Conecte con nosotros

Actualidad

La historia de Oksana Chusovitina, la leyenda viva de la gimnasia artística que sigue compitiendo

Publicado

el

La edad es solo un número para Oksana Chusovitina. Para quienes conocen su historia, es mucho más. Más allá de sus logros deportivos y su talento, su edad es lo que la hace única. Lo que la transformó, hace un tiempo ya, en una leyenda viva de la gimnasia artística. Y la razón por la que su nombre sigue despertando admiración, respeto y sana envidia entre sus colegas, como ocurrirá en Stuttgart, donde este viernes la uzbeca de 44 años debutará en su 17° Campeonato Mundial. En esa ciudad alemana estará cara a cara con rivales que ni siquiera habían nacido cuando ella comenzó a deslumbrar con sus movimientos a fines de la década del ’80 y escribirá otro capítulo de una carrera impresionante.

Sin embargo, no es solo su edad lo que llama la atención, sino también su vigencia. Porque Chusovitina sigue compitiendo en un alto nivel y subiéndose a podios internacionales. Y aunque con once medallas mundiales -un récord de nueve en salto, su aparato predilecto-, dos olímpicas y más de tres décadas en la elite podría darse por hecha, ella no se conforma y apunta bien alto. ¿Su próximo gran objetivo? Los Juegos de Tokio 2020, a los que llegaría con 45 años.

Definitivamente quiero estar en Tokio. Es un sueño. Todavía me divierte mucho practicar gimnasia”, aseguró el año pasado después de colgarse una plata en los Juegos Asiáticos. En ese torneo, perdió el oro por una décima de punto ante la surcoreana Yeo Seo-jeong, de apenas 16 años.

Nacida el 19 de junio de 1975 en Bukhara -por entonces una ciudad de la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas- Chusovitina llamó la atención del mundo en 1991 cuando en su primera participación mundialista, en Indianápolis, se colgó tres medallas: los oros por equipos y en suelo y la plata en salto.

Al año siguiente, ganó el bronce en el Mundial de París y formó parte del equipo que se consagró campeón olímpico en Barcelona bajo la bandera del Equipo Unificado, nombre con el que la ex URSS se presentó en esa edición de los Juegos.

En 1993 comenzó a competir para Uzbekistán y representando a su país de nacimiento sumó otras cinco medallas mundiales en salto: la dorada en 2003; las plateadas en 2001 y 2005 y los bronces en 1993 y 2002. Cuatro de esas preseas las consiguió después del nacimiento de su hijo Alisher, en noviembre de 1999.

La maternidad marcó su carrera. Es que en 2002, cuando ella había comenzado a pensar en el retiro, su hijo fue diagnosticado de leucemia. Sin las instalaciones médicas necesarias en Uzbekistán, Chusovitina y su esposo, el luchador Bakhodir Kurbanov, se mudaron a Alemania, donde la comunidad gimnástica se movilizó para ayudarlos a juntar fondos para el tratamiento.

Ella siguió entrenando y compitiendo porque los premios en dinero que ganaba eran su principal sostén económico. “Si no compito, mi hijo no vivirá”, aseguró en ese momento. Hoy, mientras Alisher goza de perfecta salud, recuerda con cariño todo el apoyo que recibió en ese país, al que le devolvió el “favor” como mejor sabe: con logros deportivos.

Es que en 2006 adoptó la bandera alemana y le regaló al país germano dos medallas mundiales, la plata en Tokio 2011 y el bronce en Aarhus 2006, y una olímpica, la plata en Beijing 2008, todas en salto. Su último torneo representando a Alemania fueron los Juegos de Londres 2012, en los que finalizó 11° en ese mismo aparato.

En la capital británica anunció el final de su carrera. Pero menos de 12 horas después, estaba de vuelta. “A la noche les dije a todos que me retiraba. A la mañana siguiente, cambié de opinión. Me desperté y pensé ‘No logré todo lo que quería lograr. Todavía puedo hacer más'”, contó en la previa de Río 2016.

En tierras brasileñas -otra vez compitiendo para Uzbekistán- hizo historia. Se transformó en la única gimnasta en participar en siete citas olímpicas -récord que espera ampliar el próximo año- y la única en hacerlo bajo tres banderas diferentes.

Y además, en la gimnasta de mayor edad en disputar unos Juegos, con 41 años y dos meses. Terminó séptima en su aparato y hasta se dio el gusto de intentar el “Salto de la Muerte”, un salto en el aire sobre dos manos, seguido de un doble mortal momentos antes de caer sobre sus dos piernas.

