Conecte con nosotros

Actualidad

Eugenia De Armas, la porteña que pasó a la historia del wakeboard al hacer un doble giro en el aire

Publicado

el

Cuando Eugenia De Armas ganó la medalla dorada en wakeboard en los Juegos Panamericanos de Lima, en julio pasado, su hermana Victoria, también integrante del seleccionado argentino de ese deporte, afirmó: “Es una bestia. No es porque sea mi hermana, pero tiene potencial y talento para llegar a ser la número uno. Sólo le falta experiencia”. En los meses siguientes, Eugenia se encargó de darle la razón.

A principios de octubre, se consagró campeona en el Latinoamericano de San Pablo y en noviembre se colgó la medalla de bronce en el Mundial de Abu Dhabi, al conseguir 56,78 puntos y quedar tercera, detrás de la italiana Alice Virag (oro con 66,44) y de la holandesa Sanne Meijer (plata con 63,78).

Así ratificó que con apenas 20 años ya es una de los representantes más destacadas del wakeboard argentino. Aunque ella no se sienta así cada vez que se sube a su tabla para empezar a dar vueltas por el aire, mientras una lancha la ayuda a desplazarse a toda velocidad.

“No soy consciente de que soy una referente hasta que me escribe alguien de Tucumán, de Salta o de otro lugar del país por Instagram para felicitarme. Es algo muy loco“, afirma Eugenia en una charla con Clarín.

La porteña, quien en marzo había ganado la dorada en los Juegos Sudamericanos de Playa de Rosario, comenzó a practicar este deporte siguiendo los pasos de su hermana cuando tenía apenas 5 años.

“Arranqué en el Delta, en la escuela de Gonzalo Renosto. Primero fue Victoria. Y como suele pasar con las hermanas, arranca una y la otra la sigue. Al principio lo hacía porque me gustaba mucho salir a andar arriba de la tabla. Era divertido. Después empezamos a ir a un Nacional, a otro y sin darnos cuenta estábamos compitiendo en el alto rendimiento”, cuenta.

Más allá de las peleas con Victoria que recuerda entre risas, su hermana tres años mayor se transformó en una compañera inseparable a la hora de salir al río. “Siempre me apoya y me empuja a probar nuevas trucos. Mucho de lo que logré no lo habría logrado si no fuera por ella. Gracias a ella empecé con el deporte y gracias a ella estoy acá. No tengo palabras para contar lo agradecida que estoy”, reflexiona De Armas.

A los 15, Eugenia comenzó a competir como profesional. Y con apenas 16, en 2015, conquistó su primer título argentino. En 2016 ganó el Campeonato Panamericano en Bogotá, su primer podio internacional. Y repitió los festejos a nivel nacional en 2017 y en 2018, temporada en la que además fue campeona en los Juegos Odesur de Cochabamba y subcampeona panamericana. Y marcó un hito a nivel mundial.

Porque a fines de ese año, De Armas completó con éxito un doble giro en la modalidad lancha y se convirtió en la primera mujer en la historia en conseguir esa pirueta de gran dificultad.

Afianzada entre las mejores “riders” del continente y del mundo, Eugenia -becada por el ENARD y la Secretaría de Deportes– asegura que lo que la hizo enamorarse del wakeboard cuando era apenas una niña es lo mismo que hoy la sigue apasionando.

Lo que más me gusta de este deporte es la sensación que tengo arriba de la tabla, con el agua, cuando salís volando. Das una vuelta para atrás, otra para adelante… Es inexplicable lo que sentís, pero es increíble”, explicó.

Es inevitable volver a repasar lo que ocurrió en Lima 2019, donde se transformó en la primera campeona panamericana en su disciplina, ya que fue el debut de la prueba femenina de wakeboard en el programa de la máxima cita deportiva continental.

“Fue un orgullo muy grande ese resultado. Trabajamos muchísimo con mi entrenador Renato Buscema para conseguir un podio y por suerte gané el oro. Y el honor de ser la primera en conseguir el título en unos Juegos Panamericanos no me lo saca nadie. Fue muy lindo”, comenta quien sumó 82,67 puntos en la final y superó así a la estadounidense Mary Howell (79,78) y a la brasileña Mariana Ribeiro (62,22).

Después de Lima y de subirse al podio mundial en Abu Dhabi, Eugenia cerró su año con un segundo lugar en el Campeonato Argentino de San Ignacio, Misiones, en el que perdió el título a manos de Victoria. Y le puso el broche de oro al 2019 con el Olimpia de Plata que la distinguió como la mejor del año en esquí náutico.

