Conecte con nosotros

Actualidad

Hogar de ilusiones

Publicado

el

Llegan desde todo el país y se hospedan allí con el sueño de brillar en sus respectivas disciplinas. En el Cenard conviven cientos de deportistas que construyen sus carreras a pulmón. Aquí, algunos ejemplos

Hola Perla, la 101, por favor. La rubia no pasa inadvertida: está cerca de los 2 metros que en nada envidian sus compañeras, pegadas al mostrador. “Son las chicas del seleccionado argentino de voleibol, buenísimas. En verdad, todos los chicos son muy respetuosos, sanos”, dice Perla Abraham, conserje desde hace diez años del hotel Pedro Quartucci, en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard).

El hotel se inauguró en 1993 y, si bien no es de lujo, ofrece el confort necesario para garantizar un buen descanso e intimidad: 94 habitaciones con baño privado, y 326 plazas distribuidas en tres niveles. Envidia de cualquier cinco estrellas, está a full casi todo el año, salvo desde fines de diciembre hasta principios de febrero cuando cierra para tareas de mantenimiento. ¿Sus huéspedes? Deportistas de elite.

Pero no hablamos de los que ganan fortunas por ser la cara visible en la publicidad de moda. Por el contrario, transitan por deportes amateurs mientras tejen historias de esfuerzo, afectos lejanos, duras jornadas de entrenamiento y, en muchos casos, de estudios.

Perla es el primer contacto para los atletas que llegan desde todos los rincones del país con sus valijas llenas de ilusión. “Las reglas son claras. Después de las 23 no se permite escuchar música alta en las habitaciones y el acceso cierra a la medianoche, sin contemplaciones. Hay que tener equilibrio: ni mucha confianza ni excesiva rigidez, así todo funciona como corresponde”, asegura.

Carlos Layoy no olvida el primer día, cuando su mamá lo acompañó hasta la habitación y se despidió. Paso de los Libres, su ciudad natal, le pareció esa noche más lejana que nunca. “Tenía 16 años y siempre fui muy pegado a mi mamá”, recuerda. Por entonces, apoyado por un programa nacional de desarrollo deportivo que busca talentos en el interior, cursó los dos últimos años de la secundaria en la Escuela de Educación Media Nº 3 D.E. 10, con orientación deportiva, del gobierno porteño, que también funciona en el Cenard.

“Los tutores eran como padres, te aconsejaban y seguían de cerca tu carrera deportiva. Hasta me levantaban temprano, porque el desayuno se sirve de 7 a 9 y si no estás, no desayunás”, explica Carlos, de 21 años y líder del ranking nacional de salto en alto, con una marca de 2,20 metros.

Y pese al tiempo que le dedica a su carrera deportiva, no descuida su formación: al tiempo que exprime a fondo las cinco o seis horas de entrenamiento diario con la ilusión de ganarse este año un lugar en los Juegos Olímpicos de Londres, estudia Educación Física en el Instituto Superior de Educación Física Nº 1 Doctor Enrique Romero Brest.

Los becados, además del alojamiento y las comidas, tienen acceso a todas las instalaciones y los servicios médicos del Cenard. Allí alternan entrenamientos, sesiones de kinesiología, competencias en el exterior, rondas de mate, festejos de cumpleaños, alegrías por mejores marcas y lágrimas ante las lesiones.

La patinadora Andrea González le dijo adiós en diciembre de 2011 a una larga y exitosa carrera deportiva y, con eso, también al hotel. Se hospedaba allí desde mayo de 2010 tras abandonar Mar del Plata, donde vivía desde los 17 años. “Acepté el ofrecimiento de la Secretaría de Deportes de la Nación porque no tenía plata para seguir alquilando. En el Cenard me trataron muy bien, encontré la tranquilidad que necesitaba. Tenía miedo de vivir sola”.

Un temor que nació en 2006, cuando tres ladrones la sorprendieron en la puerta de su casa marplatense. Se llevaron dinero y lo que más quería: el Olimpia de Oro y las medallas de los once campeonatos mundiales (sí, ¡once!), entre otros premios. Una herida que cicatrizó en 2011, en el Mundial de atletismo de Corea del Sur, donde las risas no llegaron desde lo deportivo (no tuvo una buena participación), sino desde lo emocional: le repusieron todas las medallas mundialistas.

Cuando la melancolía ofrece su peor cara, una de las opciones para los deportistas es la sala de juegos, en la planta baja: mesas de ping-pong y pool, los metegol y un plasma ofrecen una buena cuota de distracción. “Algunos llevaban películas, otros gaseosas. Pero todo pasaba por llegar primero al control remoto de la TV o a las paletas de ping-pong”, recuerda con una sonrisa Andrea, que volvió a José C. Paz en donde consiguió trabajo en la colonia de deportes del municipio y en marzo empieza con la flamante escuela municipal de patín.

