Conecte con nosotros

Actualidad

Gisela Pulido: “Cuando practico kitesurf me siento parte del mar”

Publicado

el

Nacida en Barcelona, Gisela Pulido es una referente internacional en los deportes náuticos. Con casi tantos años como títulos mundiales, a sus 17 veranos, Gisela Pulido es ya una de las deportistas españolas de más éxito de la historia. Y su carrera está lejos de concluir. Ahora afina su puesta a punto para aumentar un currículum de victorias al que le van haciendo falta más páginas para anotar los constantes éxitos de la que será una leyenda del kitesurf.

¿Ha finalizado ya la recuperación de la lesión de hombro?

—Todavía no, aunque ya he recuperado muchísimo. He estado en Barcelona durante un mes, trabajando tres horas todos los días con un fisioterapeuta en la ciudad deportiva del Barça. El tratamiento ha ido muy bien, pero todavía me duele un poco el hombro. Ahora toca la parte más dura, tienes que muscular y ponerte fuerte para que el hombro no vuelva a dislocarse. Para ello voy a trabajar con mi entrenador desde las 7 de la mañana diariamente.

¿El objetivo es estar lista para el inicio de la temporada que viene?

—Sí. Lo más probables es que el 20 de diciembre nos vayamos a entrenar a Venezuela. Todavía no es seguro, pero aunque fuera a Brasil o Kenia, nos moveremos de Tarifa. He perdido tiempo por la lesión, así que tendré que entrenar un par de meses para recuperar todo el nivel técnico y avanzar con trucos nuevos. En una semana me meteré aquí en el agua, para trabajar un poco, pero sin hacer maniobras, sólo ir y volver y dar algún saltito. Ahora toca ponerme muy fuerte físicamente para estar en el mejor nivel y con la mejor forma posibles para cuando me vaya a entrenar fuera.

 

¿Cómo se lleva el estar tanto tiempo fuera de casa?

—Ha sido duro porque he echado mucho de menos Tarifa, la cultura y cómo es la gente. Me gusta mucho Barcelona, soy de allí, pero echo mucho de menos esta zona. También a mi padre, que se ha quedado aquí trabajando. En Barcelona he estado con mi familia a la que hacía mucho tiempo que no veía. Siempre viajo con mi padre porque es mi entrenador técnico y mi representante, y viene conmigo a todas las competiciones. El haber estado casi un mes sin verle ha sido duro para mí y para él.

 

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención en sus diferentes viajes por distintos países?

—Lo que más me ha sorprendido son las diferentes culturas que hay. Europa tiene países muy avanzados como Francia, Alemania, Inglaterra o España. Luego te vas a otros sitios con menos desarrollo, como Kenia, la parte norte de Brasil o Malasia. En estas zonas se ve un cambio de cultura y cómo hay gente que no tiene dinero para cosas básicas. Es lo que más me ha llamado la atención, ese cambio tan brusco y la desigualdad. Pero la gente es muy feliz allí también, siempre con una sonrisa. En República Dominicana no viven con grandes lujos pero son súper felices. No viven con tantos lujos pero llama la atención que sean felices y disfruten el momento, que en verdad es lo que queremos hacer todos.

 

El kite le brinda también la posibilidad de conocer a otros deportistas, como el portero del FC Barcelona Víctor Valdés o los pilotos del Campeonato del Mundo de Motociclismo.

—Me gustan mucho todos los deportes, sobre todo el fútbol y las motos. Aprovechando que estaba en Barcelona rehabilitándome en la ciudad deportiva del Barça pude conocer a Víctor Valdés y a Messi. Víctor hace kite y windsurf también, y cuando se enteró que estaba por allí le dijo al fisio que quería conocerme. Cuando lo ves en la televisión es muy serio, porque es su trabajo y es muy profesional. Luego, cuando le conoces, es muy simpático. Es un crack fuera y dentro del campo.

 

Por su página de twitter se aprecia que es usted fan de la tecnología.