En 2020 tenemos varios torneos en Argentina, pero sólo el Panamericano (en octubre, en Brasil) con el seleccionado. Igual yo estoy con la cabeza puesta en el Mundial de 2021, que será en Roma. Mi plan es consagrarme campeona”, avisa De Armas, presente y futuro del wakeboard argentino. La maga que vuela, doma el aire con piruetas y cae parada sobre el agua.

El presente del wakeboard argentino
“El wakeboard argentino creció mucho en los últimos años”, asegura Eugenia De Armas. Y afirma que como ocurrió con la mayoría de las disciplinas amateurs, en esa evolución tuvo mucho que ver el apoyo del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación.

El dinero de esos dos organismos comenzó a llegar a este deporte en 2011, poco antes de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Y marcó un antes y un después. En la Federación Argentina de Esquí Náutico y Wakeboard decidieron apostar con todo hacia el futuro e invertir en el desarrollo de varias promesas, entre ellas Eugenia, su hermana Victoria y los mellizos Ulf y Kai Ditsch, que son los nombres fuertes del seleccionado en la categoría Open (o mayor).

Hace cinco años venimos trabajando con estos atletas, que traían un muy buen nivel desde chiquitos. Direccionamos todos nuestros esfuerzos a ellos y hoy empezamos a ver los resultados, incluso antes de lo que esperábamos. Porque pensamos que iban a tener un par de años de adaptación en Open, pero nos están sorprendiendo”, comenta Renato Buscema, entrenador del seleccionado argentino.

En el 2019, además de las medallas de De Armas, también se destacó Ulf, quien fue plata panamericana en la capital peruana, a 0,55 puntos del estadounidense Andrew Adkison (oro), y terminó quinto en el Mundial de Abu Dhabi.

¿Por qué tuvo tanto impacto el apoyo del ENARD y de la Secretaría? Porque le permitió a un deporte amateur, en el que todo se hacía a pulmón, empezar a entrenarse con un enfoque más profesional. Es decir, realizar concentraciones y clínicas de entrenamiento, competir en más torneos internacionales y viajar con equipos completos a esos certámenes. Y también le permitió a los atletas poder, desde hace cuatro años, vivir y competir en Estados Unidos durante la temporada de invierno de Argentina.

Todo eso hace la diferencia. Hoy estamos entre las cinco potencias del mundo y en Latinoamérica venimos primeros en cuanto a medallas y resultados, muy parejos en nivel con México y los mejores países. Los chicos están en el primer nivel mundial. El presente es muy bueno y el futuro, con esta camada, también lo será. Ahora apuntamos a perfeccionar los detalles, que es lo que te lleva a la excelencia”, analiza Buscema. NR

Actualidad

Evelina Cabrera fue designada como Embajadora de la Buena Voluntad por la OEA

La entrenadora y co-fundadora de la Asociación Femenina de Fútbol Argentino volvió a ser noticia

Publicado

el

Evelina Cabrera continúa recibiendo distinciones por su ejemplo de vida y de superación. Luego de ser noticia por convertirse en la primera mujer en integrar el cuerpo técnico de un equipo masculino en México, la argentina fue designada como Embajadora de la Buena Voluntad por la OEA.

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, fue quien designó a la dirigente de fútbol y activista social Evelina Cabrera como Embajadora de Buena Voluntad por la Equidad en el Deporte de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

“Es un honor tener como aliada de la OEA a Evelina, quien lucha todos los días por la inclusión social y el empoderamiento de las mujeres y la niñez. Su ejemplo de vida inspira e inspirará a millones de niñas y niños y jóvenes en el Hemisferio para superarse utilizando como herramienta el deporte y así mejorar su calidad de vida y acceso a derechos”, dijo el Secretario General. “El deporte debe ser igualitario, y este objetivo se vuelve aún más importante en el contexto de pandemia, porque muchas mujeres, jóvenes y niños y niñas en situación de vulnerabilidad perdieron el acceso a la educación, a la salud, y otros derechos básicos”, agregó la entidad.

¿Cuál es el tiempo que hay que dejar pasar entre una carrera y otra?

Cabrera, por su parte, aseguró sentirse “muy feliz con este nombramiento”. “Es una gran responsabilidad que asumiré con mucho orgullo. Junto con la OEA tendremos la oportunidad de llegar a más niños y niñas en toda la región. El deporte es el reflejo de la sociedad. Todos los chicos y las chicas ven al deporte como un juego, pero también es una excusa para desarrollar otros temas que son tabú como la educación sexual, talleres de sensibilización de género, violencia doméstica, discriminación y muchos otras problemáticas sociales que sin el deporte fuera más difícil de hablar”, manifestó.

