Conecte con nosotros

Actualidad

La historia de las zapatillas de deporte

Publicado

el

 

La Deportista te presenta la historia de este tipo de calzado que resiste a todas las modas.
Es uno de los fenómenos más excitantes y con una evolución vertiginosa en la moda. De uso funcional al principio, pronto alcanzaron la categoría de objeto de culto. Lo más parecido a lo que hoy conocemos como zapatillas de deporte comenzó a finales del siglo XVIII como una forma de que los fabricantes de caucho para ruedas de bicicletas, y más tarde para coches, se deshicieran del exceso de producto y así poderlo utilizar de distintas maneras.
Las primeras zapatillas deportivas eran muy sencillas, con la suela de goma y la parte superior de lona. En Inglaterra se empezaron a llamar plimsolls, palabra de origen náutico; y en Estados Unidos, en el año 1892, la U.S. Rubber Company creó unas más cómodas, llamadas popularmente sneakers, porque la gente al andar no hacía ruido, y así podrían sneak up on someone (acercarse sigilosamente a alguien).
Estas zapatillas surgieron con la invención del caucho vulcanizado, patentado por la empresa Good Year en el año 1839. El primer precedente de las zapatillas deportivas fueron unos zapatos para jugar al croquet que llevaban los ricos ociosos de entonces y que fueron concebidos en 1876 por la New Liverpool Rubber Company. Esta empresa se convertiría más adelante en la marca Dunlop.
Las primeras zapas que se crearon para comercializar de manera masiva fueron las Keds, en el año 1916; y un año más tarde, Marquis Converse, fundador de la empresa Converse Rubber Shoe Company, situada en Malden, Massachussets, sacó al mercado la primera zapatilla específica para utilizar cuando se jugaba al baloncesto, las Converse All Stars.
Estas zapatillas pasaron a llamarse Chuck Taylor All Stars en 1923 por el jugador estrella del equipo del Indiana, llamado, obviamente, Chuck Taylor. Este personaje recorrería el país, primero como jugador y luego como vendedor, para dar a conocer el baloncesto y las Converse a millones de americanos. Habían nacido las Chuck Taylor All Stars, y con ellas un icono, el mítico parche redondo que representaría la hegemonía de Converse en el mercado de las zapatillas de baloncesto hasta finales de la década de los 60, periodo durante el cual calzaron a los equipos más importantes de la época.
La empresa Converse, actualmente propiedad del gigante Nike, presume de que son el modelo de deportivas más vendido de la historia.
Otro gran precedente fue la marca P.F. Flyer, creada por B.F. Goodrich, quien patentó en 1933 la tecnología de la plantilla Posture Foundation, que supuso una innovación en comodidad y rendimiento para correr. De esta compañía fueron originalmente las zapatillas Jack Purcell, en honor del famoso jugador de bádminton, aunque hoy están en los catálogos de los clásicos de Converse.
Easytone de Reebok y Shape-ups de Skechers. Marcas de ropa y calzado deportivo. El calzado Goodrich se hizo conocido sencillamente como P-F (Posture Foundation) en 1937. Las tendencias de la moda en los 40 y 50 vieron cómo las P.F. Flyers escapaban de los gimnasios y canchas para convertirse en un calzado activo y a la moda para todos. Todo lo que haces es más divertido con PF, rezaba un anuncio publicado en una revista en el año 1947.
Los estilos de P.F. variaban desde las zapatillas con y sin caña hasta mocasines para trabajar, relajarse o jugar. Cuando llegó la década de los 60, P.F. era uno de los calzados más populares de Norteamérica. Pero incluso la zapatilla que ayudó a millones a Saltar más alto y correr más rápido sucumbió a los cambios de la industria a principios de los 70. En la actualidad, esta marca ha vuelto a comercializarse, repitiendo la fórmula de mezclar comodidad y diseño.
Durante los años 50, las zapatillas se asociaron con el mercado emergente relacionado con los adolescentes. Eran un tipo de calzado barato y duradero, idóneo para hacer deporte y practicar el baile. Todavía no había llegado el furor del running. Las calzaban los estudiantes de instituto de todo el mundo, convirtiéndose así en un símbolo de rebelión. Las chicas preferían las keds, mientras que los chicos solían llevar las chucks.
Uno de los aspectos a tener en cuenta es el diseño de las suelas. En los 60 se llevaban los cuadrados y los círculos, en los 70 fue el dibujo de espiguilla, y en los 80 se pasó al dibujo tipo cuadrícula, aunque no resultó muy popular. Entonces fue cuando las marcas empezaron a plasmar sus logotipos.
Estrellas de la música como Elvis o Lennon fueron fotografiados con ellas, e incluso Mick Jagger se casó llevando un par. Esto es un indicador de la importancia de este tipo de zapato para la juventud mundial.
Las grandes firmas empezaron a apuntar hacia grupos de las grandes urbes, especialmente afro-americanos, hispanos y asiáticos. Culturas suburbanas ligadas a otras áreas, como pueden ser la música o el graffiti, están especialmente ligadas a estas modas pasajeras pero de gran calado social que hoy inundan las calles de todos los rincones del planeta.