—Soy un poco friki de los ordenadores y del Iphone. La verdad es que es un avance increíble y Steve Jobs fue un crack. El ordenador lo utilizo para muchísimas cosas. Además de para estar en contacto con los amigos, para estudiar, porque estoy haciendo Segundo de Bachillerato a distancia. También lo uso para revisar los entrenamientos que mi padre graba y ver los fallos y lo que hago bien. Además, veo las fotos que hacemos en los viajes o me entretengo viendo videos. Soy bastante adicta a todas las nuevas tecnologías. No puedo viajar sin Iphone y sin ordenador.

 

En todos sus reportajes aparece la palabra precocidad. ¿Cómo siente que la gente le perciba como ‘deportista de otra galaxia’ como señalaba recientemente el ‘El País’?

—Es un orgullo que digan eso de mí. Cuando me levanto por la mañana lo primero que pienso es en entrenar, en competir, en practicar kite, en dar el cien por cien para seguir ganando campeonatos. Que luego piensen eso de mí y que se reconozca todo el trabajo, todo el sacrificio y la ilusión, es una pasada. Además, en un deporte como el kite, que es minoritario y que no mucha gente lo conoce. Con tan grandes deportistas como hay en España, que te consideren parte de ellos y de otra galaxia es una pasada, realmente increíble.

 

Después de ganar tantos campeonatos ¿qué le anima a seguir compitiendo?

—La competición en sí me encanta. Desde muy pequeña me gustaba. Me acuerdo que cuando estaba de vacaciones con mi familia y jugábamos al parchís después de cenar siempre quería ganar. Intentaba sacar cincos para sacar las fichas y luego seis para avanzar lo más rápido posible. Siempre quería ganar a todo y cuando no lo hacía me enfadaba mucho. Creo que la competición la llevo en la sangre y desde muy pequeña participaba en campeonatos de natación. Empecé a competir en kite con nueve años en el campeonato de Europa y con diez en el mundial. Tengo 17 ahora y sigo en el mundial. Trato de darlo todo para intentar ganar y defender esa primera posición.

 

¿Cómo es su dinámica de entrenamiento?

—Es complicado porque no puedes compaginar los dos entrenamientos, el físico y el técnico, como hacen otros deportistas. Entrenar técnico en Tarifa en invierno es duro porque hace mucho frío y las condiciones son difíciles. Además, cuando navegas con esas condiciones, es muy fácil lesionarse. Normalmente hacemos dos entrenamientos técnicos al año, uno antes de la temporada y otro a mediados-final de temporada. Nos vamos a Brasil y estamos dos meses haciendo trucos nuevos y mejorando la solidez, la potencia y el estilo en el agua. Cuando vuelvo a España me pongo con el físico a tope. Antes de empezar la temporada intentamos compaginar un poco los dos entrenamientos. También tienes que mantener tu forma cuando estás fuera compitiendo.

 

¿Cómo compagina el deporte y el estudio?

—Por la mañana estudio como si fuera al cole, pero en vez de estar seis horas en el instituto estoy tres, porque vas más rápido con el ordenador. Eso sí, tienes que ser constante y ponerte todos los días cuando te levantas, y no ver la tele o a hacer otras cosas. Trato de hacer resúmenes de los temas y me pongo con las tareas que me envían los profesores. El temario es bastante extenso. Por las mañanas estudio y por las tardes, dependiendo del viento que haga, hago más entrenamiento técnico o físico.

 

¿Qué estudios le gustaría realizar en la universidad?

—Creo que voy a estudiar periodismo. Es una profesión dura pero me gusta. Como siempre soy yo la deportista a la que le hacen las entrevistas, me gustaría ponerme en el otro lugar, en el del entrevistador.

 

¿Qué pregunta no le han hecho nunca y se haría usted misma?

—Me han hecho preguntas de todo tipo, prácticamente todo el mundo sabe todo de mí, menos de novios, que no tengo ninguno, así que no hay mucho más que contar. Creo que las entrevistas que me hacen son bastante completas. Me gusta que me pregunten cosas técnicas, el truco más difícil. Pero es complicado y sé que tampoco se entiende bien.

 

¿Cuál es entonces el truco más difícil que ejecuta normalmente?

