Conecte con nosotros

Actualidad

La historia de Andrea Berrino: le habían aconsejado no nadar más y hoy rompe records argentinos

A los 18 pasó dos años sin entrenar por una tendinitis. Hoy es una de las mejores nadadoras del país.

Publicado

el

“En definitiva esa es la cuestión: levantarse y seguir”, desliza casi con un suspiro Andrea Berrino desde Budapest minutos después de haber quebrado, por segunda vez en el día, el record argentino de 50 metros espalda. La riotercerense dice que la natación no es un partido de 90 minutos en el que el atleta se equivoca y la puede “pilotear” y que por eso no siempre salen las carreras como uno las desea, que existen buenos y malos torneos y que, entonces, no hay que desmotivarse nunca.

Pero su frase inicial cobra sentido cuando Berrino cuenta su historia de vida: una que acarició el retiro temprano a los 18 años, pero que hoy, con 23, vive un presente feliz y, ante todo, sin techo.

Acompañaba a su mamá a la escuelita de Natación Susana Schwander a buscar a sus hermanos más grandes. Un día, a los 5 años, se tiró al agua y Berrino recuerda que, desde ese día, no probó otro deporte. “A los 7 empecé a competir, a los 14 integré el seleccionado Nacional juvenil y tuve mi primera participación internacional. Todo se complicó cuando terminé la secundaria en Río Tercero, viajé a Córdoba y no pude ni seguir estudiando. Sólo me enfoqué en recuperarme de una lesión”, cuenta Andrea Berrino en el diálogo con Clarín.

“Me llegaron a decir que tenía que dejar de nadar para siempre”, confiesa primero y agrega: “Obviamente opté por la recuperación y,encima, por el camino más difícil porque fueron dos años de competir sin entrenar; sólo hacía patada y, claro, en los torneos me iba pésimo. El problema era en el hombro. Nació por una tendinitis y después se complicó por problemas en la columna. Tengo espina bífida y escoliosis”.

Con la mentalidad positiva como su motor infalible, Berrino sabía que los resultados, tarde o temprano, llegarían. “Las buenas van a venir”, se convencía. Y así fue: dos años y medio de rehabilitación, lucha y esfuerzo para lograr el record de 200 metros espalda, el que había conseguido Georgina Bardach a un año de ganar la medalla de bronce en Atenas 2004. Nada menos. Sin embargo, otro palo en la rueda sorteó cuando en el mismo Torneo Confraternidad Sudamericana realizado en Córdoba en octubre de 2013, una trombosis la alejó de la pileta por varios meses. “Es por una alteración en la sangre que tengo. Es como más espesa”, revela, pero sin mostrar disgusto en su voz. Es que Berrino lo tiene asimilado y no hay excusas. Los problemas físicos son parte de ella.

La espina de no haber ido a Río de Janeiro 2016 la sigue tan de cerca como las dos décimas que le faltaron en el Campeonato Sudamericano de Asunción 2016 para lograr el boleto olímpico. Y una fractura en el pulgar, a dos días del Preolímpico, su última chance, despejó cualquier ilusión de subirse al avión que llevó a la delegación argentina; se quedó como primer suplente. Pero siguió adelante. “Me planteé nuevos objetivos, clasifiqué al Mundial de Windsor y bajé el record argentino de 100 metros espalda a 57s88”, cuenta.

Ya no la frenan los obstáculos a Berrino. “Soy muy perseverante”, había dicho cuando tenía apenas 15 años. Hoy, dueña de la mejor marca de 50 metros espalda, sigue acompañada por esa misma cualidad que la llevó a las grandes piletas del mundo y que la hará nadar bien lejos.