“Fueron muchos años de esfuerzo, de los que no me arrepiento, pero los ingresos como atleta son muy bajos. Ahora estoy viviendo con mi padre, pero todavía tengo dos sueños, que espero cumplir algún día: comprarme una casa y formar una familia”.

Afectos lejanos

El movimiento en la conserjería es incesante. Ahí nomás están los lockers, las máquinas expendedoras de gaseosas, café y golosinas. Un poco más allá, el lobby con sillones y algunas computadoras que los conectan con los afectos lejanos. Los de José Ignacio Pignataro, primero del ranking nacional en los 400 metros con vallas, no están tan lejos, pero sí lo suficiente como para desechar la posibilidad de un viaje diario. “Para ir a Luján tengo dos horas y media de ida, imposible”, asegura Nacho, uno de los más antiguos: llegó al hotel en febrero de 2002, a los 18 años. Su habitación es la 123, pegada a la ventana que da a la pista sintética en la que se entrena todos los días. “El primer año fue durísimo, hasta puse en duda mi continuidad en el hotel, pero enseguida batí el récord argentino y me quedé”.

Nacho proviene de una familia de atletas (su padre fue campeón nacional) y aprovecha el tiempo libre para estudiar. Es profesor de Educación Física y le quedan sólo dos finales para recibirse de entrenador de Atletismo. Además, como si fuera poco, da clases en el Colegio San Lucas, en el conurbano norte. Y para cuando el físico diga basta a la alta competencia, tiene un plan: radicarse en un pueblito del interior, de esos en los que el atletismo es casi una utopía, para volver a las pistas de tierra y darles una chance a los chicos más necesitados.

Uno de sus vecinos más próximos es Héctor Campos, que llegó al hotel hace tres años, cuando una medalla de bronce en unos Juegos Panamericanos le dio el respaldo y el coraje necesario para pedirle a su confederación una plaza en el complejo. A los 23 años, este joven de 1,88 metros está entre los primeros del ranking nacional de judo, en la categoría senior. “Hoy, como 23° del ranking mundial estaría dentro de los Juegos Olímpicos. Pero aún quedan varias competencias por sumar puntos”, asegura Héctor, que apuesta a obtener buenos resultados en la gira europea que culminará este mes y en los próximos Panamericanos de su especialidad para poder sacar el pasaje definitivo a las Olimpíadas de Londres.

Su padre guió sus primeros pasos en el judo, en Viedma, igual que a sus seis hermanos que integraron el Seleccionado Nacional y hoy están dedicados a sus carreras universitarias. Pero él no se queda atrás: este año se inscribió para comenzar el profesorado de Educación Física.

“No se fijen en el orden, está todo dado vuelta”, se adelanta cuando invita a pasar a su cuarto, que comparte con Diego Cerega, integrante de Los Murciélagos, el Seleccionado Argentino de fútbol para ciegos, y con el gimnasta Martín Brizzi.

Sin embargo, para Héctor la vida en el hotel le trajo otra sorpresa, un amor, el de la judoca Abi Cardozo. Como casi todos, la pareja comparte interminables rondas de mate en las que siempre, en algún momento, aparecen esos sueños alimentados desde la infancia y que, a puro esfuerzo, van cobrando vida. Esos sueños de los que hay en cada habitación, en cada rincón de este hogar de ilusiones.

DEL TATAMI AL LABORATORIO

En el respaldo de la silla cuelga una campera deportiva y del perchero, un delantal blanco. Sobre el armario sobresale el lomo de un libro de biología. La habitación 120 tiene cuatro camas y luce ordenada. Es la de Abi Cardozo, que hace tres años le dijo adiós a su Santiago del Estero natal, donde empezó con el judo a los 9 años, porque el horizonte deportivo local no tenía más para ofrecerle.

Segunda en el ranking nacional en la categoría senior (52 kilos), Abi tiene 20 años y cursa el segundo año de la carrera de Bioquímica en la UBA, a la que le dedica más de seis horas diarias. “La clave es programar bien los horarios, pero el plan se complica cuando viajo al exterior. De todas formas sigo adelante, con el deporte y el estudio”, asegura.

Rara vez se la ve en el Cenard con su delantal blanco, pero lo que casi nunca falta es el maletín colmado de libros, guantes y tubos de ensayo. “Siempre compartí la habitación con chicas que estudiaban. Eso ayuda mucho, porque crea un ambiente propicio. A la medianoche, como muy tarde, estamos todas durmiendo”.