 

Más información Zapatillas de Correr

Actualidad

Marcela Gomez: Logró el record nacional de Maratón en Sevilla

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano.

Publicado

el

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano. Y consigue la mínima olímpica para los Juegos de Tokio.

También Marcela ha batido los récords nacionales de 25 y 30 kilómetros, a su paso por esas distancias con 1h28m48s y 1h45m55s respectivamente. Otros de sus parciales fueron 17m35s para los 5km, 35m19s para los 10 km, 53m09s para los 15 km y 1h14m54s a la mitad de la carrera.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con La Deportista (Grupo de Entrenamiento)

Nacida el 19 de febrero de 1984 en Corrientes y radicada desde fines de 2007 en Maringá (Brasil) -está casada con Sebastiao Cordeiro- Marcela comenzó a entrenar intensivamente hacia 2011 y mostró sus progresos en distancias de 10 km. a medio maratón.

Su debut maratonista se concretó hace dos años en Rio de Janeiro, ocupando el 5° puesto con 2h47m52s. Fue convocada para la Selección Argentina que participó en el Campeonato Sudamericano, el 23 de septiembre de ese 2018 en el marco del Maratón Internacional de Buenos Aires. Y allí, con 2h42m38s, logró el 5° lugar del Sudamericano y el 9° de la general.

En agosto de 2019 fue la mejor argentina en los 21k de Buenos Aires con un registro personal para esa distancia de 1h14m25s. Y esa actuación constituyó la antesala de su nuevo progreso en maratón: 2h34m52s en Buenos Aires, el 22 de septiembre, cuando se consagró subcampeona nacional y sudamericana -detrás de Daiana Ocampo-y sexta de la clasificación general del Maratón Internacional.

En las últimas semanas estuvo entrenando en el centro de alto rendimiento de Paipa (Colombia), en altitud, que dirige el recordado fondista Jacinto López y donde también se prepararon otros de los maratonistas que brillaron hoy en Sevilla como la peruana Gladys Tejeda y el uruguayo Nicolás Cuestas.

Marcela acaba de hacer historia en uno de los maratones más relevantes del mundo, que convocó a más de 13 mil corredores. Y ahora queda 3a. en el ránking sudamericano de todos los tiempos, que encabeza la peruana Inés Melchor (2h26m48s en 2014), seguida por la campeona panamericana, su compatriota Gladys Tejeda (2h27m07s hoy en Sevilla).

Sigue Leyendo

Actualidad

Victoria Woodward batió el record Argentino en 60mts indoor

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Publicado

el

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Con un tiempo de 7.50 segundos Victoria Woodward logró bajar considerablemente la marca de 7,85 seg de 25 años de antigüedad.