Semifinalista en los 50 espalda y el futuro por delante

En la mejor actuación argentina hasta el momento, Andrea Berrino se dio el lujo de marcar el récord argentino de 50 metros espalda por partida doble: en su primera competencia bajó la marca tras realizar 27s96. Ese tiempo le dio el boleto a las semifinales, instancia a la que una nadadora argentina no accedía en un Mundial desde Georgina Bardach en Melbourne 2007. Más tarde, la nadadora cordobesa mejoró el crono aunque no le alcanzó para clasificarse a la final: fue 27s80 y quedó a sólo 62 centésimas de la brasileña Etiene Madeiros, la más rápida con 27s18. Berrino quedó así en el 12°puesto. NR

Andrea Berrino

Fuente consultada: Clarín

Actualidad

El seleccionado femenino de fútbol para ciegas derrotó a Colombia en el CeNARD

Las Murciélagas hicieron historia en su debut internacional

Publicado

el

Con goles Gracia Sosa y Yohana Aguilar, Las Murciélagas superaron por 2-0 a Colombia en su primera presentación oficial. “Cumplimos un sueño”, dijo Darío Lencina, entrenador del seleccionado femenino de fútbol para ciegas.

Básquet sobre silla de ruedas: las Lobas debutaron con un triunfo en el Sudamericano

En la previa del amistoso, Facundo Mota, presidente de FADEC (Federación Argentina de Deportes para Ciegos) le dio la bienvenida a las futbolistas del histórico encuentro. Lo acompañaron Daniel Díaz, subsecretario de Deportes de la Nación, Alejandro Pérez, director de Deporte Adaptado, y el embajador de Japón, Nakamae Takahiro.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Básquet sobre silla de ruedas: las Lobas debutaron con un triunfo en el Sudamericano

El seleccionado femenino venció a Chile por 62-13

Publicado

el

Las Lobas realizaron un gran debut y le ganaron por 62-13 (39-6) a Chile en el primer partido del Sudamericano de básquet sobre silla de ruedas y del que también participan Brasil y Bolivia. Fernanda Pallares fue la goleadora del encuentro con 17 puntos.

“Fue una gran emoción haber sido locales en el CeNARD ante nuestra gente. Hicimos un gran partido y nos salieron muy bien las cosas. Es el primer paso para conseguir el objetivo final”, indicó la tucumana Pallares.

Dos argentinas fueron premiadas en la primera gala de fútbol femenino en Europa

Ahora, el seleccionado argentino se enfrentará con Bolivia, y el miércoles jugará ante Brasil por la ronda preliminar. Ambos partidos se disputarán a las 18 horas. El viernes son las semifinales y el sábado, la final a partir de las 17.45.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

La selección femenina de handball abrió la participación argentina en Cali 2021

Se trata de la primera edición de los Juegos Panamericanos Juveniles

Publicado

el

El seleccionado argentino Sub 21 femenino de handball abrió en Cali la participación albiceleste en la primera edición de los Juegos Panamericanos Juveniles que comenzarán de forma oficial el jueves y se extenderán hasta el 5 de diciembre.

La arquera cordobesa Anna Aballay fue la primera en salir a escena junto al equipo que conduce Martín Duhau para emfremtarse a México, en partido válido por la Zona A de la competencia. Argentina se topará luego con el local Colombia (miércoles) y cerrará su tarea en la fase de grupos contra Chile, el jueves.

Más de 3.800 atletas de entre 14 y 23 años pertenecientes a los 41 países del continente americano competirán en 39 disciplinas. Los medallistas de oro individuales le otorgarán a su país un lugar garantizado en los Juegos Panamericanos de Santiago de Chile 2023.

Dos argentinas fueron premiadas en la primera gala de fútbol femenino en Europa

Argentina afrontará estos Juegos con una delegación compuesta por 276 deportistas, una cifra que podría disminuir por lesiones que arrastran algunos atletas. Aunque hasta este martes no se hizo pública esa nómina. Luciana Cardozo (vela) y Julián Gutiérrez (tiro) serán los abanderados de la delegación argentina el jueves en la ceremonia de apertura de los Juegos que tendrán epicentro en Cali pero que también tendrán acción en el Valle del Cauca.

Los Juegos Panamericanos Juveniles representan una nueva prueba para la próxima generación de los mejores deportistas del continente, que tuvieron en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 su primer gran cita con la élite de su deporte.

NT

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.