Campeona sudamericana y subcampeona panamericana en junior, y campeona nacional en senior (todos en 2010), Abi asocia esos logros con su nueva vida en el Cenard. “Progresé muchísimo, aunque aún tengo que mejorar la técnica. ¿Mi fuerte? La agresividad. Mi entrenador me dice que soy guapa, y es cierto”, confiesa con voz suave y cara angelical, frente al enorme esquema con fórmulas y flechas que pegó en su cuarto. “Lo llamamos comúnmente araña. Son reacciones químicas y físicas -explica. Siempre pienso en mis hermanos, en mis padres. Extraño mucho. ¿Ellos? Ni te cuento. Mi mamá me sigue llamando todos los días”.

UN CINCO ESTRELLAS DE ELITE

El hotel del Cenard se inauguró en 1993. Hoy tiene 94 habitaciones y 326 plazas. Cuenta con tres niveles y comodidades para deportistas con capacidades diferentes. Posee dos pistas de atletismo, cancha de hockey, canchas de tenis, polideportivo, natatorio con pileta olímpica y de clavado, gimnasios, áreas de pesas y musculación y tatamis para distintas disciplinas, más un comedor que atiende por día a unos 350 comensales. Además, allí funciona la Escuela Media N°3, con orientación deportiva..

Actualidad

Empezá el 2021 corriendo con La Deportista

La Deportista es un grupo de entrenamiento mixto para todas las edades y niveles fundado en 2009 por Laura Urteaga

Publicado

el

Tras meses de encierro, con todo lo que ello significa para la salud física y mental, poco a poco más actividades comienzan a adaptarse a esta “nueva realidad”, como lo hizo el Grupo de Entrenamiento La Deportista que, bajo estrictos protocolos sanitarios, volvió a correr en Parque Chacabuco. La temporada 2021 comenzó fuerte, con una gran demanda.

La Deportista es un grupo de entrenamiento mixto para todas las edades y niveles fundado en 2009 por Laura Urteaga, quien un año antes fue representante argentina en el Mundial de Triatlon en EE.UU. Del mismo, surgieron cientos de corredores amateurs que de apenas caminar algunas cuadras pasaron a correr hasta maratones. También, gracias al trabajo, ímpetu, generosidad y conocimiento de su fundadora, se fundaron –en estos trece años- una decena de grupos de entrenamiento en toda la ciudad de Buenos Aires.

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

“La vuelta al parque fue un respiro de aire puro para todos los que vivimos encerrados y ayuda muchísimo para despejarse, el volver a ver a los compañeros de entrenamiento por más que no los puedas saludar con un abrazo. Antes nos veíamos en el zoom a través de una pantalla y encontrarse después de meses en persona ayuda muchísimo al ánimo y a la cabeza, y, como todo trabajo en grupo, estar con otra persona siempre colabora en el rendimiento”, sostiene la profesora Romina Molinari.

Esta vuelta gradual al espacio verde se dio por pedido de los mismos alumnos que poco a poco se van sumando. “No nos tomamos vacaciones , dado que la temporada 2021, empezó muy fuerte. Hay muchas ganas de correr”, explica.

En el protocolo de los nuevos entrenamientos incluye el uso constante del tapabocas – menos cuando se ponen a trotar”-, no utilizar elementos deportivos que brinde el profesor y tampoco compartir botellas de agua. Aunque estamos al aire libre, respetamos la distancia social. Somos un grupo y nos cuidamos entre todos”, detalla Molinari.

Investigación científica asegura que caminar todas las semanas aumenta la expectativa de vida

“En La Deportista, vienen a correr vecinos de los barrios de Flores, Caballito, Almagro y Parque Chacabuco principalmente y se arman, con el correr de los meses, un grupo sostenido de amistad, solidario, buena onda”, sostiene Paula, otra de sus profesoras.

La Pista de Atletismo del Parque Chacabuco es de calidad profesional. Se trata de la primera pista de material sintético con características profesionales en un espacio público porteño. Tiene 400 metros de longitud y 8 andariveles, con una superficie de tartán que es la más adecuada para practicar el atletismo y que la convierte en una de las pistas profesionales más modernas del país.

Los mejores ejercicios para ganarle la batalla a la “pancita” y marcar los abdominales

Quienes deseen más información pueden comunicarse con La Deportista, pueden enviarle un whatsapp a la profesora Romina Molinari al 1163366404. En 2021, La Deportista Running Team entrena en el Parque Chacabuco de lunes a sábados por la mañana y por la tarde. Consultar horarios, disponibilidad y clase de prueba.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Conocé las propiedades y beneficios del orégano

Es una hierba que en la antigüedad era muy popular tanto por sus virtudes gastronómicas como curativas

Publicado

el

Originaria de la región mediterránea, el orégano es una hierba aromática que en la antigüedad era muy popular tanto por sus virtudes gastronómicas como curativas. Porque, así como hoy es casi imposible imaginar una pizza sin la mozzarella salpicada de orégano seco, hubo un tiempo donde sus hojas frescas eran frecuentes en el botiquín médico.

