Conecte con nosotros

Londres 2012

“Esta es una gran oportunidad”

Publicado

el

Abogada de profesión, representará al país arbitrando el torneo femenino de fútbol de los Juegos Olímpicos. En diálogo con Página/12 repasó su carrera y habló sobre el esfuerzo que debe hacer para destacarse en un ambiente machista.

Desde muy chica estuvo ligada al fútbol, como aficionada y jugadora, pero cada vez que opinaba sentía que su opinión era descalificada por su condición de mujer. Se decidió entonces a seguir el curso de árbitro para demostrar que sabía y entendía el juego como cualquier hombre. Y así fue como hace catorce años inició una carrera que le permitió alcanzar la condición de internacional y ser designada para dirigir el torneo de fútbol femenino que tendrá lugar en los Juegos Olímpicos. A los 32 años, Salomé Di Iorio, abogada de profesión, viajará rumbo a Londres con la ilusión de seguir creciendo. “Mi sueño es dirigir en Primera y ojalá esta experiencia me dé impulso para llegar”, señaló en una charla con Página/12.

–¿Con qué expectativas viaja a los Juegos Olímpicos?

–Con las mejores. Voy a tratar de disfrutar esta oportunidad al máximo. La posibilidad de estar en una competencia de tanto prestigio puede ser muy importante para mi carrera. Vengo trabajando desde hace varios años, y creo que cuando salgo a la cancha hago las cosas bien. Este año tuve la oportunidad de concurrir a un seminario de la FIFA que se llevó a cabo en Portugal y en las evaluaciones me fue bien. Pasé todas las pruebas reglamentarias de la Conmebol a las que se someten los árbitros internacionales y en las evaluaciones físicas también salí bien. Creo que voy a Londres con buenos antecedentes y quiero hacerlos valer.

–¿Cree que después de esta oportunidad se le abrirá el camino para dirigir en Primera División?

–Soy internacional desde 2004, dirigí un Torneo Sudamericano juvenil femenino, los Juegos Panamericanos de Guadalajara, y en los partidos de Reserva de la Primera. Lamentablemente, no depende de mí el hecho de subir de categoría. Siento que estoy en condiciones de hacerlo, desde el punto de vista técnico, pero bueno, los prejuicios que existen en este medio hacen que a una mujer todo le cueste el doble. Tal vez me falte demostrar algo más, no lo sé. De todos modos no es normal que un árbitro esté estancado durante seis años en una misma categoría. Este año tuve la chance de jugar en Primera D y no creo haber hecho las cosas mal. Igual sigo esperando una oportunidad y trabajo para conseguirla.

–¿El fútbol es un medio machista?

–Es un medio dominado por hombres y en el cual las mujeres debemos esforzarnos el doble o el triple para tener las mismas oportunidades. Y es un desafío para quienes tienen la responsabilidad de designar darle la responsabilidad a una mujer de dirigir partidos o torneos de jerarquía. Es verdad que nadie lo dice de forma explícita, aunque las circunstancias demuestran que a las mujeres de este medio las cosas no les resultan fáciles.

–¿Cómo la tratan los hombres dentro de la cancha?

–Bien, de hecho dirigí más a hombres que mujeres a lo largo de mi carrera. Hace unos catorce años que estoy en la AFA y a muchos de los jugadores que hoy juegan en Reserva los dirigí cuando estaban en infantiles. Siempre hubo respeto, de los futbolistas hacia mí y de mí hacia ellos. Y creo que, en este juego, la autoridad se consigue demostrando capacidad a la hora de aplicar el reglamento.

–¿Pero es cierto que frente a una mujer el jugador se contiene un poco más a la hora de reclamar?

–Depende de la temperatura del partido, de lo que se juega o del estado de ánimo de cada futbolista. Igualmente, hay de todo. Existen personas que no toleran que una mujer les marque una equivocación, un error, una falta, y otros en cambio se morigeran un poco más, pero no tanto…

–¿Es de hablar mucho con los jugadores?

