Conecte con nosotros

Actualidad

Elegir la vida de gimnasta: “El alto rendimiento no es un hobby”

Publicado

el

Cuando Diana tenía 11 años deseaba ser gimnasta más que nada en el mundo. Quería entrenar sin descanso e irse a dormir repasando los saltos. Anhelaba competir, subir al podio y vivir de lo que amaba. No le importaban las lesiones ni las horas en el gimnasio cuando sus amigas salían. Ella sólo quería ser gimnasta. Un día, cansada de que sus padres no tomen su deseo en serio, tomó aire, respiró profundo y con una voz clara les dijo: “El alto rendimiento no es un hobby”

“Nací gimnasta”

Hay personas que encuentran su vocación al salir del secundario. Otras, en cambio, saben desde muy chicas que quieren dedicarse a lo mismo que sus papás o hacer precisamente lo contrario. Y están quienes cambian varias veces de rubro o nunca logran darse cuenta qué es lo que los apasiona.

Diana se acuerda el momento exacto en que supo que quería ser gimnasta. Tenía 4 años y en la televisión estaban transmitiendo los Juegos Olímpicos de Barcelona del ’92. Ella, pese a su corta edad, no lograba separase de la pantalla, hipnotizada por las rutinas de las gimnastas y esos saltos imposibles de reproducir.

A los 7 años, a pesar de que ella dijo muchas veces que quería ir a clases de gimnasia, su mamá la anotó en natación. Ella odiaba desde la revisación hasta salir del natatorio con el pelo mojado y los ojos irritados. Cuando nadaba solo pensaba en esas chicas que había visto en la tele, tan flexibles y ágiles que dominaban cualquier meta que se proponían. Sin embargo, ese año cuando empezó el colegio a varias de sus compañeras las anotaron en un taller de gimnasia deportiva y luego de insistir por horas su mamá accedió.

“Mientras nos enseñaban el conejito yo miraba a las de séptimo practicar sus primeros souplesse, al punto de que en una clase me animé a intentarlo sin permiso, separé las piernas, me tiré hacia atrás y me di la cabeza contra el piso. En ese momento, mientras mis amigas se reían, la llamé a la profesora desde mi posición de puente y ella me ayudó a finalizar el movimiento”, recuerda Diana. Desde ese día comenzó a entrenar dos veces por semana y pasó a compartir el espacio con las chicas más grandes.

Diana gimnasta4

La satisfacción de levantar la copa

En los torneos la adelantaban un nivel y en las muestras de fin de año todos la aplaudían asombrados porque con su corta edad lograba hacer lo mismo que las alumnas de 12.

Tardó cuatro años hasta convencer a sus padres de que la dejaran ingresar al CENARD. Ellos pensaban que era una nena caprichosa que quería entrenar para no estudiar y se estaba desviando “de los verdaderos objetivos de la vida”, pero en 2004 los convenció y su vida dio un salto.

La primera vez que entró al Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo sintió que estaba jugando en primera y no paraba de gritar de entusiasmo porque justo estaba Eric Pedercini volando en la pedana. En ese momento, también advirtió que ahora no solo haría gimnasia en suelo, tendría salto, paralelas y viga. Tenía el mundo a sus pies.

A los 15 años empezó a competir en la Federación: “Era grande para empezar y no estaba en un nivel muy alto pero era feliz porque la gimnasia me había dado la posibilidad de ser la mejor para mí y todo el esfuerzo se reflejaba en resultados, algo que en la vida lamentablemente no siempre pasa”.

Quería ser campeona nacional y aunque nunca había obtenido un título intermedio sentía que podía ser la mejor. Con mucho entrenamiento cumplió su objetivo y se propuso ir por más.

