Connect with us

Grupo de Entrenamiento

Dos alumnas del grupo de entrenamiento fueron entrevistadas por su primeros 21k

Mariela Avero y Marcelina Teves fueron entrevistadas por el Diario Clarín contando sus sensaciones de correr sus primeros 21k de Buenos Aires.

«Ella es la que está más pendiente del reloj, me avisa cuando nos apuramos o perdemos el ritmo»; «Se genera un lazo que va más allá de la carrera, que tiene que ver con la amistad, con compartir un proyecto en grupo, y eso está bueno». Mariela Avero y Marcelina Teves se conocieron entrenando en la pista del Parque Chacabuco. Forman parte del grupo La Deportista. Y un año después de lo que ellas deseaban, pudieron cumplir el objetivo de colgarse del cuello la medalla por haber terminado el medio maratón de la Ciudad.

Este domingo a la mañana estaban felices. Se sacaron fotos con la medalla colgada del cuello. Las dos pudieron disfrutar del recorrido en cada momento de la carrera, y su nombre quedó grabado porque desde hoy son medio maratonistas.

«Tenía mucha ansiedad y emoción. La carrera estuvo buena, aunque los últimos kilómetros, desde el 17, los sufrí bastante. Pero acá estamos, con Mariela, ella le puso onda y llegamos. Creo que ella fue la que me ayudó», contó Marcelina, y agregó: «La zona de la autopista se hizo un poco más pesada. Ahora el objetivo es mejorar, hacer esta distancia otra vez y llegar un poco más entera».

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
Todos los días podés correr con La Deportista (Grupo de Entrenamiento)

Al lado estaba Mariela: «Estaba nerviosa, pero disfruté la carrera en todo momento. Los últimos kilómetros se siente el cansancio y un poco la falta de aire, pero ayudan las bandas y la gente que alienta desde los costados», relató, y se entusiasmó con ir a correr los 21K de Mar del Plata antes de fin de año.

Advertisement

El año que tuvieron que esperar para completar la prueba tuvo que ver con la decisión de Paula, la entrenadora, que le puso un freno a la ansiedad de las corredoras. «El año pasado hicimos una carrera de 15 kilómetros y nos entusiasmamos. Pensamos que no eran tantos los seis kilómetros que faltaban para llegar a los 21. Se lo planteamos a la entrenadora y nos dijo que teníamos que esperar uno año. Y ahora se dio», cuenta Mariela.

El fenómeno de los grupos de entrenamiento surgió cuando empezó a crecer el running como estilo de vida. La Deportista, en donde entrenan Mariela y Marcelina, fue fundado por Laura Urteaga en 2009. Con ella trabajan Romina Molinari y Paula Berardineli, quienes tienen a su cargo los entrenamientos. Son ellas quienes elaboran los planes de entrenamiento y de carrera. Algo que, tanto Marcelina como Mariela, saben que tienen que respetar.

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE
La atleta de Etiopía Ababel Yeshaneh Btihane ganó en damas los 21k de Buenos Aires Naranja

«Tenemos más o menos el mismo ritmo y somos cincuentonas las dos. Empezamos a coincidir en los entrenamientos e hicimos varios fondos (entrenamientos largos, que hasta pueden llegar a dos horas de trote) juntas. Y así nació la amistad», recuerda Mariela. «Es bárbaro, y más llevadero entrenar así, te ayuda a cumplir el objetivo. Hicimos todo juntas y nos complementamos», suma Marcelina.

Más allá de que afirman que formar parte de un grupo las incentiva, ellas encontraron a alguien para ir juntas a la par. Y descubrieron que se complementan en las funciones. «Nos entendemos y se siente cuando una de las dos no está. Además, cuando una no tiene un buen día la otra te apoya», destaca Mariela. «Yo estoy más pendiente del plan y del reloj, y le marcó a ella cuando vamos fuera del ritmo y nos estamos apurando», asegura Marcelina.

Advertisement

La compañía también sirve cuando hay altibajos en el entrenamiento, que es exigente, demanda entre tres y cuatro días por semana, y para ellas empezó en mayo.

«Hay cosas que inciden y se superan mejor corriendo de a dos. Yo tengo una lesión en la rodilla que me provoca problemas y me molesta. Y este año, particularmente, el frío no ayudó. Pero para combatirlo llevo chocolates y así nos motivamos más», relata Mariela.

«Como casi todos, nosotras también empezamos dando una vuelta al parque y acá estamos. Estos meses casi no faltamos a entrenar. Y a mí, particularmente, me entusiasma más tener un plan, correr con un objetivo», subraya Marcelina.

Este domingo, el debut en la media maratón fue el premio de varios meses de esfuerzo a la par. Y puede ser la primera meta de una amistad que nació en la pista y promete sumar kilómetros.

Advertisement