–Bastante. Sobre todo en los partidos que se ponen difíciles, trato de charlar mucho con los capitanes para calmar las cosas y evitar que pasen a mayores. No me gusta sacar tarjetas porque sí.

–¿Y cómo reacciona la gente en la cancha ante el error de una referí?

–Y a veces con un poco más de intolerancia que ante la equivocación de un hombre. Frente a un fallo mal cobrado enseguida aparece el “no puede estar acá porque es mujer”. Es cierto que a los hombres se les perdona más el error que a las mujeres. La única forma de revertir eso es demostrando capacidad, no hay otra.

–¿Ser árbitra viene a ser algo así como una cruzada en el fútbol?

–Y sí. Es algo parecido a eso. Fui una de las pioneras en el arbitraje femenino, cuando empecé éramos solamente cuatro y hoy somos once en actividad. Cada torneo o partido importante al que es designada una mujer es un espacio que se gana para las otras árbitras que se están formando.

–¿El mejor referí es el que pasa desapercibido?

–Es que a veces no se puede pasar desapercibido. Hay jugadas determinantes donde se debe aplicar el reglamento correctamente y es imposible no destacarse, para bien o para mal. Si se sanciona un penal en el último minuto de juego es imposible no estar en el centro de las miradas. En mi caso, me gusta darle continuidad, fluidez al juego, dentro de los límites reglamentarios y sin caer en el vale todo.

–¿Cómo tomó la decisión de empezar a dirigir?

–Siempre me gustó el fútbol y me sentí desde chica ligada a él. Incluso, cuando tenía 12 años jugaba con varones en un equipo que participaba en la Liga de Quilmes. Sin embargo, cuando iba a la cancha mi opinión era descalificada por el simple hecho de ser mujer y eso era algo que me molestaba mucho. A los dieciséis años decidí hacer el curso como un desafío, para demostrar que era capaz de entender el juego como cualquier hombre. En mi familia pensaron que era un capricho, que se me pasaría con el correr del tiempo, pero cuando vieron que era de seguir la carrera de abogacía y dirigir al mismo tiempo me empezaron a tomar en serio. Gracias al arbitraje conocí un montón de lugares y viví sensaciones que eran inimaginables cuando empecé. Ahora se vienen los Juegos, voy a representar al fútbol argentino y al sudamericano, y la verdad, siento que todo el sacrificio que hice valió la pena. Ojalá tenga la chance de dirigir un Mundial, ésa sería una linda forma de coronar mi carrera.

Londres 2012

Un oro menos por doping

Publicado

el

Nadzeya-Ostapchuk-doping-juegos-olimpicos_ladeportista.com.ar

Nadzeya Ostapchuk se quedó sin la medalla obtenida en lanzamiento de bala por no pasar el control. Se encontraron restos de un anabolizante en su orina.

Nadzeya-Ostapchuk-doping-juegos-olimpicos_ladeportista.com.ar
El Comité Olímpico Internacional le quitó la medalla dorada a la bielorrusa Nadzeya Ostapchuk (lanzamiento de bala) por doping. La atleta de 31 años se sometió al control antidopaje luego de su victoria, el cual reveló la presencia de metenolona en su orina. Esta sustancia es un agente anabolizante que figura en la lista de productos prohibidos confeccionada para este año.

Ostapchuk, campeona del mundo en 2005, causó la sorpresa al imponerse con un lanzamiento de 21,36 metros, muy por delante de la gran favorita, la neozelandesa Valerie Adams, campeona olímpica y triple campeona del mundo (20,70 metros), y de la rusa Evgeniia Kolodko (20,48 metros). El Comité Olímpico reasignará las medallas y subirá al podio, junto con las atletas mencionadas, la china Lijiao Gong.