Limites propios y ajenos

Estaba en su mejor nivel pero al año siguiente apareció lo que Diana llama “el monstruo“, una lesión en el pie que le impidió seguir compitiendo. Hizo kinesiología y hasta se infiltró pero siempre volvía el dolor. Finalmente decidió operarse y parar por un tiempo.
Sus familiares aprovecharon el momento para repetirle que era tiempo de “elegir una profesión seria, universitaria” y dedicarse al estudio.
Ellos no entendieron lo que es acompañar a un hijo en un deporte -reflexiona Diana:– No entendieron que lo que yo quería era entrenar y que el alto rendimiento no es un hobby. Hay que resignar muchas cosas, bancarse muchas lesiones y dolores. No podés parar, el compromiso es demasiado grande y cuando algo sale mal uno no puede simplemente dejar eso que ama y hacer otra cosa”

Silenciar la pasión para que después resurja con fuerza

En el 2006 Diana dejó la gimnasia y empezó Relaciones Internacionales. No quería defraudar a su familia, quería cumplir sus expectativas. Sin embargo, ya no era feliz. Dejar de entrenar le había sacado las ambiciones, no tenía los objetivos claros y sentía que había perdido su identidad.

“La vida es sabia”, dice Diana, y cuenta que aunque se recibió y trabajó en una empresa siempre le fue mal ejerciendo su título. Odiaba a su jefe y la dinámica en la que el esfuerzo no valía nada. Se sentía un número fácilmente reemplazable.

En 2012 empezó a dar clases de acrobacia y en 2014 volvió al gimnasio. En ese momento también aceptó que no sería la empresaria de traje en una oficina que su papá anhelaba: “La figura paterna era muy fuerte para mi. Yo era la nena de papá, lo amaba profundamente y no quería decepcionarlo pero entendí que si no hacía lo que me gustaba me decepcionaba a mí misma”.

Hace unos años a su papá lo asaltaron y dispararon en el pecho, a dos centímetros del corazón. Aunque sobrevivió y hoy lleva una vida sin secuelas el hecho fue un quiebre en la vida de Diana. Ella sintió que él, su mayor referente, podría haber muerto sin haber aprovechado su vida. Eso le hizo pensar en que si algo le pasaba sus años más felices habrían sido los de la infancia.

En ese momento decidió volver a entrenar y a ser gimnasta federada. Volvió a competir y su corazón volvió a agitarse de emoción. “Me di cuenta de que esa era yo. No era estudiante, empresaria, hija, docente, esposa ni madre. Era gimnasta y no quería dejar de serlo nunca más”. NR

Diana gimnasta3
Fuente consultada: La Nación

Actualidad

La Academia Ferrari suma su primera piloto mujer

Maya Weug, de 16 años, fue la ganadora de un programa de la FIA y la Scuderia

Publicado

el

Maya Weug, una joven de 16 años, se convirtió en la primera dama en llegar al Ferrari Driver Academy (FDA), el programa de desarrollo de jóvenes pilotos de la Scuderia. La neerlandesa-belga fue la ganadora del programa Girls on Track- Rising Stars (Chicas en el Autódromo – Estrellas en crecimiento) de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) y luego de su paso por el karting, este año debutará en la Fórmula 4, la primera categoría de monopostos en el camino hacia la Máxima.

El automovilismo ya es inclusivo porque es uno de los pocos deportes donde los hombres y mujeres pueden competir juntos, en los últimos años la FIA empezó a trabajar para darles más oportunidades a las mujeres. Esto mediante la comisión Women in Motorsport (Mujeres en el Automovilismo) que dirige Michele Mouton, que es considerada la mejor piloto de todos los tiempos. La francesa fue subcampeona mundial de rally en 1982.

Maya nació y se crió en Costa Blanca, en España. Su mamá es neerlandesa y su papá belga, por eso tiene esas nacionalidades. A los siete años les regalaron a ella y a su hermano un karting Birel de 85 cm3. De niña ya supo qué quiso para el resto de su vida: correr en autos. Empezó a competir en karts en torneos regionales para ganar experiencia. El aprendizaje fue bueno y en 2014 ya logró su primera victoria en el Campeonato de España.

