Conecte con nosotros

Actualidad

La historia de Sandra Mereles, la jugadora de Defensores a la que el fútbol la rescató del dolor

Publicado

el

Sandra Mereles tiene 22 años y un hijo de 3, Demian Catriel. Hasta hace unos meses era mucama en un hotel cinco estrellas de Buenos Aires. Es futbolista y juega en Defensores de Belgrano, pero no cobra ni un viático. Y aún así, martes y jueves viaja dos horas para unir Villa Soldati, donde vive, con Núñez, donde está el predio UBA Deportes. A veces, tiene que hacer changas para poder cargar la SUBE. Pero cada vez que se sube al colectivo lo hace con una sonrisa porque el fútbol la rescató del encierro que le provocó el dolor más grande. El 13 de febrero de 2015, cuando tenía 17, tuvo que tomar la decisión de sacarle la asistencia respiratoria a Bastian, su primer hijo, que había nacido sietemesino. El bebé de un kilo y medio no resistió y murió.

“Cuando tuve a mi primer bebé ni pensaba en que iba a ser futbolista, ni que iba a jugar. Estaba embarazada y miraba de lejos a las chicas de Huracán cómo jugaban y me gustaba, me llamaba la atención. Cuando me pasó eso con mi bebé, lo primero que pensé fue en hacer algo para despejarme mental y físicamente. Estaba muy tirada, muy bajoneada. Pensé en que algo tenía que hacer para salir adelante. Estaba en mi casa encerrada”, recuerda a Clarín con la voz entrecortada.

El fútbol siempre le había gustado pero se conformaba con ver desde afuera a sus hermanos jugar. De adolescente, se enteró de un equipo de mujeres en Círculo, un club de Soldati, y probó un tiempo con el futsal. Y cuando perdió a su primer hijo, fue su pareja la que se acercó hasta Huracán y la inscribió para que jugara al fútbol 11. “Y al año y medio, después de buscarlo, quedé embarazada otra vez y nació Demian, con 4 kilos, enorme”, cuenta y se le iluminan los ojos.

“A veces, me dice ‘¿ya otra vez te vas a jugar?’. Pero es lo que me gusta y decido hacer. Me encanta estar con mi hijo y llevarlo a la plaza a jugar, pero el fútbol es algo que necesito para estar bien. Es mi lugar para despejarme. Cuando podemos, y él quiere, viene a verme jugar”, agrega.

A Defensores llegó este año, cuando todavía era el equipo de la UBA. “Las chicas de Huracán me decían ‘no te vayas, no te vayas’. Pero no lo dudé, ni pensé en si no jugaba en la A. Yo quería sentirme considerada y jugar, porque estuve mucho tiempo en el banco”, remarca. Por eso, no le importó pasar de entrenar en La Quemita, a unas cuadras de su casa, a hacerlo en Núñez. “Mi vida es re complicada -comenta-. Tengo que buscar con quién dejar a mi nene y prepararle la comida y la ropa que él necesita para estar todo el día tranquilo”.

Su nuevo equipo también provocó que renunciara a su trabajo. “Estaba trabajando de mucama en un hotel 5 estrellas. Intenté combinarlo cuando vine para acá pero duré una semana. Mi horario era de 7 a 17 y renuncié porque no me daba el cuerpo y no podía estar sin ver a mi hijo hasta la noche después de entrenarme”, explica a Clarín. Para tomar la decisión, agrega, fue clave el apoyo de quien es su pareja desde hace siete años: “Él trabaja de lunes a viernes. Me banca, me ayuda en todo y está incondicionalmente para mí y para mi hijo”.

Sin contrato ni trabajo formal, hace changas para poder jugar. “Cuesta mucho y es un sacrificio enorme. A veces no tenés plata. Por eso, con tener un viático sería feliz, porque lo hago porque me gusta”, relata. Y se ilusiona de cara a lo que vendrá: “Sin dudas, el profesionalismo es un avance grandísimo porque se reconoce el esfuerzo de todas. Es muy bueno porque las mujeres tienen el derecho a salir adelante como los hombres”. NR

Actualidad

Sorpresa: Paula Pareto fue una de las elegidas para llevar la bandera olímpica

La judoca de 35 años se despedirá de la actividad deportiva para dedicarle mayor tiempo de su vida a la medicina

Publicado

el

Sobre la parte final de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio se dio a conocer una gran sorpresa: Paula Pareto fue una de las elegidas para llevar la bandera olímpica en un reconocimiento que marca su importancia dentro del deporte a nivel mundial.

La judoca de 35 años se despedirá de la actividad deportiva de élite en esta cita olímpica para dedicarle mayor tiempo de su vida a la otra pasión, la medicina. La Peque, ganadora de la medalla dorada en la categoría hasta 48 kilos de judo durante Río de Janeiro 2016, debió alternar su vida como médica y el entrenamiento para los Juegos Olímpicos durante todo el año pasado en el que la pandemia golpeó de lleno al planeta.

El hecho de ser elegida para portar la bandera olímpica en esta ceremonia de apertura es uno de los reconocimientos más importantes que puede recibir una atleta olímpica junto con el encendido del pebetero. Además, Paula se desempeñó como médica durante la pandemia en el Hospital San Isidro de Argentina y al mismo tiempo buscó la manera de entrenarse en su casa para llegar de modo competitivo a este evento.