El trabajo conjunto de Cabrera y la Secretaría General de la OEA estará centrado en impulsar proyectos que cierren la brecha de género y fomenten la equidad en el deporte, anunciaron desde el sitio oficial.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

¿Cuál es el tiempo que hay que dejar pasar entre una carrera y otra?

Participar en muchas competencias seguidas, puede ser contraproducente

Publicado

el

Las carreras son eventos deportivos y sociales divertidos llenos de emociones. Muchas veces, la euforia de terminar una carrera, genera el deseo de querer participar todos los fines de semanas. Sin embargo esto puede ser contraproducente para el corredor si se exige más de la cuenta. Por eso hay que evaluar muchos factores a la hora de decidir en cantas competencias se quiere participar en el año.

Es esencial conocer el estado físico general, la resistencia y, sobre todo, y el enfoque que se le quiere dar a la carrera. Si uno quiere participar en una competencia de 10 Km como si fuera un fondo, como si fuera un entrenamiento, solo para correr un poco, entonces es una cosa. Pero si, por el contrario, si se busca dejar todo en la carrera e ir al máximo, la distancia entre dos carreras de hasta 10 Km es otra.

Trotar 10 Km es para muchos corredores una exigencia menor a un entrenamiento fuerte o el equivalente a un fondo rápido. Gran parte de los corredores hace fondos de 12 Km sin mayores problemas. Si uno quiere hacer una carrera a ese mismo ritmo, entonces no hay contraindicación alguna. Se puede hacer una carrera por fin de semana porque en realidad no se sentirá la diferencia. Tendrán hidratación, la medalla y mayor fiesta que en un entrenamiento solitario.

Tras ganar su medalla de bronce, Belén Casetta se la regaló a Santiago Maratea

Si por el contrario, se busca mejorar una marca por ejemplo, no se deben correr todos los fines de semana. Correr fuerte una carrera implica no solo un trabajo exigente en el día de la competencia, sino también una descarga en los días previos y una recuperación en los posteriores. Es cierto que es más sencillo recuperarse de un 10 Km que de distancias más largas, pero eso no significa que no haya desgaste en la competición de aficionados en los diez kilómetros.

Se deben dejar pasar, como mínimo, dos semanas sin competencias para recuperarse. Así que cada tres semanas, una carrera de diez kilómetros, para un aficionado, puede ser una distancia adecuada. Lo más aconsejable es no correr más de una carrera de diez kilómetros por mes. Además, correr demasiado seguido genera también entrar en una rutina que a la larga redunda en hartazgo. No solo por lo físico, en lo mental es movilizante la expectativa de la carrera, la preparación.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Tras ganar su medalla de bronce, Belén Casetta se la regaló a Santiago Maratea

La atleta marplatense le obsequió la presea que ganó en el Sudamericano al “influencer” que hizo posible el viaje a Ecuador

Publicado

el

Belén Casetta, atleta marplatense, ganó la medalla de bronce en el Sudamericano de Atletismo en los 3.000 metros con obstáculos en Ecuador, y en muestra de agradecimiento con la colecta que realizó el “influencer” Santiago Maratea para que todos los atletas pudieran ir a competir, le regaló la presea antes de regresar a Argentina.

A pesar de que Belén estaba dentro de la nómina de 17 atletas que el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) podía “costear” y no era una de los 33 deportistas que habían sido recortados por el acotado presupuesto garantizado, la marplatense apoyó desde el primer momento a sus colegas y ayudó a divulgar por redes sociales la colecta que encabezó Santi Maratea.

“Gracias por ayudar a todos los atletas a que puedan competir y representar a la Argentina, y también gracias a toda la gente que aportó su granito de arena, gracias de verdad”, expresó Casetta, atleta que tiene el actual récord sudamericano en su especialidad con una increíble marca de 9’25”99 logrado en el Mundial de Londres.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Belén Casetta (@belencasetta)

Por su parte, Santiago Maratea, además de encabezar la colecta para que los atletas argentinos puedan disputar el Sudamericano de Atletismo, también ayudó -con sus más de millón 700 mil seguidores- a que sus followers sigan a los 47 atletas a sus redes para que puedan conseguir sponsors, algo indispensable para que los deportistas continúen con sus sueños y representen al país.

NT

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.