—El front blind mobe es uno de los trucos más difíciles de mi repertorio. Es súper bajito y cuando la gente lo ve no impresiona mucho, pero es muy técnico. Se realiza a sólo un metro y medio o dos de altura y en tres o cuatro segundos tienes que hacer dos rotaciones. Es muy técnico. De momento soy la única chica que lo hace, por eso para mí es el truco más valioso y el más importante.

 

¿Hasta qué edad tiene pensado prolongar su carrera deportiva?

—Creo que hasta que el cuerpo aguante. Intentaré llegar hasta los 23-24 años, que es cuando normalmente la carrera llega a su punto más alto. A partir de ahí no tienes tanta flexibilidad ni elasticidad. También tienes un poco más de miedo al hacer las maniobras por si te haces daño, ya que psicológicamente sientes más el peligro. El mejor momento es con 23 ó 24 años, luego vas poco a poco bajando tu nivel. Mi reto es seguir en lo más alto, ser la mejor en lo que me dedico. También tengo otros retos, como cuando crucé el Estrecho de Gibraltar con el ferry, ganar en los Doce Apóstoles en Australia y algún otro evento similar.

Explique en qué consistió la reciente recreación de la Batalla de Trafalgar.

—No era una competición de kite normal, sino que se hacía por equipos de las tres armadas (española, inglesa y francesa) que participaron en la batalla hace 200 años. Ahora queríamos que las tres tropas lucháramos entre nosotros sin armas, sin violencia, sólo dando lo mejor de nosotros, las mejores maniobras. Había diferentes batallas, una era abierta y todo el mundo podía participar, alistándote en la armada que querías. Luego había unas batallas individuales, donde cada corredor tenía que hacer una serie de trucos, y también teníamos batallas que iban de dos en dos. Dos de la misma armada compitiendo contra otros dos de las otras armadas. En total eran seis corredores en el agua y estaba muy chulo porque tenías que coordinar el truco con el otro rider, hacerlo a la vez para que se viera bonito. Era algo que nunca habíamos hecho. Al fin y al cabo, en el circuito mundial estás tú solo en el agua, si fallas la lías y si ganas eres tú. Aquí lo bueno de competir por equipos es que si fallas tienes al otro corredor que puede salvarte, y si falla el otro puedes responder por él.

 

Con la perspectiva de sus éxitos, la decisión de trasladarse a Tarifa fue acertada. ¿Qué te ha aportado la zona?

—Me ha aportado mucho a nivel deportivo y a nivel personal. Me mudé a Tarifa con 10 años y el principal motivo fue para compaginar los estudios con el entrenamiento. Podía entrenar de dos a seis de la tarde en el agua e ir a clase por la mañana. Eso me ha permitido quedarme en España y estar lo más cerca posible de mi familia y de mi madre, sobre todo. A nivel personal me gusta muchísimo la filosofía de vida que hay en Andalucía, es todo mucho más relajado que en otros sitios y se disfruta a tope. También comparto la filosofía que hay en Tarifa: practicar muchísimo deporte y un ambiente bastante bohemio. Me encanta Andalucía, la música, la comida, todo en general. Cuando viajo lo echo mucho de menos, sobre todo el jamón y la gastronomía.

 

¿Tiene más amigos dentro del kite o fuera?, ¿cómo mantiene el contacto?

—Tengo más amigos dentro del kite que fuera. Me fui con 10 años de Barcelona y hablo poco con las amistades que dejé allí. Ya todos somos más mayores y cuando eres tan pequeño no tienes tanta confianza con tus amigos. En Tarifa tengo muy buenos amigos. Mi mejor amiga está en Sevilla estudiando en la Universidad y también tengo amigos en Madrid, pero en general casi todos son del circuito mundial.

 

¿Qué tiene el kite como deporte que no tengan otros?