Tokio 2020: Abigail Magistrati, de 17 años, se convierte en la deportista argentina más joven en competir

Junto a ella caminaron Kento Momota (Asia – Japón – bádminton), Mehdi Essadiq (África – Marruecos – triatlón), Elena Galiabovitch (Oceanía – Australia- tiro), Cyrille Fagat Tchatchet II (Refugiados – halterofilia) y Paola Ogechi Egonu (Europa – Italia – vóley). Al igual que Pareto, todos estos deportistas trabajaron en centros médicos, ayudaron en hospitales o en sitios de testeos de COVID-19 durante la pandemia y por eso tuvieron el reconocimiento.

Paula cerrará su carrera deportiva este viernes con el combate que tendrá ante la sudafricana Geronay Whitebooi en su divisional de judo. Si logra avanzar durante la madrugada del sábado, podrá acceder a los combates por medalla que se realizarán entre las 5 y las 7 de la mañana de Argentina. Fue medalla de bronce en los Juegos de Beijing 2008 y logró la presea principal en Río 2016.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Tokio 2020: prohíben que una nadadora viaje con su bebé en período de lactancia

La española Ona Carbonell cargó contra la organización de los Juegos Olímpicos

Publicado

el

La nadadora española Ona Carbonell cargó contra la organización de los Juegos Olímpicos de Tokio por la negativa de viajar a la capital japonesa junto a su hijo Kai, ya que se encuentra en período de lactancia.

”Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo”, declaró mediante su cuenta de Twitter. Además, la capitana de la selección de nado sincronizado compartió en Instagram una reflexión más profunda sobre el tema, acompañada de un vídeo en el que amamanta a su hijo Kai, que tendrá que quedarse en España.

”Pese a la aparición de algunas noticias que sugerían la posibilidad de que los deportistas pudiéramos viajar a los Juegos Olímpicos de Tokio acompañados de nuestros hijos lactantes o de corta edad, hemos sido informados por las entidades organizadoras de unas medidas sumamente drásticas que imposibilitan esta opción para mí. Tras recibir incontables muestras de apoyo y ánimo para acudir a Tokio con Kai, quería manifestar mi decepción y desilusión porque finalmente tendré que viajar sin él. Nuestra única posibilidad es esperar al fin de esta pandemia para que vuelva la normalidad, y con ella las medidas necesarias para que la conciliación familiar y deporte de élite durante una competición sea más fácil para todos. Muchas gracias a todos por vuestro apoyo”, expresó la deportista.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ona Carbonell (@ona_carbonell)

Carbonell etiquetó en su descargo a seis cuentas oficiales de Instagram relacionadas con los Juegos Olímpicos: Comité Olímpico Español, Federación Internacional de Natación, Ministerio de Deporte, Real Federación Española de Natación, Selección Española de Natación Sincronizada y Comité Olímpico Internacional. Desde a organización le habían propuesto un plan que consistía en que ella viaje junto a su bebé y a su pareja, pero que ellos se hospeden en otro hotel, fuera de la Villa Olímpica imposibilitados de abandonar la habitación. Es decir que ella rompería la burbuja olímpica cada vez que quisiera amamantar a su hijo, mientras que su novio estaría confinado dentro de cuatro paredes durante poco menos de un mes.

Tokio 2020: Abigail Magistrati, de 17 años, se convierte en la deportista argentina más joven en competir

Finalmente, la dos veces medallista olímpica y 23 veces campeona del mundo en nado sincronizado, decidió viajar con el resto de la delegación a Tokio para ir en búsqueda de la medalla, aunque esto no significa que seguirá protestando por haber tenido que separarse de su bebé.

NT

Sigue Leyendo

Actualidad

Tokio 2020: Abigail Magistrati, de 17 años, se convierte en la deportista argentina más joven en competir

Reemplazará a Martina Dominici, quien fue suspendida por la Federación Internacional de Gimnasia

Publicado

el

Con tan solo 17 años, Abigail Magistrati será la única representante argentina de la gimnasia artística en los Juegos Olímpicos de Tokio. Además, se convertirá en la deportista más joven de la delegación albiceleste que competirá desde el viernes 23 de julio en la capital japonesa.

La adolescente cuando se enteró que iría al país asiático solo unos días antes del inicio de la competencia. Su presencia se dará en reemplazo de Martina Dominici, quien fue la única representante local clasificada, pero no podrá integrar el plantel nacional debido a que fue suspendida por la Federación Internacional de Gimnasia tras dar positivo en un control antidoping en el Panamericano de Río de Janeiro 2021.

Magistrati, especialista en piso, salto y all around, cuanta con la experiencia de los Juegos Panamericanos de Lima, donde participó con apenas 15 años y se ubicó cuarta con el equipo femenino; cuarta en barras asimétricas y octava en piso. A dos años de aquellas presentaciones, cumplirá su sueño de competir en unos Juegos Olímpicos.

Esgrima: Belén Pérez Maurice irá a Tokio 2020

Además de ubicarse en el puesto 36° del all around con 52.032 en el Mundial, Magistrati se destacó en suelo, donde fue la número 42 con 12.766. En viga quedó 63 con 12.000 y en barras asimétricas fue 66 con 12.866. Durante aquella competición, el equipo argentino se ubicó 19° con 155.263.

NT

Sigue Leyendo

Facebook

Noticias más leídas

Copyright © 2012 La Deportista | Running Team.