En 2015 fue subcampeona nacional y ganó una copa de invierno, la Winter Series Karts en la categoría en mini 60 cm3. En 2018 fue reclutada por el programa Richard Mille Young Talent Academy y ese mismo año pasó a ser piloto oficial de Birel, la marca del primer karting que le regalaron. Allí desarrolló los karts de la fábrica y la representó en sus competencias. En 2019 se creó el programa Girls on Track-Rising en el que la FIA plasmó el convenio con FDA. En 2020 comenzaron las pruebas, selecciones y evaluación final. Maya fue la mejor del programa y se aseguró un lugar en el programa de Ferrari luego de impresionar en una evaluación hecha la semana pasada en la pista de Fiorano, en Maranello.

“Literalmente no tengo palabras para expresar mis sentimientos en este momento. Ha sido mi sueño durante tanto tiempo, desde que comencé a practicar karting; estar con Ferrari es increíble. Y ahora, en realidad, ganar es simplemente irreal y estoy muy feliz y agradecida con toda la Ferrari Driver Academy y la FIA por todo su arduo trabajo, muchas gracias”, dijo la joven.

Empezá el 2021 corriendo con La Deportista

“Ha sido una experiencia increíble, he aprendido mucho, pero definitivamente la COVID-19 hizo que fuera difícil viajar y llegar a tiempo. Pero también las otras chicas han hecho que sea muy difícil estar aquí ahora y ha sido increíble. ¡Todavía estoy perdida por las palabras! Es mi primera temporada en F4, así que busco mejorar en cada carrera y es un gran honor estar con la Ferrari Driver Academy y representarlos a ellos y a la FIA Women en el automovilismo. Voy a hacer que se sientan orgullosos y dar todo lo que tengo y voy a apuntar a una posición superior, por supuesto. No se imaginan lo orgullosa que voy a llevar esta camiseta roja con el logo, es increíble y los enorgulleceré a todos, estoy segura”, agregó.

Maya correrá esta temporada en la Fórmula 4 que es la primera categoría de monopostos para poder llegar a la F1. Entrega puntos para la Superlicencia de la FIA, el requisito excluyente para poder subirse a un auto de la Máxima. Desde 1992 que una mujer no corre en la F1, en ocasión de la italiana Giovana Amatti. La única dama en sumar puntos en la Máxima fue la italiana Lella Lombardi en el Gran Premio de España de 1975.

NT

 

Sigue Leyendo

Actualidad

Empezá el 2021 corriendo con La Deportista

La Deportista es un grupo de entrenamiento mixto para todas las edades y niveles fundado en 2009 por Laura Urteaga

Publicado

el

Tras meses de encierro, con todo lo que ello significa para la salud física y mental, poco a poco más actividades comienzan a adaptarse a esta “nueva realidad”, como lo hizo el Grupo de Entrenamiento La Deportista que, bajo estrictos protocolos sanitarios, volvió a correr en Parque Chacabuco. La temporada 2021 comenzó fuerte, con una gran demanda.

La Deportista es un grupo de entrenamiento mixto para todas las edades y niveles fundado en 2009 por Laura Urteaga, quien un año antes fue representante argentina en el Mundial de Triatlon en EE.UU. Del mismo, surgieron cientos de corredores amateurs que de apenas caminar algunas cuadras pasaron a correr hasta maratones. También, gracias al trabajo, ímpetu, generosidad y conocimiento de su fundadora, se fundaron –en estos trece años- una decena de grupos de entrenamiento en toda la ciudad de Buenos Aires.

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

“La vuelta al parque fue un respiro de aire puro para todos los que vivimos encerrados y ayuda muchísimo para despejarse, el volver a ver a los compañeros de entrenamiento por más que no los puedas saludar con un abrazo. Antes nos veíamos en el zoom a través de una pantalla y encontrarse después de meses en persona ayuda muchísimo al ánimo y a la cabeza, y, como todo trabajo en grupo, estar con otra persona siempre colabora en el rendimiento”, sostiene la profesora Romina Molinari.

