré dice que no hay una respuesta exacta: “Depende de la pasión que todavía se sienta por el deporte. Muchas obtienen el éxito después de ser madres. Otras fracasan rotundamente porque su foco está puesto en otras cuestiones, como, por ejemplo, el cuidado de su hijo o hacer vida de familia”.

La situación de Bopp, una de las principales figuras del boxeo femenino nacional, recordó un tema a veces olvidado. En todo el país son más de 300 las mujeres que poseen una licencia otorgada de la FAB y aspiran a realizar combates oficiales. Pero hay muchas más. Las que arrancan practicando la actividad de manera recreativa y luego llegan a pelear sin permisos oficiales; de este modo, quedan fuera de cualquier rango de control. Mientras tanto, muchos siguen pensando que el boxeo no es para las mujeres…

Marcelo rodríguez papini: “se multiplican los riesgos”
Médico de la FAB, sostiene que ante un embarazo hay que suspender los esfuerzos físicos

Son muchos los preconceptos alrededor del boxeo femenino. ¿Puede su práctica provocar dificultades en una mujer que en un futuro quiere ser madre? Marcelo Rodríguez Papini, médico de la Federación Argentina de Box y del Comité Olímpico Argentino (MN 113.627), explica: “No se han hecho estudios que comprueben eso. Las boxeadoras, como cualquier mujer, no están exentas de que sufran complicaciones en un embarazo. Es una falacia atribuirle al deporte que se practica una complicación en el embarazo. Todas las boxeadoras usan protectores para las mamas y la zona genital”.

Pero se advierte que los controles deben tomarse con seriedad para no seguir con los entrenamientos durante un embarazo. “Todo esfuerzo físico multiplica los riesgos en un embarazo. Obviamente, por la rudeza del deporte, las boxeadoras están mucho más expuestas -aclara Rodríguez Papini-. Las complicaciones que puede traer dependen mucho de los días o meses de gestación. Por ejemplo: si la gravidez es reciente, las complicaciones se darán en la implantación del útero; si el embarazo es avanzado y se reciben golpes en el abdomen las consecuencias pueden ser la interrupción o los daños neurológicos irreversibles para la criatura. Ante un embarazo, por el bien de la salud de ella y de la criatura, se debe suspender toda práctica de deporte que le demande esfuerzo físico.”

Fuente: La Nación

Actualidad

Marcela Gomez: Logró el record nacional de Maratón en Sevilla

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano.

Publicado

el

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano. Y consigue la mínima olímpica para los Juegos de Tokio.

También Marcela ha batido los récords nacionales de 25 y 30 kilómetros, a su paso por esas distancias con 1h28m48s y 1h45m55s respectivamente. Otros de sus parciales fueron 17m35s para los 5km, 35m19s para los 10 km, 53m09s para los 15 km y 1h14m54s a la mitad de la carrera.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con La Deportista (Grupo de Entrenamiento)

Nacida el 19 de febrero de 1984 en Corrientes y radicada desde fines de 2007 en Maringá (Brasil) -está casada con Sebastiao Cordeiro- Marcela comenzó a entrenar intensivamente hacia 2011 y mostró sus progresos en distancias de 10 km. a medio maratón.

Su debut maratonista se concretó hace dos años en Rio de Janeiro, ocupando el 5° puesto con 2h47m52s. Fue convocada para la Selección Argentina que participó en el Campeonato Sudamericano, el 23 de septiembre de ese 2018 en el marco del Maratón Internacional de Buenos Aires. Y allí, con 2h42m38s, logró el 5° lugar del Sudamericano y el 9° de la general.

En agosto de 2019 fue la mejor argentina en los 21k de Buenos Aires con un registro personal para esa distancia de 1h14m25s. Y esa actuación constituyó la antesala de su nuevo progreso en maratón: 2h34m52s en Buenos Aires, el 22 de septiembre, cuando se consagró subcampeona nacional y sudamericana -detrás de Daiana Ocampo-y sexta de la clasificación general del Maratón Internacional.

En las últimas semanas estuvo entrenando en el centro de alto rendimiento de Paipa (Colombia), en altitud, que dirige el recordado fondista Jacinto López y donde también se prepararon otros de los maratonistas que brillaron hoy en Sevilla como la peruana Gladys Tejeda y el uruguayo Nicolás Cuestas.