Sigue Leyendo

Londres 2012

Grit Sadeiko, la bella súper atleta

Publicado

el

grit_sadeiko_deportista_femenina_ladeportista.com.ar

Grit Sadeiko se destaca en el heptatlón y aunque no tuvo una gran performance en los Juegos Olímpicos de Londres -finalizó en el puesto 23-, fue una de las más observadas por el público debido a su belleza.
grit_sadeiko_deportista_femenina_ladeportista.com.ar
Nacida hace 23 años en Tallin, la capital de Estonia, Sadeiko logró un tercer puesto en el Mundial juvenil de Polonia en 2008 y una medalla dorada en el Campeonato Europeo Sub-23 de Ostrava, República Checa, en 2011.

Además, esta hermosa atleta tiene una hermana de 19 años (Grete) que también le sigue sus pasos en el heptatlón.

 

[nggallery id=50]

Sigue Leyendo

Londres 2012

La “dorada” con genes argentinos

Publicado

el

diana_taurasi_eeuu_basquet_femenino_ladeportista.com.ar

Diana Taurasi, cuya madre es argentina, volvió a colgarse la medalla de oro con la selección femenina de básquet de EE.UU. Su historia.
diana_taurasi_eeuu_basquet_femenino_ladeportista.com.ar
La estadounidense Diana Taurasi, padre italiano y madre argentina, es el acelerador de Estados Unidos y ayer tuvo su recompensa con la tercera medalla de oro olímpica de su carrera, a una sólo de la legendaria Lisa Leslie. Su equipo, que no pierde jun partido olímpico desde Barcelona-92, logró además su quinta medalla de oro consecutiva tras imponerse a Francia en la final.

“Río, baby, vamos para ahí“, dijo Taurasi sobre la posibilidad de una cuarta medalla de oro, mientras festejaba la tercera haciendo el gesto del rayo de Usain Bolt.

El palmarés de esta escolta de 30 años, 1,83m y 74 kilos, no deja dudas: tres títulos universitarios con la Universidad de Connecticut (UConn); tres medallas de oro olímpicas; un campeonato mundial, dos títulos de la WNBA con los Phoenix Mercury y cuatro Euroligas con el Spartak de Moscú.

Además, Taurasi fue elegida mejora jugadora de la WNBA en 2009 y 2012, y ha sido la mejor anotadora de la liga estadounidense en cinco ocasiones -tiene una media de 20,8 puntos y cuatro asistencias por partido en su carrera.

De los Juegos Olímpicos de Londres se va con una media de 21 puntos, pese a que acababa de salir de una lesión de cadera que le había impedido jugar los últimos partidos de la WNBA con los Phoenix Mercury.

Taurasi nació el 11 de junio de 1982 en Chino, una población de unos 67.000 habitantes del sur de California, a unos 56 km de Los Ángeles, adonde su padre Mario y su madre Liliana habían llegado dos años antes procedentes de Argentina.

Su madre es de Rosario y su padre, nacido en Italia, emigró a Argentina de pequeño. Diana Taurasi habla español, la lengua que se usaba en su casa, y tiene una hermana.

Persona de sonrisa fácil, Taurasi no se muerde la lengua y acumula varios episodios que le valieron el sello de rebelde. Fue la jugadora de perfil más alto en negarse a recortar y ajustar su uniforme cuando jugaba en el Galatasaray turco, según las nuevas reglas de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) para hacer más atractivo el básquet femenino.

En noviembre de 2011, cuando juagaba en el Fenerbahce turco, dio positivo por modafinilo, un neuroestimulante que combate la fatiga, pero la Federación de Baloncesto de Turquía (TBF) acabó aceptando las explicaciones de la defensa de la jugadora, lo que le salvó de hasta dos años de suspensión.

Dos años antes, en 2009, Taurasi fue detenida en Estados Unidos conduciendo con más alcohol en la sangre del permitido, por lo que fue condenada a 10 días de cárcel de los que cumplió uno como parte de un acuerdo con el juez.

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.