—Dos cosas. La primera es que, cuando lo practicas y haces las maniobras muy técnicas y difíciles, te proporciona una gran satisfacción. Cuando haces esos saltos tan grandes y vuelas, te sientes tan alto que miras hacia abajo y parece que lo ves todo desde un avión. La sensación es muy chula, es como si estuvieras en una montaña rusa, notas el cosquilleo en la barriga. La otra sensación que tiene este deporte y no otros es que, cuando estoy navegando, me gusta irme para dentro, desconectar de todo y que nadie me moleste. Sentir el viento en la cara y el olor del mar es una sensación muy intensa que me encanta. Es un contacto muy fuerte con la naturaleza. Es como cuando Kilian Jornet dice que, cuando está en la montaña, él se siente parte de ella. Para mí es el mismo caso, yo me siento parte del mar.

 

Una joven campeona del mundo

A pesar de su corta edad, Gisela Pulido es una competidora madura y una joven responsable que compagina estudios y deporte de primer nivel en una apretada agenda. Fiel seguidora culé, a esta campeona del mundo le gusta desconectar viendo series de televisión en su ordenador. Entre sus preferencias destacan House, How I met your mother, Scrubs, The big bang theory o House.

 

Ahora se ha embarcado en un nuevo proyecto de la mano de su padre ya que “además de entrenador y manager, mucha parte de esta idea es suya. Es un proyecto que salió de él y me encanto”.

 

La iniciativa tiene dos partes. La primera consiste en las escuelas de kitesurf, Gisela Pulido Pro Center, “que se pueden franquiciar por todo el mundo. Empezamos con una en Tarifa y otra en Fuerteventura. También queremos abrir en Barcelona y, después de España, intentaremos expandirnos por el mundo. Será más difícil, pero iremos poco a poco”.

 

De forma paralela, padre e hija trabajan en el proyecto de la marca deportiva, “que también está ligado a las escuelas porque todo el equipo que utilizamos allí está personalizado, desde arneses, chalecos, trajes neopreno o cometas. A partir de ahí vimos la idea de crear la marca con mi nombre”. Ahora queda esperar “que todo funcione bien. Nosotros estamos muy motivados. Además de estudiar y de entrenar es un proyecto que me hace muchísima ilusión que voy a llevar al máximo, tratando de hacerlo lo mejor posible”.

Actualidad

Marcela Gomez: Logró el record nacional de Maratón en Sevilla

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano.

Publicado

el

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano. Y consigue la mínima olímpica para los Juegos de Tokio.

También Marcela ha batido los récords nacionales de 25 y 30 kilómetros, a su paso por esas distancias con 1h28m48s y 1h45m55s respectivamente. Otros de sus parciales fueron 17m35s para los 5km, 35m19s para los 10 km, 53m09s para los 15 km y 1h14m54s a la mitad de la carrera.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con La Deportista (Grupo de Entrenamiento)

Nacida el 19 de febrero de 1984 en Corrientes y radicada desde fines de 2007 en Maringá (Brasil) -está casada con Sebastiao Cordeiro- Marcela comenzó a entrenar intensivamente hacia 2011 y mostró sus progresos en distancias de 10 km. a medio maratón.

Su debut maratonista se concretó hace dos años en Rio de Janeiro, ocupando el 5° puesto con 2h47m52s. Fue convocada para la Selección Argentina que participó en el Campeonato Sudamericano, el 23 de septiembre de ese 2018 en el marco del Maratón Internacional de Buenos Aires. Y allí, con 2h42m38s, logró el 5° lugar del Sudamericano y el 9° de la general.

En agosto de 2019 fue la mejor argentina en los 21k de Buenos Aires con un registro personal para esa distancia de 1h14m25s. Y esa actuación constituyó la antesala de su nuevo progreso en maratón: 2h34m52s en Buenos Aires, el 22 de septiembre, cuando se consagró subcampeona nacional y sudamericana -detrás de Daiana Ocampo-y sexta de la clasificación general del Maratón Internacional.

En las últimas semanas estuvo entrenando en el centro de alto rendimiento de Paipa (Colombia), en altitud, que dirige el recordado fondista Jacinto López y donde también se prepararon otros de los maratonistas que brillaron hoy en Sevilla como la peruana Gladys Tejeda y el uruguayo Nicolás Cuestas.