La maniobra -llamada “Podrunova”, en honor a la rusa Yelena Podrunova que la introdujo en 1999- es considerada la más difícil de la gimnasia femenina. Solo cinco gimnastas la han intentado. Ni siquiera la sorprendente Simone Biles se anima a probarla. Chusovitina lo hizo. Aunque no le salió perfecta porque falló en la caída, fue una muestra más de su capacidad.

Sus logros van más allá de las medallas y los títulos. Oksana posee cinco movimientos que llevan su nombre en el reglamento de puntuación de la Federación Internacional. Y es la única gimnasta que ingresó al Salón de la Fama de la Gimnasia sin estar retirada, honor que recibió en 2017.

Incansable, desafía las leyes de la física y la lógica en un deporte que idealiza la flexibilidad y la elasticidad de los cuerpos adolescentes y para el que a los 22 años -edad que tiene Biles, la gran estrella de la última década- una gimnasta ya es “veterana”.

¿Cuál es su secreto? Su primera respuesta a esa pregunta siempre causa gracia. “Mi madre. Ella es la única que no quería que me dedicara a esto. Quería demostrarle que estaba equivocada”, comentó más de una vez entre risas.

Más en serio, explicó: “Tengo memoria muscular. Antes de cada salto, lo visualizo y lo hago”. Es que tras años de experiencia y varias temporadas concentrada en su gran especialidad, sabe manejar a la perfección su cuerpo de 1,50 metro de altura y menos de 45 kilos. Así, contó, no necesita entrenar más de dos horas y media por día -bastante menos que sus jóvenes rivales-, con lo que previene lesiones importantes.

Con más de tres décadas de carrera, la uzbeca irá por más en Stuttgart. Aunque hoy sus objetivos no pasan por subirse a un podio -aunque compita para eso-, sino por ampliar su legado.

Ya tengo mis medallas mundiales y olímpicas. La gente me va a recordar durante años por mi longevidad. Ya le di todo a la gimnasia. Solo puedo seguir dejándole mi pasión”, afirmó Chusovitina, que sigue demostrado que, para ella, la edad es solo un número. Inoxidable.

Los argentinos y las chances de clasificar a Tokio
Argentina dirá presente en Stuttgart con ocho gimnastas, que más allá de buscar buenos resultados, irán a la caza de unos de los tan deseados boletos para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que pondrá en juego el certamen.

En la rama femenina competirá el equipo completo, integrado por Ayelén Tarabini, ex número uno del mundo en suelo y viga, Martina Dominici, Agustina Pisos, Luna Fernández y Abigail Magistrati. Ellas debutarán el sábado. En tanto, Federico Molinari, diploma olímpico en Londres 2012 y reciente bronce panamericano en Lima en anillas, Santiago Mayol y Daniel Villafañe serán los representantes en la rama masculina. El domingo disputarán la clasificación.

El torneo entregará varias plazas para la cita olímpica del próximo año. Por el lado de los equipos, clasificarán los nueve mejores de cada rama. Pensando en las chances de las argentinas, vale recordar que Estados Unidos, Rusia y China ya tienen sus lugares asegurados desde el Mundial de Doha 2018. Por el lado de las competencias individuales, el all around repartirá 12 cupos para los hombres y 20 para las mujeres. Y también irán a Tokio los medallistas de cada aparato. NR

Fuente consultada: Clarín

Actualidad

Marcela Gomez: Logró el record nacional de Maratón en Sevilla

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano.

Publicado

el

La fondista Marcela Cristina Gómez acaba de hacer historia en el Maratón de Sevilla, donde terminó en el 10° puesto, este domingo 23 de febrero. Con una marca de 2h28m58s batió el récord nacional -estaba en poder de Griselda González con 2h30m32s desde 1997 en Turín, Italia- se ubica entre las tres mejores del historial sudamericano. Y consigue la mínima olímpica para los Juegos de Tokio.

También Marcela ha batido los récords nacionales de 25 y 30 kilómetros, a su paso por esas distancias con 1h28m48s y 1h45m55s respectivamente. Otros de sus parciales fueron 17m35s para los 5km, 35m19s para los 10 km, 53m09s para los 15 km y 1h14m54s a la mitad de la carrera.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con La Deportista (Grupo de Entrenamiento)

Nacida el 19 de febrero de 1984 en Corrientes y radicada desde fines de 2007 en Maringá (Brasil) -está casada con Sebastiao Cordeiro- Marcela comenzó a entrenar intensivamente hacia 2011 y mostró sus progresos en distancias de 10 km. a medio maratón.

Su debut maratonista se concretó hace dos años en Rio de Janeiro, ocupando el 5° puesto con 2h47m52s. Fue convocada para la Selección Argentina que participó en el Campeonato Sudamericano, el 23 de septiembre de ese 2018 en el marco del Maratón Internacional de Buenos Aires. Y allí, con 2h42m38s, logró el 5° lugar del Sudamericano y el 9° de la general.