Marcela acaba de hacer historia en uno de los maratones más relevantes del mundo, que convocó a más de 13 mil corredores. Y ahora queda 3a. en el ránking sudamericano de todos los tiempos, que encabeza la peruana Inés Melchor (2h26m48s en 2014), seguida por la campeona panamericana, su compatriota Gladys Tejeda (2h27m07s hoy en Sevilla).

Sigue Leyendo

Actualidad

Victoria Woodward batió el record Argentino en 60mts indoor

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Publicado

el

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Con un tiempo de 7.50 segundos Victoria Woodward logró bajar considerablemente la marca de 7,85 seg de 25 años de antigüedad.

“Estoy muy contenta en mi primer competencia indoor, con sensaciones muy buenas y con récord argentino! Me motiva mucho para Sudamericano Indoor ya que voy a poder medirme con las mejores de Sudamérica”, afirmó Victoria Winwood luego de la hazaña.

El gran objetivo de Vicky es la clasificar para los Juego Olímpicos de Tokio 2020, en su especialidad habitual que son los 100 metros llanos.

Sigue Leyendo

Actualidad

Eugenia De Armas, la porteña que pasó a la historia del wakeboard al hacer un doble giro en el aire

Publicado

el

Cuando Eugenia De Armas ganó la medalla dorada en wakeboard en los Juegos Panamericanos de Lima, en julio pasado, su hermana Victoria, también integrante del seleccionado argentino de ese deporte, afirmó: “Es una bestia. No es porque sea mi hermana, pero tiene potencial y talento para llegar a ser la número uno. Sólo le falta experiencia”. En los meses siguientes, Eugenia se encargó de darle la razón.

A principios de octubre, se consagró campeona en el Latinoamericano de San Pablo y en noviembre se colgó la medalla de bronce en el Mundial de Abu Dhabi, al conseguir 56,78 puntos y quedar tercera, detrás de la italiana Alice Virag (oro con 66,44) y de la holandesa Sanne Meijer (plata con 63,78).

Así ratificó que con apenas 20 años ya es una de los representantes más destacadas del wakeboard argentino. Aunque ella no se sienta así cada vez que se sube a su tabla para empezar a dar vueltas por el aire, mientras una lancha la ayuda a desplazarse a toda velocidad.

“No soy consciente de que soy una referente hasta que me escribe alguien de Tucumán, de Salta o de otro lugar del país por Instagram para felicitarme. Es algo muy loco“, afirma Eugenia en una charla con Clarín.

La porteña, quien en marzo había ganado la dorada en los Juegos Sudamericanos de Playa de Rosario, comenzó a practicar este deporte siguiendo los pasos de su hermana cuando tenía apenas 5 años.

“Arranqué en el Delta, en la escuela de Gonzalo Renosto. Primero fue Victoria. Y como suele pasar con las hermanas, arranca una y la otra la sigue. Al principio lo hacía porque me gustaba mucho salir a andar arriba de la tabla. Era divertido. Después empezamos a ir a un Nacional, a otro y sin darnos cuenta estábamos compitiendo en el alto rendimiento”, cuenta.

Más allá de las peleas con Victoria que recuerda entre risas, su hermana tres años mayor se transformó en una compañera inseparable a la hora de salir al río. “Siempre me apoya y me empuja a probar nuevas trucos. Mucho de lo que logré no lo habría logrado si no fuera por ella. Gracias a ella empecé con el deporte y gracias a ella estoy acá. No tengo palabras para contar lo agradecida que estoy”, reflexiona De Armas.

A los 15, Eugenia comenzó a competir como profesional. Y con apenas 16, en 2015, conquistó su primer título argentino. En 2016 ganó el Campeonato Panamericano en Bogotá, su primer podio internacional. Y repitió los festejos a nivel nacional en 2017 y en 2018, temporada en la que además fue campeona en los Juegos Odesur de Cochabamba y subcampeona panamericana. Y marcó un hito a nivel mundial.

Porque a fines de ese año, De Armas completó con éxito un doble giro en la modalidad lancha y se convirtió en la primera mujer en la historia en conseguir esa pirueta de gran dificultad.