Marcela acaba de hacer historia en uno de los maratones más relevantes del mundo, que convocó a más de 13 mil corredores. Y ahora queda 3a. en el ránking sudamericano de todos los tiempos, que encabeza la peruana Inés Melchor (2h26m48s en 2014), seguida por la campeona panamericana, su compatriota Gladys Tejeda (2h27m07s hoy en Sevilla).

Sigue Leyendo

Actualidad

Victoria Woodward batió el record Argentino en 60mts indoor

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Publicado

el

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Con un tiempo de 7.50 segundos Victoria Woodward logró bajar considerablemente la marca de 7,85 seg de 25 años de antigüedad.

“Estoy muy contenta en mi primer competencia indoor, con sensaciones muy buenas y con récord argentino! Me motiva mucho para Sudamericano Indoor ya que voy a poder medirme con las mejores de Sudamérica”, afirmó Victoria Winwood luego de la hazaña.

El gran objetivo de Vicky es la clasificar para los Juego Olímpicos de Tokio 2020, en su especialidad habitual que son los 100 metros llanos.

Sigue Leyendo

Actualidad

Eugenia De Armas, la porteña que pasó a la historia del wakeboard al hacer un doble giro en el aire

Publicado

el

Cuando Eugenia De Armas ganó la medalla dorada en wakeboard en los Juegos Panamericanos de Lima, en julio pasado, su hermana Victoria, también integrante del seleccionado argentino de ese deporte, afirmó: “Es una bestia. No es porque sea mi hermana, pero tiene potencial y talento para llegar a ser la número uno. Sólo le falta experiencia”. En los meses siguientes, Eugenia se encargó de darle la razón.

A principios de octubre, se consagró campeona en el Latinoamericano de San Pablo y en noviembre se colgó la medalla de bronce en el Mundial de Abu Dhabi, al conseguir 56,78 puntos y quedar tercera, detrás de la italiana Alice Virag (oro con 66,44) y de la holandesa Sanne Meijer (plata con 63,78).

Así ratificó que con apenas 20 años ya es una de los representantes más destacadas del wakeboard argentino. Aunque ella no se sienta así cada vez que se sube a su tabla para empezar a dar vueltas por el aire, mientras una lancha la ayuda a desplazarse a toda velocidad.

“No soy consciente de que soy una referente hasta que me escribe alguien de Tucumán, de Salta o de otro lugar del país por Instagram para felicitarme. Es algo muy loco“, afirma Eugenia en una charla con Clarín.

La porteña, quien en marzo había ganado la dorada en los Juegos Sudamericanos de Playa de Rosario, comenzó a practicar este deporte siguiendo los pasos de su hermana cuando tenía apenas 5 años.

“Arranqué en el Delta, en la escuela de Gonzalo Renosto. Primero fue Victoria. Y como suele pasar con las hermanas, arranca una y la otra la sigue. Al principio lo hacía porque me gustaba mucho salir a andar arriba de la tabla. Era divertido. Después empezamos a ir a un Nacional, a otro y sin darnos cuenta estábamos compitiendo en el alto rendimiento”, cuenta.

Más allá de las peleas con Victoria que recuerda entre risas, su hermana tres años mayor se transformó en una compañera inseparable a la hora de salir al río. “Siempre me apoya y me empuja a probar nuevas trucos. Mucho de lo que logré no lo habría logrado si no fuera por ella. Gracias a ella empecé con el deporte y gracias a ella estoy acá. No tengo palabras para contar lo agradecida que estoy”, reflexiona De Armas.

A los 15, Eugenia comenzó a competir como profesional. Y con apenas 16, en 2015, conquistó su primer título argentino. En 2016 ganó el Campeonato Panamericano en Bogotá, su primer podio internacional. Y repitió los festejos a nivel nacional en 2017 y en 2018, temporada en la que además fue campeona en los Juegos Odesur de Cochabamba y subcampeona panamericana. Y marcó un hito a nivel mundial.

Porque a fines de ese año, De Armas completó con éxito un doble giro en la modalidad lancha y se convirtió en la primera mujer en la historia en conseguir esa pirueta de gran dificultad.