“Estoy muy contenta en mi primer competencia indoor, con sensaciones muy buenas y con récord argentino! Me motiva mucho para Sudamericano Indoor ya que voy a poder medirme con las mejores de Sudamérica”, afirmó Victoria Winwood luego de la hazaña.

El gran objetivo de Vicky es la clasificar para los Juego Olímpicos de Tokio 2020, en su especialidad habitual que son los 100 metros llanos.

Sigue Leyendo

Actualidad

Eugenia De Armas, la porteña que pasó a la historia del wakeboard al hacer un doble giro en el aire

Publicado

el

Cuando Eugenia De Armas ganó la medalla dorada en wakeboard en los Juegos Panamericanos de Lima, en julio pasado, su hermana Victoria, también integrante del seleccionado argentino de ese deporte, afirmó: “Es una bestia. No es porque sea mi hermana, pero tiene potencial y talento para llegar a ser la número uno. Sólo le falta experiencia”. En los meses siguientes, Eugenia se encargó de darle la razón.

A principios de octubre, se consagró campeona en el Latinoamericano de San Pablo y en noviembre se colgó la medalla de bronce en el Mundial de Abu Dhabi, al conseguir 56,78 puntos y quedar tercera, detrás de la italiana Alice Virag (oro con 66,44) y de la holandesa Sanne Meijer (plata con 63,78).

Así ratificó que con apenas 20 años ya es una de los representantes más destacadas del wakeboard argentino. Aunque ella no se sienta así cada vez que se sube a su tabla para empezar a dar vueltas por el aire, mientras una lancha la ayuda a desplazarse a toda velocidad.

“No soy consciente de que soy una referente hasta que me escribe alguien de Tucumán, de Salta o de otro lugar del país por Instagram para felicitarme. Es algo muy loco“, afirma Eugenia en una charla con Clarín.

La porteña, quien en marzo había ganado la dorada en los Juegos Sudamericanos de Playa de Rosario, comenzó a practicar este deporte siguiendo los pasos de su hermana cuando tenía apenas 5 años.

“Arranqué en el Delta, en la escuela de Gonzalo Renosto. Primero fue Victoria. Y como suele pasar con las hermanas, arranca una y la otra la sigue. Al principio lo hacía porque me gustaba mucho salir a andar arriba de la tabla. Era divertido. Después empezamos a ir a un Nacional, a otro y sin darnos cuenta estábamos compitiendo en el alto rendimiento”, cuenta.

Más allá de las peleas con Victoria que recuerda entre risas, su hermana tres años mayor se transformó en una compañera inseparable a la hora de salir al río. “Siempre me apoya y me empuja a probar nuevas trucos. Mucho de lo que logré no lo habría logrado si no fuera por ella. Gracias a ella empecé con el deporte y gracias a ella estoy acá. No tengo palabras para contar lo agradecida que estoy”, reflexiona De Armas.

A los 15, Eugenia comenzó a competir como profesional. Y con apenas 16, en 2015, conquistó su primer título argentino. En 2016 ganó el Campeonato Panamericano en Bogotá, su primer podio internacional. Y repitió los festejos a nivel nacional en 2017 y en 2018, temporada en la que además fue campeona en los Juegos Odesur de Cochabamba y subcampeona panamericana. Y marcó un hito a nivel mundial.

Porque a fines de ese año, De Armas completó con éxito un doble giro en la modalidad lancha y se convirtió en la primera mujer en la historia en conseguir esa pirueta de gran dificultad.

Afianzada entre las mejores “riders” del continente y del mundo, Eugenia -becada por el ENARD y la Secretaría de Deportes– asegura que lo que la hizo enamorarse del wakeboard cuando era apenas una niña es lo mismo que hoy la sigue apasionando.