En agosto de 2019 fue la mejor argentina en los 21k de Buenos Aires con un registro personal para esa distancia de 1h14m25s. Y esa actuación constituyó la antesala de su nuevo progreso en maratón: 2h34m52s en Buenos Aires, el 22 de septiembre, cuando se consagró subcampeona nacional y sudamericana -detrás de Daiana Ocampo-y sexta de la clasificación general del Maratón Internacional.

En las últimas semanas estuvo entrenando en el centro de alto rendimiento de Paipa (Colombia), en altitud, que dirige el recordado fondista Jacinto López y donde también se prepararon otros de los maratonistas que brillaron hoy en Sevilla como la peruana Gladys Tejeda y el uruguayo Nicolás Cuestas.

Marcela acaba de hacer historia en uno de los maratones más relevantes del mundo, que convocó a más de 13 mil corredores. Y ahora queda 3a. en el ránking sudamericano de todos los tiempos, que encabeza la peruana Inés Melchor (2h26m48s en 2014), seguida por la campeona panamericana, su compatriota Gladys Tejeda (2h27m07s hoy en Sevilla).

Sigue Leyendo

Actualidad

Victoria Woodward batió el record Argentino en 60mts indoor

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Publicado

el

La velocista Argentina Victoria Woodward, oriunda de Carlos Paz logró un nuevo récord argentino que no se superaba desde el año 1995, en la prueba de 60mts indoor disputada en el Meeting Indoor Internacional, que se llevó a cabo en la ciudad de Cochabamba, Bolivia.

Con un tiempo de 7.50 segundos Victoria Woodward logró bajar considerablemente la marca de 7,85 seg de 25 años de antigüedad.

“Estoy muy contenta en mi primer competencia indoor, con sensaciones muy buenas y con récord argentino! Me motiva mucho para Sudamericano Indoor ya que voy a poder medirme con las mejores de Sudamérica”, afirmó Victoria Winwood luego de la hazaña.

El gran objetivo de Vicky es la clasificar para los Juego Olímpicos de Tokio 2020, en su especialidad habitual que son los 100 metros llanos.

Sigue Leyendo

Actualidad

Eugenia De Armas, la porteña que pasó a la historia del wakeboard al hacer un doble giro en el aire

Publicado

el

Cuando Eugenia De Armas ganó la medalla dorada en wakeboard en los Juegos Panamericanos de Lima, en julio pasado, su hermana Victoria, también integrante del seleccionado argentino de ese deporte, afirmó: “Es una bestia. No es porque sea mi hermana, pero tiene potencial y talento para llegar a ser la número uno. Sólo le falta experiencia”. En los meses siguientes, Eugenia se encargó de darle la razón.

A principios de octubre, se consagró campeona en el Latinoamericano de San Pablo y en noviembre se colgó la medalla de bronce en el Mundial de Abu Dhabi, al conseguir 56,78 puntos y quedar tercera, detrás de la italiana Alice Virag (oro con 66,44) y de la holandesa Sanne Meijer (plata con 63,78).

Así ratificó que con apenas 20 años ya es una de los representantes más destacadas del wakeboard argentino. Aunque ella no se sienta así cada vez que se sube a su tabla para empezar a dar vueltas por el aire, mientras una lancha la ayuda a desplazarse a toda velocidad.

“No soy consciente de que soy una referente hasta que me escribe alguien de Tucumán, de Salta o de otro lugar del país por Instagram para felicitarme. Es algo muy loco“, afirma Eugenia en una charla con Clarín.

La porteña, quien en marzo había ganado la dorada en los Juegos Sudamericanos de Playa de Rosario, comenzó a practicar este deporte siguiendo los pasos de su hermana cuando tenía apenas 5 años.

“Arranqué en el Delta, en la escuela de Gonzalo Renosto. Primero fue Victoria. Y como suele pasar con las hermanas, arranca una y la otra la sigue. Al principio lo hacía porque me gustaba mucho salir a andar arriba de la tabla. Era divertido. Después empezamos a ir a un Nacional, a otro y sin darnos cuenta estábamos compitiendo en el alto rendimiento”, cuenta.

Más allá de las peleas con Victoria que recuerda entre risas, su hermana tres años mayor se transformó en una compañera inseparable a la hora de salir al río. “Siempre me apoya y me empuja a probar nuevas trucos. Mucho de lo que logré no lo habría logrado si no fuera por ella. Gracias a ella empecé con el deporte y gracias a ella estoy acá. No tengo palabras para contar lo agradecida que estoy”, reflexiona De Armas.