Esta vuelta gradual al espacio verde se dio por pedido de los mismos alumnos que poco a poco se van sumando. “No nos tomamos vacaciones , dado que la temporada 2021, empezó muy fuerte. Hay muchas ganas de correr”, explica.

En el protocolo de los nuevos entrenamientos incluye el uso constante del tapabocas – menos cuando se ponen a trotar”-, no utilizar elementos deportivos que brinde el profesor y tampoco compartir botellas de agua. Aunque estamos al aire libre, respetamos la distancia social. Somos un grupo y nos cuidamos entre todos”, detalla Molinari.

Investigación científica asegura que caminar todas las semanas aumenta la expectativa de vida

“En La Deportista, vienen a correr vecinos de los barrios de Flores, Caballito, Almagro y Parque Chacabuco principalmente y se arman, con el correr de los meses, un grupo sostenido de amistad, solidario, buena onda”, sostiene Paula, otra de sus profesoras.

La Pista de Atletismo del Parque Chacabuco es de calidad profesional. Se trata de la primera pista de material sintético con características profesionales en un espacio público porteño. Tiene 400 metros de longitud y 8 andariveles, con una superficie de tartán que es la más adecuada para practicar el atletismo y que la convierte en una de las pistas profesionales más modernas del país.

Los mejores ejercicios para ganarle la batalla a la “pancita” y marcar los abdominales

Quienes deseen más información pueden comunicarse con La Deportista, pueden enviarle un whatsapp a la profesora Romina Molinari al 1163366404. En 2021, La Deportista Running Team entrena en el Parque Chacabuco de lunes a sábados por la mañana y por la tarde. Consultar horarios, disponibilidad y clase de prueba.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

Es una hierba que en la antigüedad era muy popular tanto por sus virtudes gastronómicas como curativas

Publicado

el

Originaria de la región mediterránea, el orégano es una hierba aromática que en la antigüedad era muy popular tanto por sus virtudes gastronómicas como curativas. Porque, así como hoy es casi imposible imaginar una pizza sin la mozzarella salpicada de orégano seco, hubo un tiempo donde sus hojas frescas eran frecuentes en el botiquín médico.

Esto se debe a la gran cantidad de propiedad que tienen. Entro otros elementos, el orégano contiene fibra, hierro, magnesio, folato, calcio, zinc, potasio y ácidos grasos omega, además de vitaminas A, C, E, B6 y K.

Así, algunos de los beneficios que tiene son:

+ Es recomendada su infusión para aliviar problemas estomacales o digestivos, debido a su contenido de timol, carvacrol y borneol. Se dice que también es bueno para combatir molestias musculares y dolores de cabeza.

+ Al tener flavonoides, taninos, ácidos fenólico, ácido rosmarínico y aceite esencial (carvacrol, timol, origaneno), también se le reconocen propiedades antioxidantes.

+ Además, se le atribuyen beneficios antiinflamatorios gracias a uno de sus ingredientes activos conocido como beta-cariofilina (E-BCP).

+ El orégano seco tiene efectos analgésicos y antisépticos, porque lo que es un buen aliado para aliviar resfriados, catarros o congestiones nasales.

+ Otro de sus beneficios es que combate la actividad microbiana.

El básquet femenino tiene un plan para encontrar futuras jugadoras

Por otro lado, el orégano tiene un alto valor nutricional:

Cada 100 gramos contiene:

  • Valor energético 335 kcal
  • Proteína 11 g
  • Grasa 10,3 g
  • Hidratos de carbono 49,5
  • Fibra 42.8 g
  • Calcio 1580 mg
  • Hierro 44 mg
  • Magnesio 270 mg
  • Zinc 4,4 mg
  • Sodio 15 mg
  • Potasio 1670 mg
  • Fósforo 200 mg
  • Vitamina A 690 µg (microgramo)
  • Vitamina E 18,9 mg
  • Vitamina B3 (niacina) 6,2 mg
  • Vitamina B6 1,04 mg
  • Vitamina B1 o tiamina 0,17 mg
  • Vitamina B2 (riboflavina) 0,52 mg

NT

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.