Afianzada entre las mejores “riders” del continente y del mundo, Eugenia -becada por el ENARD y la Secretaría de Deportes– asegura que lo que la hizo enamorarse del wakeboard cuando era apenas una niña es lo mismo que hoy la sigue apasionando.

Lo que más me gusta de este deporte es la sensación que tengo arriba de la tabla, con el agua, cuando salís volando. Das una vuelta para atrás, otra para adelante… Es inexplicable lo que sentís, pero es increíble”, explicó.

Es inevitable volver a repasar lo que ocurrió en Lima 2019, donde se transformó en la primera campeona panamericana en su disciplina, ya que fue el debut de la prueba femenina de wakeboard en el programa de la máxima cita deportiva continental.

“Fue un orgullo muy grande ese resultado. Trabajamos muchísimo con mi entrenador Renato Buscema para conseguir un podio y por suerte gané el oro. Y el honor de ser la primera en conseguir el título en unos Juegos Panamericanos no me lo saca nadie. Fue muy lindo”, comenta quien sumó 82,67 puntos en la final y superó así a la estadounidense Mary Howell (79,78) y a la brasileña Mariana Ribeiro (62,22).

Después de Lima y de subirse al podio mundial en Abu Dhabi, Eugenia cerró su año con un segundo lugar en el Campeonato Argentino de San Ignacio, Misiones, en el que perdió el título a manos de Victoria. Y le puso el broche de oro al 2019 con el Olimpia de Plata que la distinguió como la mejor del año en esquí náutico.

En 2020 tenemos varios torneos en Argentina, pero sólo el Panamericano (en octubre, en Brasil) con el seleccionado. Igual yo estoy con la cabeza puesta en el Mundial de 2021, que será en Roma. Mi plan es consagrarme campeona”, avisa De Armas, presente y futuro del wakeboard argentino. La maga que vuela, doma el aire con piruetas y cae parada sobre el agua.

El presente del wakeboard argentino
“El wakeboard argentino creció mucho en los últimos años”, asegura Eugenia De Armas. Y afirma que como ocurrió con la mayoría de las disciplinas amateurs, en esa evolución tuvo mucho que ver el apoyo del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación.

El dinero de esos dos organismos comenzó a llegar a este deporte en 2011, poco antes de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Y marcó un antes y un después. En la Federación Argentina de Esquí Náutico y Wakeboard decidieron apostar con todo hacia el futuro e invertir en el desarrollo de varias promesas, entre ellas Eugenia, su hermana Victoria y los mellizos Ulf y Kai Ditsch, que son los nombres fuertes del seleccionado en la categoría Open (o mayor).

Hace cinco años venimos trabajando con estos atletas, que traían un muy buen nivel desde chiquitos. Direccionamos todos nuestros esfuerzos a ellos y hoy empezamos a ver los resultados, incluso antes de lo que esperábamos. Porque pensamos que iban a tener un par de años de adaptación en Open, pero nos están sorprendiendo”, comenta Renato Buscema, entrenador del seleccionado argentino.

En el 2019, además de las medallas de De Armas, también se destacó Ulf, quien fue plata panamericana en la capital peruana, a 0,55 puntos del estadounidense Andrew Adkison (oro), y terminó quinto en el Mundial de Abu Dhabi.

¿Por qué tuvo tanto impacto el apoyo del ENARD y de la Secretaría? Porque le permitió a un deporte amateur, en el que todo se hacía a pulmón, empezar a entrenarse con un enfoque más profesional. Es decir, realizar concentraciones y clínicas de entrenamiento, competir en más torneos internacionales y viajar con equipos completos a esos certámenes. Y también le permitió a los atletas poder, desde hace cuatro años, vivir y competir en Estados Unidos durante la temporada de invierno de Argentina.

Todo eso hace la diferencia. Hoy estamos entre las cinco potencias del mundo y en Latinoamérica venimos primeros en cuanto a medallas y resultados, muy parejos en nivel con México y los mejores países. Los chicos están en el primer nivel mundial. El presente es muy bueno y el futuro, con esta camada, también lo será. Ahora apuntamos a perfeccionar los detalles, que es lo que te lleva a la excelencia”, analiza Buscema. NR

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.