A los 15, Eugenia comenzó a competir como profesional. Y con apenas 16, en 2015, conquistó su primer título argentino. En 2016 ganó el Campeonato Panamericano en Bogotá, su primer podio internacional. Y repitió los festejos a nivel nacional en 2017 y en 2018, temporada en la que además fue campeona en los Juegos Odesur de Cochabamba y subcampeona panamericana. Y marcó un hito a nivel mundial.

Porque a fines de ese año, De Armas completó con éxito un doble giro en la modalidad lancha y se convirtió en la primera mujer en la historia en conseguir esa pirueta de gran dificultad.

Afianzada entre las mejores “riders” del continente y del mundo, Eugenia -becada por el ENARD y la Secretaría de Deportes– asegura que lo que la hizo enamorarse del wakeboard cuando era apenas una niña es lo mismo que hoy la sigue apasionando.

Lo que más me gusta de este deporte es la sensación que tengo arriba de la tabla, con el agua, cuando salís volando. Das una vuelta para atrás, otra para adelante… Es inexplicable lo que sentís, pero es increíble”, explicó.

Es inevitable volver a repasar lo que ocurrió en Lima 2019, donde se transformó en la primera campeona panamericana en su disciplina, ya que fue el debut de la prueba femenina de wakeboard en el programa de la máxima cita deportiva continental.

“Fue un orgullo muy grande ese resultado. Trabajamos muchísimo con mi entrenador Renato Buscema para conseguir un podio y por suerte gané el oro. Y el honor de ser la primera en conseguir el título en unos Juegos Panamericanos no me lo saca nadie. Fue muy lindo”, comenta quien sumó 82,67 puntos en la final y superó así a la estadounidense Mary Howell (79,78) y a la brasileña Mariana Ribeiro (62,22).

Después de Lima y de subirse al podio mundial en Abu Dhabi, Eugenia cerró su año con un segundo lugar en el Campeonato Argentino de San Ignacio, Misiones, en el que perdió el título a manos de Victoria. Y le puso el broche de oro al 2019 con el Olimpia de Plata que la distinguió como la mejor del año en esquí náutico.

En 2020 tenemos varios torneos en Argentina, pero sólo el Panamericano (en octubre, en Brasil) con el seleccionado. Igual yo estoy con la cabeza puesta en el Mundial de 2021, que será en Roma. Mi plan es consagrarme campeona”, avisa De Armas, presente y futuro del wakeboard argentino. La maga que vuela, doma el aire con piruetas y cae parada sobre el agua.

El presente del wakeboard argentino
“El wakeboard argentino creció mucho en los últimos años”, asegura Eugenia De Armas. Y afirma que como ocurrió con la mayoría de las disciplinas amateurs, en esa evolución tuvo mucho que ver el apoyo del ENARD y de la Secretaría de Deportes de la Nación.

El dinero de esos dos organismos comenzó a llegar a este deporte en 2011, poco antes de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011. Y marcó un antes y un después. En la Federación Argentina de Esquí Náutico y Wakeboard decidieron apostar con todo hacia el futuro e invertir en el desarrollo de varias promesas, entre ellas Eugenia, su hermana Victoria y los mellizos Ulf y Kai Ditsch, que son los nombres fuertes del seleccionado en la categoría Open (o mayor).

Hace cinco años venimos trabajando con estos atletas, que traían un muy buen nivel desde chiquitos. Direccionamos todos nuestros esfuerzos a ellos y hoy empezamos a ver los resultados, incluso antes de lo que esperábamos. Porque pensamos que iban a tener un par de años de adaptación en Open, pero nos están sorprendiendo”, comenta Renato Buscema, entrenador del seleccionado argentino.

En el 2019, además de las medallas de De Armas, también se destacó Ulf, quien fue plata panamericana en la capital peruana, a 0,55 puntos del estadounidense Andrew Adkison (oro), y terminó quinto en el Mundial de Abu Dhabi.

¿Por qué tuvo tanto impacto el apoyo del ENARD y de la Secretaría? Porque le permitió a un deporte amateur, en el que todo se hacía a pulmón, empezar a entrenarse con un enfoque más profesional. Es decir, realizar concentraciones y clínicas de entrenamiento, competir en más torneos internacionales y viajar con equipos completos a esos certámenes. Y también le permitió a los atletas poder, desde hace cuatro años, vivir y competir en Estados Unidos durante la temporada de invierno de Argentina.

Todo eso hace la diferencia. Hoy estamos entre las cinco potencias del mundo y en Latinoamérica venimos primeros en cuanto a medallas y resultados, muy parejos en nivel con México y los mejores países. Los chicos están en el primer nivel mundial. El presente es muy bueno y el futuro, con esta camada, también lo será. Ahora apuntamos a perfeccionar los detalles, que es lo que te lleva a la excelencia”, analiza Buscema. NR

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.