Afianzada entre las mejores “riders” del continente y del mundo, Eugenia -becada por el ENARD y la Secretaría de Deportes– asegura que lo que la hizo enamorarse del wakeboard cuando era apenas una niña es lo mismo que hoy la sigue apasionando.

Lo que más me gusta de este deporte es la sensación que tengo arriba de la tabla, con el agua, cuando salís volando. Das una vuelta para atrás, otra para adelante… Es inexplicable lo que sentís, pero es increíble”, explicó.

Es inevitable volver a repasar lo que ocurrió en Lima 2019, donde se transformó en la primera campeona panamericana en su disciplina, ya que fue el debut de la prueba femenina de wakeboard en el programa de la máxima cita deportiva continental.

“Fue un orgullo muy grande ese resultado. Trabajamos muchísimo con mi entrenador Renato Buscema para conseguir un podio y por suerte gané el oro. Y el honor de ser la primera en conseguir el título en unos Juegos Panamericanos no me lo saca nadie. Fue muy lindo”, comenta quien sumó 82,67 puntos en la final y superó así a la estadounidense Mary Howell (79,78) y a la brasileña Mariana Ribeiro (62,22).

Después de Lima y de subirse al podio mundial en Abu Dhabi, Eugenia cerró su año con un segundo lugar en el Campeonato Argentino de San Ignacio, Misiones, en el que perdió el título a manos de Victoria. Y le puso el broche de oro al 2019 con el Olimpia de Plata que la distinguió como la mejor del año en esquí náutico.

En 2020 tenemos varios torneos en Argentina, pero sólo el Panamericano (en octubre, en Brasil) con el seleccionado. Igual yo estoy con la cabeza puesta en el Mundial de 2021, que será en Roma. Mi plan es consagrarme campeona”, avisa De Armas, presente y futuro del wakeboard argentino. La maga que vuela, doma el aire con piruetas y cae parada sobre el agua.

El presente del wakeboard argentino
“El wakeboard argentino creció mucho en los últimos años”, asegura Eugenia De Armas. Y afirma que como ocurrió con la mayoría de las disciplinas amateurs, en esa evolución tuvo mucho que ver el apoyo del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación.

El dinero de esos dos organismos comenzó a llegar a este deporte en 2011, poco antes de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Y marcó un antes y un después. En la Federación Argentina de Esquí Náutico y Wakeboard decidieron apostar con todo hacia el futuro e invertir en el desarrollo de varias promesas, entre ellas Eugenia, su hermana Victoria y los mellizos Ulf y Kai Ditsch, que son los nombres fuertes del seleccionado en la categoría Open (o mayor).

Hace cinco años venimos trabajando con estos atletas, que traían un muy buen nivel desde chiquitos. Direccionamos todos nuestros esfuerzos a ellos y hoy empezamos a ver los resultados, incluso antes de lo que esperábamos. Porque pensamos que iban a tener un par de años de adaptación en Open, pero nos están sorprendiendo”, comenta Renato Buscema, entrenador del seleccionado argentino.

En el 2019, además de las medallas de De Armas, también se destacó Ulf, quien fue plata panamericana en la capital peruana, a 0,55 puntos del estadounidense Andrew Adkison (oro), y terminó quinto en el Mundial de Abu Dhabi.

¿Por qué tuvo tanto impacto el apoyo del ENARD y de la Secretaría? Porque le permitió a un deporte amateur, en el que todo se hacía a pulmón, empezar a entrenarse con un enfoque más profesional. Es decir, realizar concentraciones y clínicas de entrenamiento, competir en más torneos internacionales y viajar con equipos completos a esos certámenes. Y también le permitió a los atletas poder, desde hace cuatro años, vivir y competir en Estados Unidos durante la temporada de invierno de Argentina.

Todo eso hace la diferencia. Hoy estamos entre las cinco potencias del mundo y en Latinoamérica venimos primeros en cuanto a medallas y resultados, muy parejos en nivel con México y los mejores países. Los chicos están en el primer nivel mundial. El presente es muy bueno y el futuro, con esta camada, también lo será. Ahora apuntamos a perfeccionar los detalles, que es lo que te lleva a la excelencia”, analiza Buscema. NR

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.