Esto se debe a la gran cantidad de propiedad que tienen. Entro otros elementos, el orégano contiene fibra, hierro, magnesio, folato, calcio, zinc, potasio y ácidos grasos omega, además de vitaminas A, C, E, B6 y K.

Así, algunos de los beneficios que tiene son:

+ Es recomendada su infusión para aliviar problemas estomacales o digestivos, debido a su contenido de timol, carvacrol y borneol. Se dice que también es bueno para combatir molestias musculares y dolores de cabeza.

+ Al tener flavonoides, taninos, ácidos fenólico, ácido rosmarínico y aceite esencial (carvacrol, timol, origaneno), también se le reconocen propiedades antioxidantes.

+ Además, se le atribuyen beneficios antiinflamatorios gracias a uno de sus ingredientes activos conocido como beta-cariofilina (E-BCP).

+ El orégano seco tiene efectos analgésicos y antisépticos, porque lo que es un buen aliado para aliviar resfriados, catarros o congestiones nasales.

+ Otro de sus beneficios es que combate la actividad microbiana.

El básquet femenino tiene un plan para encontrar futuras jugadoras

Por otro lado, el orégano tiene un alto valor nutricional:

Cada 100 gramos contiene:

  • Valor energético 335 kcal
  • Proteína 11 g
  • Grasa 10,3 g
  • Hidratos de carbono 49,5
  • Fibra 42.8 g
  • Calcio 1580 mg
  • Hierro 44 mg
  • Magnesio 270 mg
  • Zinc 4,4 mg
  • Sodio 15 mg
  • Potasio 1670 mg
  • Fósforo 200 mg
  • Vitamina A 690 µg (microgramo)
  • Vitamina E 18,9 mg
  • Vitamina B3 (niacina) 6,2 mg
  • Vitamina B6 1,04 mg
  • Vitamina B1 o tiamina 0,17 mg
  • Vitamina B2 (riboflavina) 0,52 mg

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

El básquet femenino tiene un plan para encontrar futuras jugadoras

El Proyecto Nacional Formativo se pondrá en marcha con el inicio del 2021

Publicado

el

Ya son varios años desde que la Confederación Argentina de Básquetbol tiene en marcha el “Plan Altura“, un subprograma del Programa Nacional Formativo dedicado especialmente a la búsqueda y captación de jugadores con un mínimo de centímetros para fortalecer la talla y no perder chicos altos con otros deportes como el vóley que, a diferencia del básquet, suele formar parte de los planes de estudio de las escuelas.

Ahora, con la llegada de Gregorio Martínez al seleccionado femenino, se puso en marcha la versión de aquella iniciativa pero para las mujeres: el Proyecto Nacional Formativo que comenzó con la llegada del nuevo entrenador, que se presentará este martes y que se pondrá en marcha apenas comience 2021. El mismo consistirá en la preparación de 100 chicas de entre 13 y 17 años seleccionadas durante los últimos meses, de las cuales 70 miden más de 1,80 metros y las otras 30 son consideradas las de mejor proyección sin distinción de altura.

Ya están definidos los cuartos de final del Torneo Transición

Durante la primera quincena de enero, el equipo de trabajo liderado por Martínez, que incorporará a los efectos de este plan a cuatro entrenadores y tres preparadores físicos, hará evaluaciones preliminares para, después del 15, comenzar con los entrenamientos específicos ya con las chicas divididas en grupos y, en principio, a través de plataformas como Zoom.

“Es una metodología a la que no le tenía mucha fe, pero la utilizamos con las chicas del seleccionado U18 durante nueve semanas y nos sirvió muchísimo”, afirmó el coach.

Los mejores ejercicios para ganarle la batalla a la “pancita” y marcar los abdominales

El objetivo es acompañar y complementar con los entrenamientos del programa lo que se haga con las jugadoras en los clubes. “La estructura del básquet femenino está conformada por clubes chicos, en su mayoría de barrio, que se entrenan tres veces por semana. Eso hace que las jugadoras lleguen a los 17 o 18 años con una carga de entrenamientos muy baja”, explica el DT.

¿Cuál es la mejor música para salir a correr?

Por eso, teniendo en cuenta que las chicas tienen un ritmo de entrenamientos de entre 6 y 8 horas semanales más el partido, desde los primeros encuentros virtuales en enero la CABB apostará a brindarles 10 horas extra que incluirán una parte física, otra técnica y también nociones de nutrición y aspectos varios de la preparación. “Queremos que conozcan el profesionalismo desde edades tempranas”, asegura el entrenador e ideólogo del programa.

NT

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.