Lo que más me gusta de este deporte es la sensación que tengo arriba de la tabla, con el agua, cuando salís volando. Das una vuelta para atrás, otra para adelante… Es inexplicable lo que sentís, pero es increíble”, explicó.

Es inevitable volver a repasar lo que ocurrió en Lima 2019, donde se transformó en la primera campeona panamericana en su disciplina, ya que fue el debut de la prueba femenina de wakeboard en el programa de la máxima cita deportiva continental.

“Fue un orgullo muy grande ese resultado. Trabajamos muchísimo con mi entrenador Renato Buscema para conseguir un podio y por suerte gané el oro. Y el honor de ser la primera en conseguir el título en unos Juegos Panamericanos no me lo saca nadie. Fue muy lindo”, comenta quien sumó 82,67 puntos en la final y superó así a la estadounidense Mary Howell (79,78) y a la brasileña Mariana Ribeiro (62,22).

Después de Lima y de subirse al podio mundial en Abu Dhabi, Eugenia cerró su año con un segundo lugar en el Campeonato Argentino de San Ignacio, Misiones, en el que perdió el título a manos de Victoria. Y le puso el broche de oro al 2019 con el Olimpia de Plata que la distinguió como la mejor del año en esquí náutico.

En 2020 tenemos varios torneos en Argentina, pero sólo el Panamericano (en octubre, en Brasil) con el seleccionado. Igual yo estoy con la cabeza puesta en el Mundial de 2021, que será en Roma. Mi plan es consagrarme campeona”, avisa De Armas, presente y futuro del wakeboard argentino. La maga que vuela, doma el aire con piruetas y cae parada sobre el agua.

El presente del wakeboard argentino
“El wakeboard argentino creció mucho en los últimos años”, asegura Eugenia De Armas. Y afirma que como ocurrió con la mayoría de las disciplinas amateurs, en esa evolución tuvo mucho que ver el apoyo del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación.

El dinero de esos dos organismos comenzó a llegar a este deporte en 2011, poco antes de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Y marcó un antes y un después. En la Federación Argentina de Esquí Náutico y Wakeboard decidieron apostar con todo hacia el futuro e invertir en el desarrollo de varias promesas, entre ellas Eugenia, su hermana Victoria y los mellizos Ulf y Kai Ditsch, que son los nombres fuertes del seleccionado en la categoría Open (o mayor).

Hace cinco años venimos trabajando con estos atletas, que traían un muy buen nivel desde chiquitos. Direccionamos todos nuestros esfuerzos a ellos y hoy empezamos a ver los resultados, incluso antes de lo que esperábamos. Porque pensamos que iban a tener un par de años de adaptación en Open, pero nos están sorprendiendo”, comenta Renato Buscema, entrenador del seleccionado argentino.

En el 2019, además de las medallas de De Armas, también se destacó Ulf, quien fue plata panamericana en la capital peruana, a 0,55 puntos del estadounidense Andrew Adkison (oro), y terminó quinto en el Mundial de Abu Dhabi.

¿Por qué tuvo tanto impacto el apoyo del ENARD y de la Secretaría? Porque le permitió a un deporte amateur, en el que todo se hacía a pulmón, empezar a entrenarse con un enfoque más profesional. Es decir, realizar concentraciones y clínicas de entrenamiento, competir en más torneos internacionales y viajar con equipos completos a esos certámenes. Y también le permitió a los atletas poder, desde hace cuatro años, vivir y competir en Estados Unidos durante la temporada de invierno de Argentina.

Todo eso hace la diferencia. Hoy estamos entre las cinco potencias del mundo y en Latinoamérica venimos primeros en cuanto a medallas y resultados, muy parejos en nivel con México y los mejores países. Los chicos están en el primer nivel mundial. El presente es muy bueno y el futuro, con esta camada, también lo será. Ahora apuntamos a perfeccionar los detalles, que es lo que te lleva a la excelencia”, analiza Buscema. NR

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.